x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
ANTONIO VEGA | ADIÓS A UN ICONO DEL POP ESPAÑOL

Muere "ese chico triste y solitario"

El autor de "La chica de ayer" o "El sitio de mi recreo" actuó por última vez en Navarra el pasado mes de marzo

Actualizada Miércoles, 13 de mayo de 2009 - 04:00 h.
  • GENCIAS/DN. MADRID/PAMPLONA

Tenía 51 años. Muchos de ellos los vivió al borde del precipicio. En 1978 creó junto a su primo Nacho García Vega el grupo Nacha Pop y en 1980 compuso La chica de ayer, un clásico del pop español y uno de los temas más escuchados durante la "movida".

Antonio Vega llevaba tres semanas ingresado en el hospital Puerta de Hierro. Al principió se le diagnosticó una neumonía, pero posteriormente, tras sucesivas exploraciones, los médicos le detectaron un tumor en el pulmón. La capilla ardiente quedará instalada este miércoles a las 13 horas en la madrileña sede de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), de la que era socio desde 1980 y donde tenía registrados 145 temas. Su cuerpo será incinerado el jueves en el cementerio de la Almudena.

Antonio Vega vivió en el filo y convirtió las crónicas de su existencia en canciones imprescindibles del pop español que han inspirado a varias generaciones de músicos y han emocionado a millares de seguidores.

Sus compañeros de profesión lo retrataron como Ese chico triste y solitario en un disco de homenaje algo atolondrado publicado hace quince años; sus fans vivieron siempre esperando el momento en que su enorme talento volviera a producir una joya.

Fue pionero de la Movida con Nacha Pop, el mítico grupo formado junto a su primo, el guitarrista y cantante Nacho García Vega, el bajista Carlos Brooking y el batería Ñete, pero la gravedad que mostraba Antonio a sus veinte años desentonaba en el ambiente de fiesta permanente de aquello años.

Dejó claras sus intenciones desde el principio con La chica de ayer, el primer single del grupo, publicado en 1980, convertido desde hace tiempo en un himno del pop. Ahí estaba ya el sabor agridulce que acompañaría siempre a sus composiciones, mientras el grupo asomaba su lado más efervescente en la cara B, Nadie pude parar, de la mano de Nacho García Vega, y salía al escenario de la plaza de Vis talegre como telonero de los mismísimos Ramones.

Dos años después de su disco de debut homónimo, Nacha Pop publicó el álbum preferido por una buena parte de sus seguidores, Buena disposición, con un sonido más aguerrido y una de los obras maestras de Antonio, la conmovedora Atrás, que años después recuperó en sus conciertos en solitario.

Más números, otras letras, editado un año más tarde en la independiente DRO, pasa por ser el más oscuro de la discografía del grupo. Y es cierto que su portada y su sonido eran mejorables. Pero aquel álbum encierra alguna de las claves de Antonio Vega, quien en Vidas agridulces canta a "la cuerda floja como un altar", y deja muestras de su angustia vital en No puedo mirar.

Meses después, el grupo publica un minielepé con Una décima de segundo, una composición de Antonio Vega que abre caminos al pop español. Nadie había proclamado hasta entonces en una canción que "la física es un placer". Con mucho más prestigio que ventas, Nacha Pop acometió en 1985 el asalto a las listas de éxito de la mano de una multinacional con Dibujos animados, y logró ampliar su público con Grité una noche, el pegadizo single compuesto por Nacho para la ocasión.

La producción de aquel disco no ha resistido el paso del tiempo, pero las composiciones de Antonio sí. "Salir, tocar para verte sonreír/ coger al vuelo el sentido de vivir/ Y después, a la hora de volver/conservar el secreto en mi poder", cantaba en Lo que tú y yo sabemos, el tema favorito de su socio Nacho.

El disco contenía una de sus baladas más celebradas, Cada uno su razón, y temas inquietantes como Relojes en la oscuridad, que los fans recibieron como un mensaje de Antonio sobre sus adicciones. Un asunto, el de su prolongado consumo de drogas, que Antonio nunca rehuyó en las entrevistas, y que acabó comprometiendo inevitablemente el funcionamiento del grupo.

El grupo se despidió con dos conciertos en Madrid que fueron grabados para un disco doble que se convirtió en el más vendido de su carrera. No fueron sus mejores actuaciones, pero sirvieron para resumir ocho años de fuertes sensaciones.

Antonio Vega emprendió en 1991 su carrera en solitario con No me iré mañana, un disco de intensas guitarras y que contenía canciones a la altura de lo que su público ansiaba: Esperando nada, "Lo mejor de nuestra vida" y Se dejaba llevar por ti.

Fue un prometedor comienzo, pero al genial autor le faltó continuidad. Consumido por sus batallas interiores, sus álbumes se espaciaron y se intercalaron con recopilaciones, hasta llegar en 2005 a Tres mil noche con Marga, un homenaje a su compañera fallecida, a la que había conocido en 1998 y que murió en 2004. Su dolor se tradujo, por ejemplo, en Te espero.

"Te espero porque volverás, tal vez me dé la vuelta un día y estés tu detrás. Te espero porque se quedó en el tintero la promesa de un mundo mejor. Y yo ...te espero".

Luego vino el regreso a los escenarios con Nacha Pop en 2007. En Navarra ofreció tres conciertos en el último año. En Sanfermines, en la Plaza del Castillo, en el certamen de pop-rock de San Adrián, el pasado enero, y el 6 de marzo (con Nacho Vega en solitario) en el Auditorio de Barañáin. Fueron los últimos encuentros con sus fans, que durante años temieron tropezarse cualquier día con la noticia de su muerte.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Antonio Vega murió ayer en Madrid a los 51 años. JERÓNIMO ÁLVAREZ

Imagen del concierto que dio Antonio Vega junto a Nacha Pop en Pamplona el 7 de julio de 2008.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • El tabaco? si, si mendia, lo que tú digas. Lucha de Gigantes, una Décima de Segundo, la Chica de Ayer, canciones inolvidables, canciones increíblemente "perfectas". ¿Era en "amores perros" la peli en la que salía "Lucha de Gigantes", vaya momentazo espectacular cuando la oí?El hombre pasa, sus obras quedan, ya eres inmortal Antonio
  • maravilloso antonio vega.gracias por existir,siempre estaras en mi corazon.un besoamalia
  • Antonio, muchas gracias por toda la música que nos has dejado.Un navarro
  • Nadie comenta, en ninguna noticia lo recalcan, lo mortal que es el tabaco, estaba consumido, a ver si siirve de ejemplo para muchos jovenes y no tan jovenes.....mendia
  • gracias por mil millones de instantes, se ha ido uno de los mas grandes...... yo, me dejaba llevar por ti...... iokin
  • Muchos instantes mágicos de mi vida está ligados a alguna cancón tuya. Gracias por tu musica. Espero que encuentres a Marga y continueis vuestra historia.grite una noche
  • ¡Que pena! Tenía una sensibilidad que vamos a echar mucho de menos. Que te vaya bien allá donde estés Maruja
  • Se va un genioyo misma
  • Grande, Antonio Vega. Una Décima de Segundo bastaría para agradecerte los Tesoros que nos regalaste y nos dejaron Puertas Abiertas a tu genialidad, para así no perdernos Persiguiendo Sombras. Descansa ya.Arturo Vilchis Solis (Desde México)

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual