x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CULTURA Y SOCIEDAD

Unos 2.000 pamploneses vibran con Gary Moore

Moore centró su concierto en su repertorio de los últimos años, cercano al blues, y exhibió su habilidad con la guitarra

Actualizada Lunes, 11 de mayo de 2009 - 04:00 h.
  • J.R.S. . PAMPLONA .

Algo menos de 2.000 personas acudieron el sábado de madrugada al Pabellón Anaitasuna para escuchar al guitarrista irlandés Gary Moore, que comenzó en Pamplona una gira que le va a llevar por varias ciudades españolas. A lo largo de cerca de dos horas, Moore desarrolló un concierto que repasó su último disco y sus trabajos desde los años noventa, cuando decidió centrarse en el blues-rock y alejarse de los sonidos más heavies que cultivó en los setenta y ochenta.

Hizo una sola concesión a sus viejos tiempos. Fue precisamente la canción de despedida, Parisienne Walkways,un tema casi instrumental en tono de balada, que publicó en 1979 y que encaja a la perfección con los ritmos blues en los que se ha especializado desde que editó en 1990 Still got the blues. Si alguien entre el público esperaba algún recuerdo de sus épocas más duras, de discos como Victims of the future, Run for covero Wild frontier,o incluso de su etapa con Thin Lizzy, salió defraudado. En cambio, si buscaban las demostraciones de un virtuoso de la guitarra eléctrica, salieron contentos. Gary Moore fue pródigo en solos y exhibiciones con las seis cuerdas. Por ejemplo, los temas más lentos, cuatro incluyendo Parisienne Walkways,los alargó varios minutos dejando claro que no ha perdido su capacidad para el punteo. También incluyó un solo a mitad de concierto, que intercaló pasajes de rapidez con otros de aires aflamencados.

Boogies y country rock

En todo caso, el público se animó sobre todo cuando Moore se lanzó a su repertorio más movido, al boogie o al country-rock que forman buena parte de su último repertorio. Los ritmos más movidos empujaron a los espectadores, entre los que dominaban treintañeros, cuarentones y hasta quienes rebasaban los cincuenta, a bailar, aplaudir, levantar los brazos y corear estribillos. Hubo además espacio para ello. A pesar de que el escenario se había adelantado y ocupaba casi la mitad de la pista del Anaitasuna, en la pista había huecos suficientes para moverse con tranquilidad.

El recital, que fue precedido por la actuación de Otis Taylor, de unos veinte minutos, comenzó a eso de las doce menos diez de la madrugada. Moore, vestido de vaqueros y camisa negra y con la primera de las cinco guitarras que utilizó en el recital, salió entre aplausos a un escenario sencillo, que compartió junto a los tres músicos de su banda (bajista, batería y teclista).

Comenzó con Oh Pretty Woman,una de las canciones más conocidas de su disco Still got the blues.Este trabajo, junto con el más reciente Bad for you baby,fueron los protagonistas indiscutibles de la noche. De este último sonaron varias canciones, y el público aplaudió con ganas Mojo Boogieo la canción que da título al disco,entre otras. Del primero, Too tiredsirvió para animar al público y de precedente del solo del irlandés, mientras que Walking by myselfpuso un broche de oro a la primera parte del concierto, antes de que Gary Moore abandonara por primera vez la escena, a eso de la una y veinte de la madrugada.

Regresó por dos veces, una para hacer que el público coreara y botara al ritmo de The blues is all right, y la última para recordar un retazo de sus viejos tiempos y hacer una nueva demostración guitarrera con la melodía de Parisienne Walkways.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Gary Moore, durante las primeras canciones de su concierto de Pamplona. S.E.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Antonio y Mary de Zaragoza también estuvimos allí, y lo que nos pareció fué que asistimos a un conciertazo de un genio de las cuerdas del blues que se reinventa a sí mismo cada vez que publica un trabajo. Lo único negativo fué la imposibilidad de conseguir entradas fuera de Pamplona, ni siquiera vía Internet. Nos alegramos por todos los que estuvimos allí, fué un concierto de lujo. Y a los que piden kaña, los invitamos pa junio al Metalway en Zaragoza. Antonio & Mary
  • A ver hermosos, que a mí Gary Moore, me gusta como el que más, pero repito, que no se pueden ignorar dos décadas de éxitos. Al público hay que darle lo que le gusta al público en general. No se pueden olvidar temazos, como Over the Hills and far Away, Wild Frontier, Take a little time, Friday on my mind, Don't Take for a looser, Wishing Well, End Of the World, Rockin' every night, Victims of the future, Empty rooms(Balada perfecta), Murder in the skies, etc...Yo estaba en primera fila y vi como sus dedos desaparecian en el diapason cuando hacía sus solos, pero Gary Moore no es solo eso, es un todo. 35 añazos de rock del bueno, pero olvidar una parte es un crimen, en mi opinión.Jorge
  • Bueno Joaquín, muy respetable que no te guste su música, pues por eso no fuiste, no?...hablar por no callar
  • Los que esperaban algo heavy no han seguido mucho a Gary Moore en estos últimos 19 años... Por otra parte qué músicos de esta talla han pisado Pamplona en los últimos años?Mikel
  • sobrio el escenario, sobrio el vestuario, sobrios los gestos. gary lo puso todo en la música y la ejecución técnica y con sentimiento que nos ofreció. estuve hipnotizada en los solos, a mí desde luego me pareció un concierto de grandísimo nivel. los que se fueron, si es que hubo alguno, serían los cuatro paletos que andan sueltos en cualquier evento cultural y que no tienen ni interés, ni ganas, ni inquietudes, ni capacidad de juicio, ni nada. bien por los de artsaia, que organizaron todo estupendamente. habrá un antes y un después.fifi
  • un músico que nunca me gustó demasiado, pero parece que se ha reciclado y ahora hace lo que le da la gana: blues, una música que se te mete hasta en el tuétano. Q suerte los que estuvieron allí!joaquin
  • gary moore = musicazo (estuvo impecable con la guitarra y con la voz) solo dar las gracias a los colaboradores que hacen posible que musicos de la talla de gary moore vengan a pamplona y nos hagan pasar una velada tan entrañablepor mas noches como esta
  • A mí me gustó mucho. Me hubiera gustado escuchar algo de su época más cañerica, pero tocó blues y lo hizo de lujo. Tampoco vi irse a nadie. Lo único que me pareció pobre fué el escenario y la falta de público. El tío estuvo impecable tanto a la guitarra como a la voz. Lo del repertorio, para gustos los colores. Gary Kooitz
  • Yo tambien estuve alli, tengo 50 años y boté como el que más. Me encantó el modo en que tocaba la guitarra y es que el blues me vuelve loco. A la salida conseguí un autografo. Le di un pañuelo de San Fermin y me lo agradeció en su idioma.rockero hasta la medula
  • Que pasa, que vas esperandote encontrar una cosa, y si no es tal y como tu lo querias sales decepcionado y te inventas que la gente se iba a mitad de concierto? jajajaja, que tonterias, no seria que iban a la barra a por priba?porque esa gente luego volvia y a la 1:50 estaba anaita a rebosar, Gary hizo una demostracion magistral de musica, y si, yo tambien eche de menos ciertos temas se su epoca gloriosa, pero me demostro que aun tocando solo un tema viejo, consigio hacerme vibrar como pocos grupos lo hacen hoy en dia, que se limitan a hacer el mismo concierto toda su vida, Aupa Gary moore, eres cojonudo!!!!!!critico objetivo
  • Pues yo también estuve allí y no vi que la gente se fuera como dices..Ami también me hubiera gustado escuchar temas de su época rockera pero cualquiera que haya seguido la trayectoria de Gary Moore los últimos años sabe a lo que iba..Independientemente de eso, para mi es un lujazo tener en Pamplona a un virtuoso de la guitarra como él...¿que tocó blues? pues claro, es a lo que vino. También me gustaría resaltar que no falló una sola nota en lo que a voz se refiere, mostrando que se encuentra en muy buena forma.Ojala pasen por Pamplona muchos más artistazos como él........cuenco
  • Yo fui uno de los decepcionados. Se cargó dos décadas de éxitos que le hicieron famoso en el panorama del rock internacional, para hacer gorgoritos con la guitarra electrica durante dos horas, en las canciones de tres acordes que tiene el blues y el rithym'n'blues. Al final me fui con dolor de cabeza, no por la música alta sino por la ansiedad y decepcion de no haber escuchado ni uno de sus éxitos sobre todo de los años 80, y mira que tuvo...La gente a se iba a mitad de concierto. Literal.Jorge

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra