x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
MIGUEL HERMOSO ACTOR

"No me estoy enterando de la crisis gracias a la serie"

"El cine español vive del dinero que aportan las televisiones y no debería ser así"

Actualizada Jueves, 7 de mayo de 2009 - 04:00 h.
  • MERCEDES RODRÍGUEZ . COLPISA. MADRID

Miguel Hermoso, hijo del veterano cineasta, es de los pocos actores de la televisión que más tiempo se mantiene en un mismo papel y serie Yo soy Bea. Culminada la etapa en que el patito feo se transforma en cisne, Hermoso ha adquirido más protagonismo en este serial de Telecinco. Los guionistas han dado un giro al personaje, Diego de la Vega, que es menos maquiavélico y antipático que antes, se ha casado y dulcificado gracias al amor, aunque sigue apuntando maneras.

Como el cine no llama últimamente a su puerta -trabajó a las órdenes de su padre en Fugitivas- prosigue con un papel que le divierte, a prueba de crisis. Eso sí, denuncia que en la pantalla grande hay un boom de jóvenes directores que no permiten la exhibición de los cineastas con más experiencia.

Más de setecientos programas y un ritmo de trabajo muy fuerte.

Nadie esperaba que durase tanto. Se han ido yendo mis compañeros y nos hemos quedado unos cuantos veteranos al cargo trabajando con más responsabilidad y a un ritmo más intenso. Lo interesante de mi personaje no es tanto que sea más protagonista ahora como que tenga cambios, transiciones, que pase por crisis y se enfrente a sí mismo. Y Diego tiene todo eso. Al principio de la serie era todo un bloque, un papel muy perfilado que provocaba situaciones de tensión y de ridículo. Ahora tengo que buscarle más dobleces. Se enamora, lo que le enfrenta a sus propios principios, y todo ello hilvanado de una manera divertida.

¿Cansa estar tanto tiempo en una serie diaria?

Las series semanales funcionan por temporadas, de forma que el trabajo es intenso en un par de meses y luego se para. Las diarias implican trabajar todos los días, incluyendo el verano, y es un poco agotador. Hace diez años intervine en otro serial, El súper, pero aquellos episodios duraban menos tiempo, no salías de noche del plató. Aquí trabajamos 11 horas diarias. Y luego hay leerse los guiones y preparar las escenas del día siguiente. Pero, qué quieres que te diga, tal como está mi profesión, tener un trabajo diario no es para quejarse. Esta serie es un paraguas para la crisis, de la que no me estoy enterando más que en las noticias.

Aparece más delgado en pantalla ¿es el agotamiento?

No, me estoy poniendo en forma. Decidí ordenar un poco mi cuerpo y la salud me lo ha agradecido. Que nadie se preocupe que no estoy enfermo.

En la anterior etapa, Yo soy Beamantenía el liderazgo. Ahora tienen fuertes competidores en La 1, con Amar en tiempos revueltos y la telenovela latina.

Todos los actores tenemos asumido que ya no estamos en la etapa de Álvaro y Bea y que ahora estamos haciendo otra serie, con un público más juvenil, menos abocado a lo sentimental y con un toque de comic, de risa y de disparate. El fenómeno sociológico pasó, pero ahora nos mantenemos como un valor seguro. Incluso cuando nos cambian de horario el público se mueve con nosotros, que ya tiene mérito.

¿Cómo ve ahora la televisión?

Lo más grave que encuentro ahora es la situación de la televisión pública, que debe ofrecer servicio público y no competir con las privadas con programones frívolos que cuestan una pasta y no aportan nada a la audiencia. Respecto a la ficción, se está empezando a hacer una televisión de calidad, lo malo es que la audiencia no responde a estos productos bien acabados, mientras funcionan otros que están hechos deprisa y corriendo. Estoy un pelín desorientado.

Trabajó con su padre en Fugitivas, ¿no ha surgido otro proyecto con él?

Ahora hay mucha fiebre con directores jóvenes, y a los de oficio de toda la vida los están dejando abandonados. Llama la atención ese boom juvenil y el abandono de la experiencia, veteranos que tienen muchos proyectos en el tintero y que no salen adelante. Además, la crisis ha hecho que se cierren muchos grifos. El cine español vive del dinero que aportan las televisiones y no debería ser así. Las privadas se quejan y yo creo que desde la política tendrían que crear una ley de mecenazgo para que invertir en cine desgravara impuestos.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Miguel Hermoso es Diego de la Vega, un malo malísimovenido a menos.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra