x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
ETCÉTERA RAMÓN IRIGOYEN

Un Séneca magnífico

Actualizada Lunes, 4 de mayo de 2009 - 04:00 h.

E L espléndido libro Séneca. Cortesano y hombre de letras, de Francisco Socas, publicado por la Fundación José Manuel Lara, obtuvo el Premio Manuel Alvar de Estudios Humanísticos 2008. El lector aficionado a la historia tiene garantizadas altas dosis de placer si lee este libro tan bien documentado como escrito con una prosa clara. Decía Ortega y Gasset que la claridad es la cortesía del filósofo.

Pero sería conveniente ampliar esta cortesía de la claridad a cualquier campo humano, incluidos los campos de fútbol, en las que también es bueno que haya mucha claridad, comenzando por las cuentas del club que, en no pocas ocasiones, son opacas. Este libro de Francisco Socas intenta acercarnos la figura de Séneca, de quien hay que reconocer que aquí, salvo los participantes en el programa televisivo Gran Hermano, casi nadie sabe nada. Séneca nace en la Córdoba romana hace ya 2.000 años. Francisco Socas nos relata las peripecias de su vida familiar y pública y, además, nos guía por los vericuetos de su obra de filósofo y poeta. Como ocurre con tantos personajes públicos, la imagen de Séneca sufre las distorsiones de quienes lo juzgaron más arrastrados por sus prejuicios generadores de no pocos fantasmas que de quienes se atuvieron a los hechos que pueden probarse.

Francisco Socas persigue la objetividad de quien se somete a los datos que nos suministran las fuentes y las propias obras de Séneca. Esta primera parte del libro, dividida en seis capítulos, alcanza las 200 páginas. He aquí los títulos de estos capítulos: presentación, ¿quién fue Séneca?, el verdadero rostro -suena a título de película de Bergmann-, los primeros años, ascenso y caída - este título suena a la historia del Sporting de Gijón, recién ascendido a Primera y que, a nada que se descuide, volverá pronto a Segunda-, en la cumbre -aquí es obvio que habla del Barça- y mors diu meditata ("la muerte meditada durante tanto tiempo", un capítulo que obliga inexcusablemente a cantar el proosasunista "¡Yo no bajo!").

La segunda parte de Séneca. Cortesano y hombre de letras examina la concepción que este escritor cordobés tuvo de la literatura y cómo llevó a la práctica sus teorías literarias. En el Discurso sobre el estilo, de Buffon, que, hace apenas mes y medio, encontré en la excelente librería barcelonesa Taifa, de José Batlló, se dice bien claramente que el primer deber de un escritor es pensar bien.

Francisco Socas analiza el pensamiento de Séneca en el contexto de la filosofía antigua. Séneca fue un paladín del pensamiento filosófico estoico. Y el cielo le premió esta elección filosófica otorgándole el honor de que su busto cerrara la programación nocturna de TVE en aquellos años del franquismo en que todos los españoles éramos senequistas.

Francisco Franco, cuando iba a pescar salmones a Asturias, antes de lanzar la caña, arrojaba al río el busto de Séneca para que le diera suerte. Y Séneca siempre le dio mucha suerte. Francisco Franco obtenía un botín de salmones como ningún pescador español de aquella época llevaba a casa. Francisco Socas se ocupa también del Séneca autor de tragedias y también del Séneca autor cómico.

Las 230 páginas de la segunda parte del libro se dividen en seis capítulos: el estilo y el hombre, el pensamiento, la obra en prosa, Séneca trágico (y cómico), la posteridad y pequeño alfabeto de sabiduría, que reúne 14 páginas de sentencias de Séneca. Seis páginas de bibliografía marcan el itinerario de las fuentes de este recomendabilísimo libro.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Un busto que representa a Séneca, el escritor y filósofo cordobés.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra