x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
MICHAEL MOORE DIRECTOR DE CINE

"Tras la era Bush ahora formo parte de la gran mayoría y ya no soy un paria"

Actualizada Viernes, 1 de mayo de 2009 - 04:00 h.
  • .

Michael Moore, el azote de la administración Bush, vuelve a la carga. Se simpatice o no con este "cineasta-activista" una cosa es innegable: sus trabajos constituyen un contrapeso muy incómodo para el sistema político de su país. Ahora regresa a la gran pantalla con Sicko,un documental en el que no deja muy bien parado al sistema sanitario norteamericano después de compararlo con el canadiense, el inglés, el francés o el cubano.

En él quedan al descubierto algunas de las trampas de la sanidad estadounidense al mostrar como a varias personas se les niega la atención que necesitan porque su seguro de salud contenía cláusulas que desconocían.

Cuando empezó a elaborar este documental ¿Se imaginó lo que le iba a costar estrenarlo?

La administración Bush me envió un certificado diez días antes del Festival de Canes informándome que existía una investigación criminal contra mi porque había llevado a Cuba a un grupo de trabajadores del 11/S que no estaban recibiendo cuidado sanitario por enfermedades que desarrollaron en la "zona cero". Mi documental es un trabajo periodístico, no he infringido ninguna ley. El intento de la administración Bush de utilizar las Agencias Federales ha sido una estrategia constante. Nuestros abogados han tenido que defender la película, protegerla, y siempre guardé una copia en Canadá por si confiscaban la cinta original. En América hemos tenido que enfrentarnos a situaciones absurdas desde que llegó Bush al poder.

¿Cree que el documental ayudará a cambiar algo el sistema de salud pública norteamericano?

Yo hago mi trabajo porque confío que algo puede cambiar. Tengo confianza en los norteamericanos, cuando están hartos muestran sus sentimientos. Son capaces de movilizarse sin compañías de publicidad, anuncios o dinero.

¿Por qué tanta gente le llama mentiroso?

Enséñame la lista de quienes me llaman mentiroso. Si me hubiera preguntado usted eso hace tres años lo hubiera entendido, pero ahora el país entero está de acuerdo conmigo. Se ha terminado la era Bush. Ahora formo parte de la gran mayoría, ya no soy un paria. Se dieron cuenta que Farhrenheit 9/11 no era una mentira, ni Bowling for Columbine. Se que no gusto a los federales, pero siempre he creído en la libertad de opinión.

¿Hasta qué punto considera sus documentales una sátira social o un trabajo periodístico?

Me considero a mí mismo un sátiro y la sátira es una forma de periodismo. Trato de entretener al público y quiero que se respete que estoy haciendo un filme, no creando un movimiento político. No soy un predicador, sino un director de cine, eso ante todo. Llevo al espectador a lugares que no ha visitado nunca como la Bahía de Guantánamo, y le ayudo a que vea otro perfil, por ejemplo, de las instituciones médicas de Estados Unidos.

En el documental Europa y Canadá parecen tener un sistema de salud excelente, pero en la realidad todo el mundo se queja.

Algo que me sorprendió de forma positiva es cómo los medios de Estados Unidos apoyan ahora la medicina socializada. Antes eso no era así y esa fue una gran pelea en nuestro país. Se apoyaba la práctica privada, los seguros, pero ahora eso ha cambiado. Básicamente porque las compañías están arruinando la vida profesional de los médicos. En Europa podrán quejarse, pero tienen posibilidad de ir al médico hasta los más pobres, algo que nosotros no tenemos a menos que paguemos.

Cuba e Internet

El retrato que hace de Cuba parece que no gustó demasiado a los cubanos de Miami.

La comunidad cubana en Miami empezó a acusarme sin haber visto la película, por eso les recomiendo que primero vayan a verla. Luego, espero que se alegren de ver como sus compatriotas en la isla tienen la mejor sanidad pública posible en un país pobre. Y no lo dice Michael Moore, sino las principales organizaciones internacionales de salud.

Su película apareció primero pirateada en Internet ¿Cómo sucedió?

Fue un trabajo que hicieron desde dentro. Me pregunto a quien le interesaba destruir la película desde el principio y creo que sé quiénes fueron los culpables, pero no puedo acusar sin pruebas.

¿Pero quién cree que fue?

No voy a conspirar una teoría, no soy policía. Pero no fue alguien que entró en el cine con una cámara oculta.

¿Qué papel juega Internet juega a la hora de vender sus películas?

Si Internet no existiera no se habría hecho esta película. En mi página web puedo hablar y contar cada noche mis historias de horror sobre el funcionamiento de la sanidad pública en Norteamérica. He creado una comunidad que me permite hablar directa y personalmente a la gente. Internet es increíble, es una democracia donde podemos unirnos, pelear, preguntar, organizarnos. En Internet hemos acabado con la burocracia, ya no hay mensajeros.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

El cineasta Michael Moore. ARCHIVO


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual