x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

El escultor Antoni Solà recibe, por primera vez, un homenaje a su trayectoria profesional en el Museo Marés de Barcelona

Solà, fallecido en 1861, fue uno de los artistas europeos del Neoclasicismo con más renombre

Actualizada Miércoles, 29 de abril de 2009 - 18:32 h.
  • AGENCIAS.Barcelona

El Museo Marés de Barcelona rinde homenaje a partir del miércoles 29 de abril, al escultor Antoni Solà, establecido en Roma desde principios del siglo XIX, en la exposición "La belleza ideal", que se dedica por primera vez en España a uno de los grandes y más afamados artistas europeos del Neoclasicismo.

El Museu Frederic Marès (MFM) de Barcelona recupera en una muestra la figura del escultor Antoni Solà, que, pese a la importancia que tuvo en el Neoclasicismo,llegó a presidir la prestigiosa Accademia di San Lucca de Roma, cayó en el olvido años más tarde, con la llegada del Romanticismo.

El centro de escultura MFM presenta 'La Bellesa ideal, Antoni Solà (1780-1861), escultor a Roma', una muestra que pretende "hacer justicia" y que se podrá ver desde hoy y hasta el 27 de septiembre. La exposición, comisionada por la historiadora del arte Anna Riera, reúne once piezas, entre las que destaca 'Niños jugando con una mariposa', la obra adquirida por el museo para su colección permanente.

Riera explicó hoy que el propósito de la muestra es "sacar del olvido" a un escultor "buenísimo", "eclipsado", por la figura de Antonio Canova, el escultor italiano del que Solà fue alumno en Roma.Ciudad donde se trasladó en 1803 con una beca para estudiar y permaneció hasta su muerte. Allí llegó a dirigir la Accademia di San Lucca, el centro que en aquella época dictaba las tendencias en el arte neoclásico.

La historiadora justificó el olvidió que sufrió porque "vivió demasiado", ya que, cuando el Neoclasicismo estaba ya superado, el escultor siguió defendiendo tesis "demasiado clásicas y academicistas". Solà, que dedicó parte de su vida a esculpir bustos y grupos escultóricos fúnebres, alberga la paradoja de que en su tumba ni siquiera está escrito su nombre.

La exposición se acompaña además de un catálogo monográfico, el primero que reúne documentación sobre las 36 obras "reconocidas e identificables" del escultor y datos sobre su vida personal. Debido a la dispersión de documentos entre Barcelona, Madrid y Roma la historiadora admitió que se trató de un trabajo "muy difícil", que dio un vuelco cuando se encontró una caja en la casa de los descendientes. "Parecía que Solà nos enviara pistas para facilitar la investigación", reconoció Riera.

Gracias al "decubrimiento" del cofre se sabe que el nombre completo del escultor era Antoni Solà Llansas, y que nació en Barcelona en 1780, además de ampliar información sobre tratados académicos y correspondencia personal. Tanto el catálogo como la exposición servirán, según la historiadora, para recuperar la memoria de un escultor que no sólo ha dejado obras de calidad, sino todo "un ideario estético".

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Imagen de la escultura "La matanza de los inocentes", del escultor catalán afincado en Roma desde principios del siglo XIX Antoni Solà, en la primera exposición que se dedica en España a uno de los grandes escultores europeos del Neoclasicismo y que recupera el Museo Marés.

Imagen de la escultura "Niños jugando con una mariposa", del escultor catalán afincado en Roma desde principios del siglo XIX Antoni Solà, en la primera exposición que se dedica en España a uno de los grandes escultores europeos del Neoclasicismo y que recupera el Museo Marés.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual