x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
COORDINADORA DE LA OFICINA MUNICIPAL PARA LAS MIGRACIONES DEL AYUNTAMIENTO DE BURLADA

Sara Soto: "Los adolescentes, cuando llegan, están dejados de la mano de Dios"

La trabajadora social, socióloga y experta en migraciones muestra inquietud ante la, a su juicio, escasez de opciones formativas, laborales y de ocio del joven reagrupado y plantea propuestas

Actualizada Sábado, 25 de abril de 2009 - 04:00 h.
  • MARTÍN RUIZ . BURLADA

Para conocer de cerca la situación del fenómeno migratorio en los municipios de Navarra resulta imprescindible hablar con Sara Soto, que lleva un lustro como gestora de la Oficina Municipal para las Migraciones en Burlada, pionera en este ámbito. En la última década, además, su actividad investigadora le ha permitido además estudiar el asociacionismo de los nuevos navarros, y, más recientemente, la situación que atraviesan los adolescentes reagrupados. .

Para conocer de cerca la situación del fenómeno migratorio en los municipios de Navarra resulta imprescindible hablar con Sara Soto, que lleva un lustro como gestora de la Oficina Municipal para las Migraciones en Burlada, pionera en este ámbito. En la última década, además, su actividad investigadora le ha permitido además estudiar el asociacionismo de los nuevos navarros, y, más recientemente, la situación que atraviesan los adolescentes reagrupados.

¿Qué dificultades encuentran las familias a la hora de reagrupar a las hijas e hijos?

Primero, quien reagrupa debe normalizar la situación administrativa, de empleo, salud... y tener una vivienda en condiciones. Esto puede llevar unos años e implica el alargamiento de la espera más de lo pensado y prometido a los hijos. A veces, el cónyuge que está en el país de origen, cuando no hay buena relación entre ellos, utiliza a los hijos como moneda de cambio y no autoriza su salida del país si no se le reagrupa a él también. Además existen miedos ante cómo se va a adaptar el hijo en la sociedad de acogida.

¿Cómo se facilita este proceso?

Sobre todo, ofreciendo información a los adolescentes sobre recursos de ocio y tiempo libre, y de formación y empleo, principalmente para los que llegan con 16 años, cuando ya no es obligatoria su escolarización, y sus familiares no les pueden acompañar por estar trabajando. También se podría informar mejor a las familias sobre la realidad del proceso. Puede que la situación no sea tan idílica como en un principio pensaban. Además, se puede mejorar la sensibilidad y formación de los profesionales que trabajan con este colectivo, para que entiendan la dureza de la reagrupación para los chavales.

¿La reagrupación es muy dura para el joven reagrupado?

Sí, porque es una decisión que él no ha tomado y ante la que muchas veces se rebela. Es complicado estar a cargo de la tía o del abuelo, y que una madre que casi no conoces te diga que tienes que venir a vivir aquí. Si se le reagrupa con 6 años de edad es menos complejo, pero traer a un hijo con 13 ó 15 años es más complicado de lo que se piensa. Es necesario que lleguemos hasta estos chavales que vienen en edades difíciles y les ofrezcamos algo desde la sociedad de acogida. Si no, su núcleo identitario puede ser únicamente el grupo de amigos que han llegado en una situación similar, lo que puede derivar en la formación de grupos que, en algunos momentos, pueden presentar conductas problemáticas. Pienso que en este momento, cuando llegan están bastante dejados de la mano de Dios, y la situación puede agravarse en los próximos años.

¿Qué papel realizan las asociaciones de residentes extranjeros en este momento?

Su colaboración en el apoyo emocional, informativo y, en muchos casos, económico de los compatriotas recién llegados es muy importante. En este momento, da la sensación que se centran sobre todo en la visibilización de costumbres y folclore del país de origen. También, en ocasiones, en apoyar proyectos de emergencia ante una catástrofe.

¿Cuántas asociaciones de inmigrantes trabajan a día de hoy en Navarra?

Unas 80, puede que alguna más. Se percibe cierto proceso de atomización. En el estudio que realicé en 2003, vi que entonces había 30. Hay algunas veteranas, como Asocolón, Contigo Perú, Centro Argentino, APROE... que tienen ya una trayectoria y trabajan bien. Pero luego hay un montón de asociaciones y mini asociaciones de las que no se conoce muy bien el número de socios, su representatividad, ni qué hacen. Tal vez les falte preparación para gestionar proyectos de mayor envergadura que no se queden en lo meramente cultural o gastronómico.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Sara Soto Ahechu, uhartarra de 31 años, cumplirá 5 años en junio al frente de la oficina en Burlada. JAVIER SESMA


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual