Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
ESCRITOR

Fco. Javier Irazoki Otxoteko: "A veces creo que la mejor música está secuestrada"

"Dejé fuera a Mozart y Bach porque ninguno necesitó transgredir para lograr la excelencia"

Actualizada Miércoles, 22 de abril de 2009 - 04:00 h.
  • R.A. . ESTELLA

Asomarse a la música desde la ventana de la literatura es unir dos mundos concéntricos separados por lenguajes distintos. Pero la música, además de escuchar también se puede leer. Al menos la de los 50 creadores escogidos por el poeta Francisco Javier Irazoki Otxoteko (Lesaka, 1954) para adentrarse en el territorio de La nota rota, título que define el criterio de selección: músicos de toda época y condición caracterizados por su espíritu transgresor.

El quinto libro en solitario de Irazoki (Árgoma, Cielos Segados, Notas del Camino y Los hombres intermitentes), que se presenta hoy en Pamplona, se aleja por primera vez explícitamente de la poesía para recobrar una disciplina que le ha acompañado toda su trayectoria, desde su trabajo como periodista musical en el Madrid de los 70 a los estudios de armonía y composición que cursa en París, donde reside desde 1993.

El recorrido por los grandes de la música es personal, pero apto para todos los públicos porque además de vanguardistas de siglos pasados se pueden encontrar casi todos los grandes nombres del jazz, el rock o música étnica.

¿Qué lector espera al otro lado de las páginas de La nota rota? ¿A quién cree que gustará más, a los melómanos o a los no iniciados?

La nota rota es un conjunto de piezas literarias donde no hay intenciones didácticas. Los textos están unidos por un hilo rojo: el placer con que he seguido las trayectorias de músicos muy diferentes. Y, aunque nunca pienso en un lector ideal, ojalá el melómano y el aficionado a la literatura encuentren en la obra el goce que experimenté al escribirla. Hasta ahora me han publicado cinco libros, y La nota rota es el primero que no contiene poemas. Pero procuré cuidar la escritura como si fuese poesía en prosa.

Cincuenta compositores son pocos para más de dos mil años de música y muchos para la mayoría del público. ¿Cómo los escogió?

Elegí a cincuenta creadores que arriesgan e identifican la convención musical con la muerte artística. Varios de ellos vienen al mundo con la rebeldía bajo el brazo. Otros llevaban una vida aparentemente tranquila y algún incidente los pone cerca de un despeñadero. La música que escribe el renacentista Carlo Gesualdo, por ejemplo, tiene una modernidad nacida del dolor. Enseguida sentí que el inconformismo de los personajes era mi criterio.

La ruptura con los moldes tradicionales caracteriza a casi todos los retratados. Aunque el libro abarca una enorme variedad de estilos, escasean los ejemplos de la mal llamada música clásica. ¿Cree que su aportación ha sido sobrevalorada?

Hay en el libro una decena de compositores que generalmente se incluyen en el apartado de esa " música clásica". No me parecen pocos. Y la aportación de ese tipo de música ha sido más bien infravalorada. Desde Pérotin, un supuesto clérigo del siglo XII que sólo deja las huellas deslumbrantes de su talento, hasta el vanguardista Karlheinz Stockhausen, que empieza siendo granjero, ayudante de un ilusionista y otros oficios de pobre, para terminar escribiendo algunas de las piezas musicales mayores del siglo XX, existe todo un universo de belleza escondido en los conservatorios. Cuando me instalé en París supuse que en las escuelas se cuidaba más la formación musical. Nada de nada. También en Francia piensan que el niño es un cuenco tonto donde se vierten sonidos infames y una burla de la poesía. A veces creo que la mejor música está secuestrada.

Llaman poderosamente la atención algunas ausencias. Mozart, por citar alguna.

Tampoco está Bach, mi compositor preferido. A él y a Mozart les debo mis mayores placeres musicales. Los dejé fuera de la obra por razones de coherencia: ninguno de los dos necesitó transgredir para lograr la excelencia artística.

Estilos dominantes

Por el contrario, los grandes del jazz están muy representados. ¿Cree quizá que ha sido el estilo más vanguardista en conjunto?

Probablemente el jazz no haya sido la música más renovadora del siglo XX, pero algunos de sus creadores, pienso en Thelonious Monk, Miles Davis o John Coltrane, pegan un escobazo a los prejuicios clasistas y se colocan en las primeras filas de la calidad. Aún nos falta perspectiva, pero yo me imagino sus nombres en el futuro al lado de György Ligeti.

Los retratos dejan entrever admiración. Será muy difícil elegir uno, pero ¿quién es a su juicio el mejor? A lo sumo los tres mejores.

Para mí el arte tiene poco que ver con la competición atlética, pero acepto el juego. Si sólo debo decir un nombre, elijo el del renacentista Josquin Desprez, varias de cuyas obras no desmerecen de las de Bach. Si puedo añadir algunos nombres más, escojo a Guillaume de Michaut y Claudio Monteverdi, y también a los jazzmen Thelonious Monk y John Coltrane.

Entre las cualidades del libro está la enorme variedad de músicas a las que permite asomarse. ¿Qué podrían tener en común Janis Joplin y Claudio Monteverdi? ¿O Salif Keita y Béla Bartók?

Todos ellos rechazan las ortodoxias y ven en cualquier academicismo los barrotes de una prisión. Todos padecen bastantes incomprensiones. Actualmente creemos que los méritos de Beethoven son indiscutibles; sin embargo, su biografía es una sucesión de tensiones con la sociedad vienesa. Vivaldi, que tuvo la osadía de formar una orquesta de mujeres, era doblemente sospechoso. Y todos coinciden en la pasión por el trabajo. Sí, en contra de los tópicos, la adicción incurable de Jimi Hendrix era el trabajo.

¿Por qué cree que puede ser mejor una "nota rota" que una composición pulcra? ¿Ha de hacer disfrutar al público más la primera?

No creo que los músicos innovadores tengan mayor calidad. Simplemente, como digo en el breve prólogo del libro, me interesan por su desamparo ante lo desconocido y su coraje para prescindir de los dogmas. Se parecen al lobo de la fábula de La Fontaine: caminan penosamente, disminuidos por el hambre, pero sin otro amo que la libertad. Con su música sólo disfrutan otros lobos famélicos.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Francisco Javier Irazoki presenta una nueva obra en prosa. DN


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • La presentación es hoy en la librería Auzolan, a las 19.30 horas.agenda
  • La frase del título no puede ser más real: secuestrada por las operaciones triunfo, beyoncés y demás paparruchadas por el estilo. Tiene pinta de resultar interesante, si puedo, iréjoaquin
  • En el articulo no indica ni donde se presenta, ni a que hora. ¿alguien lo sabe?conchi
  • Un gran escritor navarro poco reconocido. Una suerte que de vez en cuando se deje caer por aquí.liarrako

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra