Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
ACTOR MEJICANO

Eduardo Verástegui: "Comprendí que no había nacido para ser estrella de cine sino para servir a Dios"

"Le hice la promesa a Dios de que no volvería a trabajar en ningún proyecto que ofendiera mi fe, mi familia o mi comunidad latina"

Actualizada Miércoles, 25 de marzo de 2009 - 04:00 h.
  • SARA NAHUM . PAMPLONA

Viéndole vestido con su traje de chaqueta impoluto, su corbata azul a juego con el pañuelo del bolsillo, moreno, musculoso y con el pelo largo nadie hubiera dicho que a Eduardo Verástegui le ha cambiado tanto la vida. A simple vista sigue pareciendo el famoso actor de telenovelas que tanto éxito ha cosechado. El mismo cantante y modelo cuyas fotos decoran las carpetas y habitaciones de muchas adolescentes (y no tan adolescentes).

Sin embargo, poco tiene que ver ese Eduardo con el hombre que ayer habló ante más de 400 personas en la Universidad de Navarra. Con 28 años, cuando llevaba 10 dedicándose al mundo de la interpretación, cuando se encontraba en la cima de su carrera, vivía en Hollywood y llevaba la vida por la que muchos lo hubieran dado todo, se dio cuenta de que se encontraba "vacío". Y descubrió cual era su verdadera misión: "conocer, amar y servir a Dios". Así comenzó una auténtica cruzada para llevar su mensaje por el mundo. De eso hace ya seis años.

¿No era feliz con su vida de estrella?

Me sentía vacío, solo, confundido y no sabía porqué. Pensaba "igual si consigo más fama, si gano más dinero..." y cuando conseguía esas metas veía que no me sentía mejor. Siempre me faltaba algo. Con 28 años fue cuando descubrí que el propósito de mi vida no era lo que pensaba hasta entonces, tener fama, dinero, éxito con las mujeres... La sociedad te dice continuamente que si no consigues eso eres un Don nadie y tú creyéndolo vas persiguiendo estos sueños.

¿Cuál era su propósito entonces?

Comprendí que no había nacido para convertirme en una estrella de cine, ni para ser famoso ni productor, estas circunstancias eran un medio nada más para conseguir algo más grande. Me di cuenta de que todo esto bien utilizado podía hacer mucho bien a la sociedad pero el fin de mi vida es conocer, amar y servir a Dios. Cuando yo descubro esto entonces viene la segunda pregunta: Bueno, quiero cambiar mi vida para siempre ¿qué tengo que hacer para seguir esta invitación a la santidad?

¿Y qué tuvo que hacer?

Me puse en manos de nuestra madre, la Iglesia, para poder consultar mis dudas y ser guiado hasta encontrar esa paz que toda la vida había buscado pero en los lugares equivocados. Quise dejarlo todo y hacerme misionero, irme lejos de Hollywood porque está lleno de tentaciones y sé que soy un hombre débil, pero mi director espiritual me dijo que mi lugar estaba en Hollywood, que lo fácil era huir. Debía quedarme y ser la luz en la oscuridad, ése era el lugar que debía evangelizar.

¿Cuál fue el instante en el que se le reveló todo esto?

Fue durante una conversación con mi profesora de inglés, Yasmin. Durante seis meses hablamos durante horas de la moral en las artes, la filosofía, ella me preguntaba cosas sobre mi vida y yo las iba contestando sin darles mayor importancia. Y de manera sorprendente en la última clase consiguió que explotara algo en mi alma, fue algo muy sencillo algo que me dijo que si te lo digo no tiene nada de profundo.

Pruebe...

Me dijo "Si realmente crees en Dios, en la Biblia y en los mandamientos y crees que tu cuerpo es el centro del Espíritu Santo y crees en la Iglesia y eres católico como dices, entonces ¿por qué ofendes tanto a Dios?" Y se fue. En ese momento algo pasó dentro de mí, se junto todo lo que habíamos hablado con las experiencias de mi vida, los consejos de mis papás, los 28 años de mi vida se juntaron y hubo como una explosión en mi corazón y ahí fue cuando me di cuenta de que estaba envenenando a la sociedad, lastimando a mucha gente, a mi familia, a mí mismo, no estaba respetando a las mujeres... Pero lo que realmente rompió mi corazón fue darme cuenta de que estaba ofendiendo a Dios con los talentos que me había dado.

¿No le resulta difícil hablar de algo tan íntimo?

Sí, no me gusta nada, me da mucha vergüenza. Pero lo hago porque es la oportunidad de reparar el daño que hice en el pasado. Igual si yo hubiera tenido la oportunidad de escuchar algo como esto cuando tenía 18 años me hubiera ahorrado muchos problemas.

Supongo que no será fácil vivir en Hollywood pensando así

Hollywood está lleno de tentaciones, sí, pero le hice la promesa a Dios de que no volvería a trabajar en ningún proyecto que ofendiera mi fe, mi familia o a la comunidad latina. Pedí que me ayudara y de momento lo está haciendo.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

El actor mejicano Eduardo Verástegui es José en la película "Bella". JOSE ANTONIO GOÑI

Momentos antes de que comenzara la proyección de "Bella". GOÑI


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Dedícate a disfrutar del artículo y no a fijarte en cosas en las que normalmente no te fijarías.Sara (no la autora, claro)
  • Asdfasdf, si tienes tanto tiempo libre inviértelo en algo más productivo. No sé... escribe un manual para periodistas por ejemplo. Transmítenos tu sabiduría...Marymaria
  • Felicidades por el artículo.Laura
  • asdfasdf, ¿te sueles dedicar a leer el periódico o a buscar fallos a la gente? Y si es para criticar, al menos podrías identificarte. Un 10 para la entrevista y para la periodista. Amaia
  • asdfasf tú no has puesto punto final al terminar la última frase y encima no tienes el valor de poner tu nombre sino que pones un cúmulo de letras absurdas. Si estás taaaan aburrido para andar criticando el trabajo de los demás en vez de leer la entrevista y disfrutar su contenido es que estás muy colgado/a o, simplemente, que eres un reventadorcillo que se dedica a criticar por internet. Qué pena das. Marta
  • Que tal: pues quiero felicitar a EDUARDO por esa valentia tan grande k a dejado ver, el predica con su ejemplo, de verdad! cada dia k pasa y cada nota nueva k leo de El, m doy cuenta k tiene un corazon tan grande k llena d cosas bellas, y se nota en cada comentario k hace y por supuesto en esa paz k refleja su rostro, gracias EDUARDO por ese ejemplo d humildad y fortaleza d seguir en ese camino recto k t lleva hacia DIOS, tu verdadera fortaleza, animo! Eduardo, y recuarda k.. "solo los peces muertos no nadan contra la corriente" Suerte! y DIOS te bendiga!. *Edith Franco* EDITH FRANCO CERVANTES
  • asdfasdf, me hace mucha gracia que vayas de enciclopedia y en tu primera frase cometas una falta bastante más grave que las del artículo, ese "que", sobra. Es un queismo que clama al cielo. Enhorabuena a la periodista, ¡la entrevista es muy interesante!Diego
  • oye asdfasdf...¿ siempre lees así las noticias? me sorprendesMaría
  • Es una bendición poder leer este testimonio de fe. Es un hombre esforzado y valiente, como lo dice la biblia. Y como él hay muchos preciosos hijos e hijas de Dios que no niegan su fe. Es posible ser diferente viviendo en los principios de Dios.Vane

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra