Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
TEATRO | PEDRO IZURA

Doble lenguaje

Actualizada Miércoles, 25 de marzo de 2009 - 04:00 h.

E S curioso el castellano y su doble lectura. Cuando alguien se previene para ir al teatro a presenciar un espectáculo con el título del que nos ocupa, habitualmente utiliza dos lenguajes. Formas de expresión diferente para tribus culturales diversas con las que el ser humano se topa a diario. Alguien pregunta, ¿dónde vas? Al teatro, contestas. ¿Qué ponen? El encuentro de Descartes con Pascal joven, argumentas.

Menuda castaña, suena en la boca de tu interlocutor, y esbozando una mueca, despistas su compañía intentando una respuesta ininteligible. Otro caso es el encuentro con un intelectual avezado que confirma tu buen criterio y lo elevado de la velada ¡Menuda envidia! La misma mueca.

En fin, ellos, pobres ignorantes, no saben de la presencia de Flotats y lo que este simple argumento puede llenar de contenido el mayor de los conflictos filosóficos acerca del arte. Vuelve don Josep María a beber en la literatura francesa y repite con Brisville, tras su éxito con La cena. En este caso el duelo dialéctico se presenta más elevado ya que los nombres de los protagonistas, forman parte del paraíso de la filosofía y el pensamiento. Talleyrand y Fouché, dos intrigantes monstruos durante la Revolución Francesa, llenaron de talento y de fuerza el escenario en su día. Si en La cena los dos protagonistas se muestran al mismo nivel y el duelo interpretativo se muestra razonablemente equitativo, en este otro libreto la cosa se presenta de otra manera. Apenas setenta minutos sirven al autor para alejar dos generaciones tan unidas en la necesidad de conocimiento como separadas por sus íntimas ideas sobre el ser humano y su alma.

Blaise Pascal, niño prodigio, fue matemático, físico, filósofo y teólogo. A Brisville, le interesa su radicalidad "jansenista" y la idea de la predestinación del ser humano que fomenta esta corriente. Pascal tiene una intensa experiencia religiosa que sirve de base para buscar el antagonista perfecto de un librepensador como Descartes. René Descartes y su Discurso del método son los precursores de la filosofía moderna. La duda en Descartes, quien cuestiona la verdad de todo lo que no puede afirmarse que lo es. La fe de Pascal y la duda de Descartes movilizan la inteligencia en un duelo que hoy en día tiene poco de igualitario. Las ideas radicales, casi talibanes, de los jansenistas chocan con la racionalidad de la ciencia y el duelo interpretativo se muestra desigual en las armas que el texto presta a cada protagonista.

Flotats resuelve con su magistral cordura un evento a todas luces complejo. Simplifica al máximo la propuesta. La sencillez del planteamiento visual, potencia el encuentro verbal ya que el gestual está limitado al extremo. Apenas existe el movimiento, los personajes se hacen fuertes en la dicción, jugando con las entonaciones y la musicalidad de sus palabras. A nadie sorprenderemos si hablamos de la maestría de Flotats y su presencia en el escenario. Albert Triola, es un digno partenaire y responde con eficacia los envites del maestro. El espectáculo es de una profesionalidad incontestable. La duración de la propuesta, apenas setenta minutos es otra buena excusa para recuperar la idea del doble lenguaje. "Por lo menos es corto", comenta alguien, "para lo que dicen es suficiente un cuarto de hora", responde otro. "Los actores son magníficos" asevera la mayoría. Entre tanto la obra termina y los aplausos son de una profundidad y calidez pocas veces oída en el teatro. Parece que la obra ha gustado mucho, muchísimo. Quizás sea para rendir pleitesía a un monstruo de la escena como don Josep María. O vaya usted a saber por qué. El espectáculo esta bien, pero no como para hacerse una lesión en las manos.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Descartes (Flotats) y Pascal (Triola), frente a frente. JORGE NAGORE


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra