Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
POLITICA

Guardianes del tiempo

Responsables de la instalación y mantenimiento de cerca de 300 relojes públicos en iglesias, ayuntamientos y calles, la familia de relojeros San Martín, sólo deberá adelantar ya manualmente una veintena de ellos con el cambio de hora del próximo domingo 29

Actualizada Domingo, 22 de marzo de 2009 - 01:51 h.
  • ÍÑIGO SALVOCH . PAMPLONA

CUANDO empezaron hace más de tres décadas con la instalación y mantenimiento de los relojes públicos e industriales de Navarra, los hermanos San Martín, Ángel y Jesús, temían los equinoccios de primavera y otoño y el cambio horario que consigo traían aparejado.

Por aquel entonces, los relojes de las torres de las iglesias y de los ayuntamientos no solían tener las actuales antenas de radiofrecuencia que corrigen solas el cambio de hora, ni mucho menos los GPS que reciben la información horaria puntual vía satélite. No. Entonces lo que hacían era armarse de paciencia y, como recuerda Jesús San Martín, cogían el coche y se pasaban cuatro o cinco días recorriendo Navarra de arriba para abajo con el fin de poner los relojes en hora. "En alguna empresa, en las que teníamos instalados relojes de ficha, para el control del horario de los trabajadores, querían que estuviéramos allí a las 12 de la noche -la hora en la que se producía por aquella época el cambio de horario- para que hiciéramos el ajuste. ¡Lo que faltaba! Más vale que en la mayoría de estas empresas como no se trabajaba en fin de semana adelantábamos o retrasábamos la hora desde el sábado", recuerda en su taller de la avenida de Galicia, en Pamplona.

Pero las cosas en esto de la relojería han ido cambiando y la próxima semana, cuando se produzca el cambio horario de primavera, los hermanos San Martín sólo tendrán que estar pendientes tan sólo de los engranajes mecánicos de apenas una veintena de relojes.

En más de 120 iglesias

No abundan ya los relojeros artesanos que conozcan los entresijos mecánicos de los antiguos relojes públicos. Los San Martín son los únicos de Pamplona y alrededores. Sin embargo, en varias décadas de instalación y mantenimiento de relojes públicos e industriales han asistido a la modernización de los antiguos carrillones y sus sistemas de pesas por otros de menor tamaño que incorporan sistemas electrónicos. Muchos de aquellos antiguos relojes los han ido viendo convertirse en piezas de museo "aunque en el exterior, desde la calle, los ciudadanos sigan viendo las mismas esferas u otras de estética similar".

La relojería de los hermanos San Martín se ha hecho cargo de unos 120 relojes de iglesias navarras y de algunas comunidades limítrofes, así como de los de otros tantos ayuntamientos. A ellos se suman relojes de otros edificios públicos y empresas, así como los primeros relojes de termómetros que se instalaron en las calles de Pamplona.

A día de hoy, suman cerca de 300 relojes públicos, sin embargo, no requieren ya de un gran trabajo de mantenimiento. Así, la próxima semana sólo tendrán que revisar manualmente la hora en una veintena de ellos. La mayoría de los relojes cuenta con las antenas France Inter y DFC, de apenas 170 gramos de peso, que se sincronizarán automáticamente al recibir las señales horarias el próximo domingo, de madrugada, cuando se produzca el cambio al horario de verano. Lo mismo ocurrirá con el puñado de relojes públicos que llevan incorporado el sistema de GPS.

Luego, en el taller, según explica Ángel, tampoco será necesario poner en hora todos los relojes cuando se produzca el cambio horario. "Sólo los que nos hayan dejado los clientes, los relojes de pared y a la vista". El resto de relojes de pulsera o despertadores almacenados se ajustarán a la hora en el momento en el que sean vendidos.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Jesús San Martín, ante el reloj de la nueva Estación de Autobuses, uno de los muchos relojes públicos que ha instalado. JAVIER SESMA

CUANDO empezaron hace más de tres décadas con la instalación y mantenimiento de los relojes públicos e industriales de Navarra, los hermanos San Martín, Ángel y Jesús, temían los equinoccios de primavera y otoño y el cambio horario que consigo traían aparejado.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra