Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
TOMÁS MUÑOZ ASENSIO PINTOR Y DIRECTOR DE ESCENA

"Es posible que mi mirada de pintor prevalezca"

"Este "Don Pasquale" transcurre en ese ambiente ambiguo, entre cinematográfico y teatral, de las películas italianas"

Actualizada Domingo, 22 de marzo de 2009 - 04:00 h.
  • M.A.E . MADRID

Tras el estreno de hace poco más de un año en el Teatro Real de Madrid de Trouble in Tahití de Bernstein, el pamplonés Tomás Muñoz Asensio, regresa al primer escenario de la ópera española con un singular Don Pasquale de Gaetano Donizetti en el que además de la dirección de escena, se ocupa de su escenografía e iluminación.

El estreno de hoy en el Real viene precedido ya del éxito cosechado recientemente en el auditorio de la Universidad Carlos III porque se trata de una ópera-estudio en la que intervienen jóvenes cantantes, los estudiantes de la Orquesta-Escuela de la Sinfónica de Madrid y parecía indicado que fuera el público universitario su primer destinatario. El afán de propagar la afición a la ópera que persiguen óperas-estudio como este Don Pasquale, en cuya producción también participa el Baluarte de Pamplona y el Teatro Cervantes de Málaga, obliga a que cada espectador vaya acompañado de una persona joven entre los 12 y los 26 años. Y la acogida ha sido fantástica dado que hace ya tiempo que se agotaron las entradas para este estreno y poco falta para que ocurra lo mismo los días 24 y 26 de marzo que volverá a representarse en el Teatro Real. La función del día 26 será retransmitida por Radio Clásica en directo.

¿Así que el hijo de Cesar Muñoz Sola ha colgado los pinceles?

No, no. La pintura es parte de mi vida y nunca la abandonaré. Ahora mismo, tan ocupado como estoy con estas representaciones, sigo pintando, más bien dibujando en cuanto pillo un rato libre.

¿Por qué la ópera le atrae tanto?

Llegue al teatro a través de la mano de la escenografía y a la escenografía desde la pintura. La ópera es un paso más. A la dirección de escena llegue un poco por azar, de la mano de mi amigo Luis D"Ors que me propuso dirigir con él para el Círculo de Bellas Artes Los amores de Anatol, de Arthur Snitzler. Poco después me llamó Ana Zabalegui de el Teatro Gayarre para dirigir una ópera de música contemporánea. Fue una experiencia muy bonita de la que surgieron nuevos encargos vinculados ya a la dirección de escena bien en ópera, bien en teatro musical. Me encuentro ahí muy bien hasta el punto que ya me resulta difícil imaginar el teatro sin música. Quizás por mi formación.

Pero si su usted venía del universo de la pintura.

Sí, pero yo llenaba ese universo de música porque era incapaz de pintar sin música y sin imaginar formas e imágenes musicales. Así que de pronto me sentí como en mi centro como director de escena musical.

¿Porque así domina mejor el resultado de su trabajo?

Es posible, porque un director de escena es el que elige que escenógrafo quiere, qué iluminador, que figurinista, qué coreógrafo, qué elenco quiere. Así se controla mucho más el resultado final del trabajo. Al menos su resultado visual porque es el director de escena quien elige qué imagen quiere transmitir, qué época quiere reflejar, si quiere que sea algo realista o abstracto, qué color, qué ambientación.

¿Por eso se quedó también con la coreografía y la iluminación?

Sí. Es muy difícil trabajar separadamente a menos que haya una compenetración no siempre fácil de conseguir. Reconozco que me siento mucho más cómodo compaginando ambas cosas. Es posible que mi mirada de pintor prevalezca y me ayude a imaginar las actitudes de los personajes, imagino cómo deben ir vestidos e iluminados, en que fondo se debe desenvolver la acción.

¿Y cómo surgió este Don Pasquale?

El Teatro Real me encargó una ópera de Cámara el año pasado que fue un gran éxito de público y crítica y se quedaron contentos. Fue un trabajo de dirección de escena muy bueno, lo reconozco sin pudor, porque apenas había escenografía, y eso debió llamarles la atención. Además conseguí una producción muy barata, algo muy tentador en estos tiempos que corren. Así que me llamaron para dirigir este Don Pasquale.

¿Cómo es su Don Pasquale, cómo afrontó su realización?

Me parece una ópera difícil. Como espectador he visto unas cuantas versiones y mis experiencias siempre han sido muy aburridas cuando en realidad el libretto es muy entretenido, así que estudié cómo hincar el diente a la ópera. No fue nada fácil porque aquí utilizó Donizetti una música muy cambiante con parajes que a veces son muy líricos, a veces melancólicos, románticos... La ópera transcurre en Roma y eso me ayudó porque soy un enamorado de aquella ciudad. Además el relato es una representación dentro de una representación con lo que sus personajes juegan también a ser otros y eso también ayuda. Poco a poco se me ocurrió darle un aire cinematográfico con aroma de dolce vita.

Chica pobre busca marido rico y triunfo fácil.

Sí. Ese argumento de Don Pasquale de chica joven que quiere triunfar a la que pretende un viejo rico, como ocurría entonces con Carlo Ponti y Sofía Loren y tantas películas italianas era muy fácil de conducir por ese camino, así que la ópera transcurre en ese ambiente un poco ambiguo, entre cinematográfico y teatral.

Usted enseña escenografía en la Escuela de Arte y Arquitectura de la Universidad Europea de Madrid. ¿Está la escenografía contemporánea tan errática como el arte actual?

Como en el arte, hay tanta diversidad en la escenografía como artistas hay.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Tomás Muñoz Asensio. ARCHIVO


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra