Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
MARIAN MORENO LLANEZA PROFESORA Y ASESORA DE COEDUCACIÓN

"No existe el gen de la bayeta ni el gen de la taladradora"

"Los jóvenes reciben tantos mensajes que, si alguien va en contra del estereotipo, hay que hacerle un monumento"

Actualizada Sábado, 21 de marzo de 2009 - 04:00 h.
  • B. ARMENDÁRIZ . PAMPLONA

A Marian Moreno, profesora asturiana de 44 años, las dos décadas que lleva dedicadas a la docencia no le han desgastado ni quemado. Se confiesa "muy optimista". Y añade: "Soy feminista y docente. Si no soy optimista sería una suicida". Desde hace ya seis años está inmersa en diversos proyectos encaminados a lograr la igualdad entre hombres y mujeres empezando en las aulas, con la coeducación, es decir, educando en igualdad.

"Creo realmente que se pueden hacer cosas porque lo veo diariamente en las aulas". En este cambio, asegura, tienen mucho que ver la escuela y los docentes. Por eso, durante un mes formará a quienes educan a los niños y niñas de hoy y hombres y mujeres de mañana.

En estos cursos ¿da alguna clave para desterrar la desigualdad entre chicos y chicas?

No es cuestión de dar recetas, que no las hay. Es cuestión de dar ideas, unificar criterios, porque a veces hay algunas carencias en la formación. Lo que necesitan los docentes son ideas, no porque no las tengan, sino porque cuantas más haya, mucho mejor.

Y ¿cuáles son esas ideas?

En estos cursos se habla de corresponsabilidad, autonomía, liderazgo, participación de chicos y chicas, la visibilización de la labor de las mujeres a lo largo de la historia, el uso no sexista del lenguaje...

Para educar en igualdad ¿es mejor la escuela mixta o la separada?

En el sistema educativo, partimos de una carencia de igualdad. Ni la enseñanza mixta es coeducativa ni lo es la separada. El esfuerzo tiene que dirigirse a lograr escuelas coeducativas, independientemente del contexto en el que se produzca. De hecho estas sesiones de formación una de las cuestiones es desaprender la desigualdad, hacer ver al personal docente que, hoy por hoy, en general, la escuela no es coeducativa. De ahí es de donde hay que partir.

Hay quien cree que los temas de igualdad deben trabajarse más entre la población inmigrante.

Eso sería lavarnos la cara muy gratuitamente. Sería decir que aquí ya lo habíamos conseguido todo y que ahora la culpa es del que llega. Todas las personas somos responsables de por dónde va esa sociedad. Puede que los inmigrantes vengan de países con otro tipo de cultura pero es que todavía en el estado español no se habían hecho los deberes.

¿Cree que los chicos y las chicas tienen capacidades distintas?

Creo que eso es una excusa. Estoy casi segura de que no sale el mapa de ADN humano entero porque puede haber muchas sorpresas. Se vería que no existe el gen de las matemáticas ni existe el gen del adjetivo calificativo ni el de la bayeta ni el de la taladradora. Y claro, como no aparezcan esos genes, se nos van a venir abajo muchas teorías biologicistas. Y, aunque hubiera alguna diferencia biológica, eso nunca puede dar lugar a desigualdades sociales ni académicas. Si existieran esos genes, ¿qué más nos da en la escuela, si nuestra labor es potenciar todas las competencias al máximo en todo nuestro alumnado, independientemente de si son chicos o chicas?

Pero siguen existiendo profesiones sólo de mujeres y otras de hombres. ¿Es todo cultural?

Sí. Aquí hay mucho peso de la tradición y de la escuela. Aunque creo que el personal docente debe ser consciente de que, sin querer, también en el aula fomentamos los estereotipos. Yo soy profesora de Literatura y de Lengua y hago análisis sintáctico. Si yo me paso seis años pidiendo que analicen la frase Juan construye la casafrente a María peina a Isabel, y nunca he dicho Pablo peina a Julián, sin querer, mientras busco el sujeto y el predicado, estoy fomentando estereotipos en las profesiones. Y luego viene el profesor de matemáticas y dice que una señora va a la compra pero Manolo va a comprar ladrillos... Y es otro mensaje más y otro más. Con tantos mensajes desde tantos sitios ¡sálvese quién pueda! Si alguien va en contra del estereotipo, hay que hacerle un monumento por la valentía de ruptura.

¿Y cómo se combate eso?

Lo más importante es hacer consciente a la gente del tipo de mensaje que lanzamos. El docente tiene que saber lo que transmite porque desde que entra en el aula está transmitiendo algo, no hace falta casi ni hablar. Tenemos que ser capaces de transmitir igualdad porque el alumnado lo ve todo y lo escucha todo y eso es lo genial por la cantidad de posibilidades de cambio que tenemos.

¿Esta labor cae en saco roto si en casa continúa?

Nunca. La igualdad tiene una cosa a su favor y es que, en el momento en el que te cae una sola gota en el cerebro, en tu vida, ya hay algo que te ha cambiado. Por eso la labor de la escuela es tan importante, porque da la posibilidad de que el mensaje llegue a toda la juventud.

Desde el rosa para las niñas y el azul para los niños, hay muchos aspectos, culturales y sociales, que parecen predeterminados.

La desigualdad se vive desde los primeros días, desde el nacimiento, y es tremendamente limitadora. Limita la libertad, nos lleva por caminos muy cerrados. Se ve cuando van a visitar a una niña recién nacida y dicen: "mira qué bien, porque va a ser muy cariñosa, va a ser muy ordenada y os va a cuidar cuando seáis mayores". Le estás haciendo un proyecto de vida a ese bebé que yo creo que, si pudiera, escapaba. Y si es chico, te dicen: "qué suerte, os va a sacar de pobres, va a ser muy enérgico, dinámico, arriesgado, deportista..." Como el chaval quiera leer y estar tranquilo en casa, otro que sale corriendo. Debemos romper esos límites, para eso estamos.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Marian Moreno, en un momento de la entrevista. CALLEJA


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • En esa Administracion donde el cargo "a dedo" es moneda de uso corrientel y la adjudicacion " se realiza segun la esperada rentabilidad propagandistica, el tema de la Igualdad es el tema estrella.Desde que la Ministra "miembra" aterrizara en el Gobierno de España, sus replicantes autonomicos no han parado de crecer e imitar. El asunto de la Igualdad es un asunto fantastico, a la gente de la calle no le importa en absoluto.La Igualdad está en la Constitución, no hace falta crear ambiente ni generar propagandas ni fotografias, solo hay que desarrollar la Constitución, con profesionalidad.Lo demás es pose, tonteria, ganas de molestar, invitación "peñazo" de los politicos de turno que obligan a los "enchufados" a ir de "palmeros" a los actos.Por favor, dejen de molestar a los cudadanos, de provocar falsas desigualdades, de crear agravios y diferencias falsas, que la ciudadania va muy por delante de Vds., eso si la ciudadania no cobra, sino que encima paga sus impuestos.LIBERTADSIEMPRE

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra