Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Mañana se cumplen 40 años de una boda que partió a los Beatles

Fue la segunda boda para el inglés y la tercera para la japonesa

Actualizada Jueves, 19 de marzo de 2009 - 09:29 h.
  • AGENCIAS. Tokio (Japón)

Han pasado cuarenta años de la boda entre el músico más influyente de los Beatles y una oscura artista conceptual nipona y muchos siguen sin perdonárselo: "La culpa de todo la tiene Yoko Ono", se cantaba a ritmo rap metal en los 90. Un 20 de marzo de 1969 se casaban en Gibraltar John Winston Lennon y Yoko Ono, relación que, según la leyenda negra, acabó con la mejor banda musical de la historia y, para otros, convirtió a una innovadora artista plástica en la gran "cabeza de turco" del rock.

Fue la segunda boda para el inglés y la tercera para la japonesa, que duró, como entonces prometieron y pese a una separación temporal de un año a mediados de los 70, hasta que "la muerte los separó" el 8 de diciembre de 1980.

Su más de una década de vida en común -su relación había empezado años antes, cuando ambos estaban casados- acabó con el asesinato del músico frente a la casa que compartían en el edificio Dakota de Nueva York, horas después de que Annie Leibowitz tomara una foto suya acurrucado y abrazado a su mujer, desnudo.

La historia de Ono y Lennon, convertido hoy en un icono del siglo XX, se resume en numerosas apariciones públicas, frases célebres y fotografías de desnudos y portadas de discos, reflejo de mucha música, mucho activismo antibelicista y mucha polémica.

En una de esas fotos aparece la pareja vestida de blanco hace cuatro décadas delante del Peñón de Gibraltar -ella de minifalda y sombrero de ala ancha, él con el pelo largo, sus características gafas y chaqueta-, sosteniendo el certificado de matrimonio.

Días después posan en Amsterdam en su archimediática luna de miel de activismo político, el "bed-in for peace" (en la cama por la paz), con cara beatífica, rodeados de flores, con guitarra de por medio y entre letreros de "Hair Peace" y "Bed Peace".

Otra foto, la de la un idílico cielo azul con una nube blanca que eligieron para la portada del primer disco de la Plastic Ono Band, grabado en directo en el festival de Toronto (Canadá) en septiembre de 1969, simboliza para muchos el fin de los Beatles.

Según los biógrafos, Lennon, que llevaba tiempo experimentando al margen del grupo, sobre todo con Yoko Ono, anunció al término de esa gira que dejaba el cuarteto, tras emponzoñarse aún más su relación con Paul McCartney, el otro autor de la mayoría de las canciones.

La fecha oficial del fin de la "Beatlemania", no obstante, ha quedado para el recuerdo en el 10 de abril de 1970, cuando McCartney publicó un disco en solitario.

Las críticas de muchos fans se ceban aún ahora en la culpabilidad de Yoko Ono, mujer, asiática, de alta cuna, "outsider", cantante y artista incomprendida, quien lo resumió en 1996 de esta manera:

"Fui un blanco fácil y una cabeza de turco, escribieron sobre mí de forma poco halagadora, también de John y de mucha gente, pero fue la prensa la que creó la imagen. Era lo fácil, convertir a una mujer en una especie de ser malvado con poderes malignos", explica Ono.

A sus 76 años, Yoko Ono es hoy la viuda más famosa del mundo, además de una artista que sigue experimentando, publica interesantes aportaciones musicales como el disco "I Am a Witch" (Soy una bruja) y auspicia exposiciones y "performances" varias.

Por Tokio, donde nació en 1933 en el seno de una familia de banqueros relacionada con la familia imperial y una estirpe de samurais, regresa al menos una vez al año.

Yoko Ono ha apoyado el Museo John Lennon de Saitama, a las afueras de la capital japonesa, el único centro de esas características que tiene su bendición en el mundo.

"En Japón se sentían felices y andaban tranquilos por las calles como una familia normal", aseguró a Efe el presidente del museo, Junichi Muzusawa.

El centro contiene imágenes de la pareja en sus visitas a Japón, como a Karuizawa, un hermoso enclave de montaña con tradición en los veraneos de la elite burguesa y miembros de la familia imperial.

La suite 128 del exclusivo Hotel Mampei, donde se alojaron entre 1976 y 1979 con su hijo Sean, se mantiene como entonces: una villa de madera con fotos del músico de Liverpool y "la artista famosa más desconocida del mundo", como definió a Yoko Ono a poco de conocerla.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra