Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
ANÁLISIS

En los confines del océano

Actualizada Martes, 17 de marzo de 2009 - 04:00 h.
  • JUAN MANUEL ERREA ES DIRECTOR DE LA ESCUELA NAÚTICA DE NAVARRA Y DE QUINTO REAL NÁUTICA S.L.

E S difícil imaginar cómo pueden sentirse los tripulantes de los barcos que integran la flota de la regata oceánica Volvo Ocean Race (VOR) 2008-2009 transcurrido más de un mes desde el inicio de la 5ª etapa en el puerto chino de Qingdao.

Los cinco veleros que lograron tomar la salida navegan ahora en la aproximación al Cabo de Hornos, más al sur del paralelo 50, en las condiciones extremas de los confines del Océano Pacífico Sur. Es evidente que Life at the extreme, la expresión que acompaña en todo momento a las presentaciones de la VOR, traduciéndolo por "La vida en el límite", no es un lema tópico para la experiencia de los hombres que participan en este singular evento deportivo y humano.

La etapa anterior, la cuarta, entre los puertos de Singapur y Qingdao, supuso una durísima prueba que dejó fuera de combate a tres de los barcos participantes como consecuencia de averías y roturas producidas por la inusitada dureza de los temporales que soportaron en una ruta hasta ahora nunca realizada en una regata oceánica de estas características. 12.500 millas es la enorme distancia que separa los puntos extremos de la etapa actual, cuyo término está previsto en Río de Janeiro en torno al 21 de marzo.

El reducido grupo de cinco veleros "VOR 70", liderados por los equipos escandinavos del Ericsson 3 y el Ericson 4, navega a velocidades medias superiores a los 20 nudos en las condiciones habituales de estas regiones oceánicas, es decir, aguas frías, persistencia de temporales y navegación a rumbos portantes.

En las imágenes y vídeos que llegan vía satélite y que podemos ver en la página oficial http://www.volvooceanrace.org se observan muchas manifestaciones del rigor y la dureza de la competición en un clima extremo. Sin duda, la VOR es una experiencia al límite en varios aspectos, el humano, el material y, desde luego, el intangible, es decir, el que se refiere al milagro de que los veleros y los hombres resistan esfuerzos tan prolongados como temibles.

El único barco español que participa en la etapa actual, el Telefónica Azul, es un ejemplo de ello, ya que desde el principio de esta etapa ha tenido la mala fortuna de encadenar averías complejas que se han solucionado gracias a la pericia indómita de su experimentada tripulación.

Otro de los problemas a los que se enfrentan estos nuevos barcos es consecuencia directa del enorme rendimiento en términos de velocidad que han alcanzado y que implica una navegación violenta y terriblemente húmeda, donde la proa levanta cortinas de agua que barren la cubierta e incluso golpean a los marinos que, habitualmente, tienen que ir amarrados a las llamadas "líneas de vida", que impiden la caída de un hombre por la borda.

En determinadas condiciones, la tripulación del barco necesita equiparse al completo con cascos y viseras de protección, que eviten el riesgo de golpes violentos y protejan al mismo tiempo del impacto lacerante y corrosivo del agua fría en el rostro. Además, la ropa de protección y abrigo tiene que constituir un equipaje personal exiguo para evitar el peso y cumplir la imposible misión de mantener a los hombres secos y suficientemente protegidos.

Para completar el escenario de "la vida en el límite" hay que mencionar la precariedad en la que los hombres intentan descansar o dormir en cortos intervalos de tiempo, dado que todo el barco es una caja de resonancia para el ruido producido por el agua, por los esfuerzos del casco y de la jarcia, así como por los constantes movimientos de la maniobra en cubierta.

Con el paso del cabo de Hornos, tras más de un mes de navegación vertiginosa y radical, los fatigados y exhaustos navegantes de la VOR soñarán despiertos con el calor y con la luz deslumbrante de la costa brasileña. Pero cuando lleguen tendrán que revivir y curar sus heridas, las del cuerpo y las del espíritu, para volver a ser, sólo en parte, lo que antes de la VOR un día fueron.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra