Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
INTERNACIONAL

Un menor mata a tiros a 15 personas en su antiguo instituto al sur de Alemania

Tras huir en un coche robado, hirió a dos policías y se disparó después de ser herido en una pierna por un agente

Actualizada Jueves, 12 de marzo de 2009 - 04:00 h.
  • ENRIQUE MÜLLER . COLPISA. BERLÍN .

Alemania volvió a vivir ayer un drama sangriento, que solo parecía estar reservado a Estados Unidos, cuando Tim Kretschmer, un joven de 17 años vestido con un traje militar de camuflaje negro, ingresó en su ex colegio ubicado en la localidad de Winnenden, en el sur de Alemania, se dirigió a tres aulas y comenzó a disparar de forma indiscriminada.

El balance trágico de la nueva matanza escolar que estremeció al país habla por sí solo. Nueve alumnos, de entre 14 y 15 años, murieron en el acto, tres maestras también sucumbieron a los balazos disparados por el joven asesino en el interior del colegio, ocho alumnas resultaron heridas y un adulto murió cuando el joven huyó del edificio.

Después de recorrer 40 kilómetros en un coche robado, el joven abandonó el vehículo en un estacionamiento de una concesionaria de Wolkswagen, donde mató a una dependienta y a un cliente. La matanza escolar culminó con otro drama humano, que tuvo lugar en la localidad de Wendlinger. Al verse acorralado por la policía, el joven asesino optó por quitarse la vida con la misma arma.

La bucólica vida de Winnenden, una pequeña ciudad ubicada a solo 20 kilómetros al sureste de Stuttgart y habitada por 25.000 personas, quedó hecha trizas a las 9.30 horas de ayer. A esa hora, y cuando unos 600 alumnos del colegio Albertville, un instituto de enseñanza media, estaban recluidos en las aulas, Tim Krestchmer llegó a su ex escuela para llevar a cabo una masacre.

Pánico en las aulas

En pocos minutos, el joven disparó a diestro y siniestro contra los alumnos y sus maestras y dejó varios heridos. Una joven de 16 años murió pocas horas después en un hospital. La policía de la localidad recibió la primera llamada de auxilio a las 9.33 horas, pero cuando varios vehículos repletos de agentes llegaron al establecimiento escolar, el asesino ya había abandonado el edificio.

La matanza escolar movilizó a más de 1.000 agentes que pusieron en marcha una desesperada acción para descubrir el paradero del joven de 17 años. La escuela fue inmediatamente evacuada y la policía acordonó el centro histórico de la ciudad ante la sospecha de que el autor de la masacre hubiera huido en esa dirección. Al mismo tiempo, alertó por la radio local a todos los automovilistas que circulaban por las cercanías para que evitaran subir a sus coches a un autoestopista vestido con traje de camuflaje de color negro.

Pero Tim Kretschner, armado con una pistola Beretta que sacó del arsenal legal de su padre, tenía otros planes. Después de matar a un transeúnte en las cercanías de un hospital psiquiátrico, el joven detuvo a un automóvil, expulsó al conductor y huyó en dirección a Wendlinger hasta llegar a la concesionaria de Volkswagen. Poco después del mediodía, la población de Wendlingen fue testigo de un tiroteo sacado de una película de Hollywood.

Después de matar a la dependienta y al cliente, el joven se enfrentó a la policía, hirió a dos agentes de gravedad y después de ser herido en una pierna se suicidó.

La matanza de Winnenden despertó en la memoria colectiva de la nación una masacre similar que ocurrió en abril de 2002 en Erfurt, cuando un joven de 19 años, vestido también de negro y armado con una pistola y un rifle, irrumpió en su antiguo colegio, de donde había sido expulsado, mató a 17 personas antes de dispararse un balazo en la cabeza. Pero a diferencia de la tragedia de Winnenden, el asesino de Erfurt había llevado a cabo la matanza para vengarse de los maestros. La dirección del instituto, antes de expulsarlo, le había impedido en dos ocasiones acceder a los exámenes de bachillerato.

Un arsenal en casa

Las autoridades aún desconocen los motivos que impulsaron a Tim Kretschner a llevar a cabo la matanza, pero revelaron que su padre es un rico empresario y socio de un club de tiro. Durante un registro realizado en la casa paterna, la policía constató que el padre poseía una licencia para poseer armas de fuego. En total, el empresario tenía 16 armas de fuego, pero una de ellas faltaba: la pistola Beretta.

Después de conocerse la dimensión de la tragedia, varios canales de televisión interrumpieron su programación habitual, la canciller Angela Merkel expresó su "más profunda consternación" y envió sus condolencias a los familiares de las víctimas, lo mismo que el presidente del país Horst Köhler y el jefe del gobierno regional de Baden Württemberg, Günther Öttingen.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Un grupo de adolescentes coloca flores y velas junto a la escuela. AFP


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra