Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CULTURA Y SOCIEDAD

Eluana Englaro morirá en Udine

El padre de Eluana asegura que su hija murió en el año 1992, cuando sufrió un accidente de tráfico

Actualizada Miércoles, 4 de febrero de 2009 - 04:00 h.
  • ÍÑIGO DOMÍNGUEZ . COLPISA. ROMA .

El grave dilema, cada vez más frecuente para muchas familias y médicos por los adelantos técnicos, de dilucidar dónde termina la vida y empieza la muerte tiene estos días un nombre, Eluana Englaro. El calvario clínico de esta italiana de 38 años, en estado vegetal desde 1992, y el judicial de su padre, que pedía desde entonces a los tribunales el permiso para dejarla morir, puede haber comenzado su recta final y lleva el debate a su punto máximo.

Con una sentencia del Tribunal Supremo italiano a su favor, el padre de Eluana la trasladó este martes en una ambulancia a una clínica de Udine, en el nordeste, que está dispuesta a aplicar la ley. Se ha ofrecido tras la renuncia de otro centro, hace dos semanas, debido a la amenaza de cierre del Gobierno, que está en contra de la decisión judicial. El viernes dejarán de alimentarla e hidratarla, con una terapia paralela de sedantes, hasta que muera de paro cardiaco. Tardará en hacerlo entre quince días o un mes, aunque el equipo médico asegura que no sufrirá. Frente a la presión de quienes abogan por incumplir la sentencia del Supremo, al final ha acogido a Eluana Englaro el complejo La Quiete, una residencia de ancianos de régimen autónomo y con asistencia médica concertada.

El alcalde de Udine, Furio Honsell, que apoya a la familia Englaro, se ha movido para darles acogida. «Considero importante que Udine pueda dar una respuesta justa y civilizada a este caso humano», ha explicado. El consejo de administración del centro decidió por cuatro votos contra tres aceptar la paciente. Un grupo de quince médicos y enfermeros voluntarios se ha constituido en una asociación para poner fin a la vida de Eluana y se encargará de la asistencia, trámite que ha permitido saltar la burocracia y los impedimentos del ministerio de Sanidad. Han depositado ante las autoridades un informe detallado del protocolo que seguirán, para evitar posibles denuncias de eutanasia. Un guardia jurado vigila desde este martes la puerta de la habitación de Eluana.

Según el médico que dirige el equipo, Amato De Monte, Eluana no sufrirá «porque murió hace 17 años». Su cerebro, explica, está muy dañado y no puede experimentar hambre, sed ni dolor. De Monte se confesó «devastado» por este asunto «como hombre, como padre, como médico y como ciudadano».

Tras hacer el viaje en ambulancia con Eluana aseguró que ha quedado impactado por la distancia entre la joven que conoce la opinión pública a través de sus fotos, captadas en su juventud, y la persona que se encontró delante. No obstante, este martes se oyeron opiniones distintas. El doctor Giuliano Dolce, experto en estos casos de prestigio internacional, aseguró que «el sufrimiento físico está probado en estos pacientes» y recordó «el largo viaje de Terry Schiavo», la paciente estadounidense que protagonizó un caso similar en 2005.

El traslado de Eluana desde la clínica de Lecco, en el noroeste, donde ha permanecido ingresada estos 17 años, reabrió el lunes por la noche un nuevo capítulo del enconado debate sobre su caso. En la puerta aguardaba bajo la lluvia un pequeño grupo de activistas con pancartas contra la eutanasia y estilo visceral. «Sólo los asesinos y los ladrones actúan de noche», decía una de ellas. Algunos se arrojaron contra la ambulancia para impedirle el paso.

El padre de Eluana, Beppe Englaro, se limitó a guardar silencio en su coche. En su opinión, su hija murió en accidente de coche el 18 de enero de 1992, pero el proceso natural se interrumpió «con protocolos de reanimación obligatorios y no deseados». Según ha argumentado, hasta que el Supremo le ha dado la razón, su hija había manifestado en vida que si algún día se veía en una situación como la actual no deseaba vivir.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Un hombre intenta evitar que la ambulancia que trasladaba a Eluana Englaro entre en la residencia. EFE

Eluana Englaro. REUTERS


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra