Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
LA IMAGINACIÓN AL FOGÓN CAIUS APICIUS

El método Castaño

La centolla, que requiere un cierto trabajo, es uno de los mariscos preferidos

Actualizada Martes, 3 de febrero de 2009 - 04:00 h.

A UNQUE el gran escritor ampurdanés Josep Pla pensaba que el grado de entusiasmo que suscita un determinado manjar es inversamente proporcional a la dificultad de su manejo, lo cierto es que la centolla, que requiere un cierto trabajo para disfrutar de ella, es uno de los mariscos preferidos por los consumidores.

Entendámonos: despiezar y extraer las carnes de una centolla no requiere pelearse con ella, como poco menos que exige el santiaguiño; ni siquiera precisa de las tres "pes" -paciencia, práctica y perseverancia- que hacen falta para saborear una nécora; pero un poco de trabajo sí que da, sobre todo a los menos habituados.

Uno, en su cada vez más larga carrera de contador de cosas de éstas, ha comido muchas centollas, y ha visto comer bastantes más. Para mí, como buen gallego, la forma perfecta es hacerlo un rato después de haberla cocido, partiendo del ejemplar vivo, en abundante agua con sal, sin laureles ni otro tipo de añadidos.

Hay que dejar que se entibie, porque a los gallegos el marisco nos gusta aún tibio -la palabra gallega es "morno"- y sin que jamás haya pasado por el frigorífico. La excepción son los percebes, que han de ir del fuego a la mesa.

Hay gente, especialmente en Madrid que gusta de desmenuzar partes de la centolla y echarlas en su caparazón para mezclarlas con las materias semilíquidas o claramente líquidas que contiene aquél. Muchos de éstos ponen, además, en el caparazón un chorrito de vino blanco. No lo apruebo, ni aunque se tratase del vino que parece nacido para la centolla, que es el albariño de las Rías Baixas.

Esto viene siendo una copia en crudo de lo que tanta gente llama "changurro", tal vez por desconocer que la voz vascuence "txangurro" es la que sirve para nombrar tanto a la centolla como al buey de mar; la preparación de las carnes y jugos de esos crustáceos, con más cosas, al horno, en su caparazón, debería llamarse "txangurro al horno" o "a la donostiarra".

Hace años, el añorado "Currito" discutía con un amigo guipuzcoano en su restaurante de la Casa de Campo madrileña, y le decía que en Guipúzcoa metían al horno los changurros "porque los pescáis al arrastre y llegan muertos a tierra, y algo hay que hacer con ellos", mientras que vizcaínos y gallegos, decía "Currito", las pescan con nasa y las llevan vivas a la cocina para cocerlas, que es como están buenas de verdad.

Hasta ahora, yo procedía así: lo primero, tirarle un viaje al contenido del caparazón, que es donde está la clave de la centolla; luego, empezaba con las patas, que iba alternando con la carne dificultosamente extraída de sus celdillas interiores. Muy rico, pero trabajoso.

Hasta que, el otro día... Había recibido en casa dos hermosos ejemplares de centolla, dos hembras procedentes de Cambados que llegaron vivitas y no coleaban porque la centolla no tiene cola. Esa tarde fuimos a casa de nuestros amigos Pepe Domingo Castaño y Tere, y hablando de mariscos salieron las centollas recibidas.

Un inciso: diga lo que diga el Diccionario, para un gallego no hay "centollos". Hay centollas hembras y centollas machos, pero para ninguno una centolla es, como dice el Diccionario "femenino de centollo". Pues no.

Volvamos a las nuestras. Se decidió por unanimidad enviar un destacamento a mi casa en busca de ambos ejemplares. Tere los coció sabiamente, esperamos a que se atemperaran y la propia Tere abrió las centollas con una práctica envidiable. Pepe Domingo, con la misma facilidad con que versifica en "El Larguero", abrió un Viña Mein, que es un Ribeiro espléndido, y empezamos la fiesta.

Yo me fijé en seguida en que Pepe no procedía como los demás. Iba extrayendo con mucha paciencia las blanquísimas carnes ocultas entre las celdillas, las colocaba a un lado de su plato y, cuando juzgaba que el tamaño del bocado merecía la pena, con una cucharilla les añadía parte del delicioso contenido del caparazón; luego, se comía la mezcla resultante con toda tranquilidad y evidente placer. Un sabio, Pepe Domingo, que para eso es de Padrón.

Me pareció una forma excelente de comerse una centolla, porque no sólo reúne en un bocado los mejores sabores del crustáceo, sino que, además, durante su preparación fomenta la secreción de saliva y otros jugos digestivos; vamos, que se le hace a uno la boca agua y va adelantando las sensaciones que está a punto de disfrutar. Pepe Domingo hizo, con su parte, una perfecta "mise en place", un necesario trabajo previo... para un ininterrumpido disfrute inmediato. Me apunto, en lo sucesivo. Y es que, del que sabe, lo mejor que se puede hacer es... tomar ejemplo.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra