x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
EL BLOC J.M. ESPARZA

Querer no significa poder

Un gol a los tres minutos, un penalti a favor, contra nueve, con apoyo de 19.000 gargantas ... y las botas pesaron más

Actualizada Lunes, 2 de febrero de 2009 - 04:00 h.

E N condiciones normales podría asegurarse que ni a Fernando VII se las ponían como a Osasuna, que marca en el tercer minuto, juega contra dos menos, a favor de ambiente, con la connivencia arbitral, un penalti de regaliz ... y a pesar de todo acaba pidiendo la hora, mirando al reloj cada segundo de los casi siete minutos que alargó Bernardino González Vázquez.

Además, el Mallorca ha destacado toda la primera vuelta por su fragilidad anímica. Todo gol encajado le ha hundido irremediablemente. Venía de coger aire en la Copa, pero aún así, la cara de Arango tras encajar el gol no engañaba: el 1-0 les rompió las entrañas. Y de hecho así fue, valió hasta el final y no supieron remontarlo, u Osasuna supo aguantarlo, pero no se trataba de eso. El partido reunía todas las condiciones para firmar un resultado de escándalo. Pero querer no siempre es poder.

Las piernas, los nervios, el peso de la tabla clasificatoria o la presión ambiental se vuelven en contra. Las botas cargan plomo, la cabeza se espesa, el corazón se encoge y, en definitiva, la maquinaria funcionaba tarde y mal, descompasada, sin ritmo. Al cuarto de hora de partido, los rojillos pensaron que podían ganar el órdago y quedaron atenazados, con los músculos entumecidos, a merced de las circunstancias. Querían, pero no podían.

Sin embargo, el Mallorca, con nueve, casi puede. Vinieron con menos presión, porque ya contaban con la derrota antes de salir al campo. Para sembrar la inquietud les bastó con ocupar los sitios que Osasuna les dejaba en el césped, guardar la posición con un mínimo de orden para encontrarse de cara con todos los balones. Afortunadamente, tampoco están para tirar cohetes, y no dieron para más.

Un gol temprano siempre marca un partido, y el de ayer no fue una excepción. La pena es que Osasuna no supo aprovecharlo para matar el marcador y vivió el resto del tiempo dentro de una agonía innecesaria, que en condiciones normales nunca jamás hubiera sucedido. Pero mandó el ser o no ser que dilucida cada minuto, y la seguirá mandando hasta el final de temporada.

Vivir en el filo de la navaja no deja más opciones. No permite buscar fútbol, ni marcadores claros, ni la mínima vistosidad en el juego. Sólo importa ganar, sumar los tres puntos en cada cita hasta el final de Mayo, sea de forma agónica, como ayer, o con una mínima holgura, algo que no preludia precisamente la próxima cita ante el Valencia. Otro partido de los de vida o muerte. Ganar dejaría ver la salida del túnel, pero perder ... Ni pensar.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual