Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

La presidenta de la Academia de Cine anima a "pelear por no perder la fe en el futuro"

La pasarela de los premios, con goteras

Actualizada Domingo, 1 de febrero de 2009 - 22:43 h.
  • AGENCIAS. Madrid

En tiempos de crisis, hay que construir historias hermosas para que el público sueñe y se olvide por un rato de las dificultades del día a día. Al menos esa fue la receta que dio Angeles González-Sinde , presidenta de la Academia de Cine, en el discurso de la XXIII edición de los Goya, ceremonia en la que recordó a dos "grandes genios" de la cinematografía patria, a los desaparecidos Rafael Azcona y Fernando Fernán Gómez. Y es que, el mordaz guionista y el director, guionista, actor, escritor y académico "demostraron que se puede hacer de la precariedad virtud y del retrato de nuestras dificultades las mejores comedias y los más emocionantes dramas. Pero ante todo nos enseñaron que hay que seguir peleando", destacó.

La máxima responsable de la institución que promueve estos 'Oscar nacionales' no olvidó que corren tiempos difíciles "para todos" y hay que echar mano "de grandes dosis de voluntad, esfuerzo e imaginación". Tiempos en los que el cine juega con una ventaja, la de estar más acostumbrados a la crisis. "Al parecer , siempre hemos estado en crisis", dijo la directora y guionista madrileña, que miró hacía atrás para poner ejemplos a sus palabras. Así, indicó que estábamos en crisis en los sesenta, cuando Rafael Azcona y Luis García Berlanga estrenaron 'Plácido' y fueron candidatos al Oscar; a finales de los setenta cuando 'La escopeta nacional'; a mediados de los ochenta con 'La vaquilla'; y al 93, año en que 'Belle Epoque' ganó el Oscar.

En la que fue su tercera ceremonia como presidenta de la institución, González-Sinde declaró que no queda otra que "pelear para que las descargas ilegales no nos hagan desaparecer, para que nuestros administradores comprendan que en el negocio de la red no pueden ganar sólo las operadores de adsl, mientrs quienes proporcionamos los contenidos, perdemos. Hay que seguir peleando para fomentar la venta y alquiler de películas para Internet de manera justa, cómoda y ventajosa para el usuario. Hay miles de puestos de trabajo en juego. Pero, sobre todo, pelear para no perder la fe en el futuro", expresó.

La presidenta y también aspirante a tres trofeos por 'Una palabra tuya' -guión adaptado y actriz y actor revelación-, animó " a pelear para no perder la fe en el futuro" a la familia del cine español, cuya baza es "compartir emociones, inventar y construir historias para que el público sueñe y se olvide por un rato de las dificultades de la vida cotidiana, y, quizá, a través de las emociones sentidas, intuya algunas soluciones o al menos comprenda que no estamos tan solos", apostilló.

Y desde la Academia invitó a los profesionales de nuestro cine "a confiar en el poder de nuestro trabajo, a que continúen creando las historias más hermosas, sin miedo, sin límites", y, tras agradecer a los espectadores, "nuestros cómplices", que estuvieran siempre ahí, les prometió "poner todo nuestro esfuerzo colectivo por hacerles la vida un poco mejor como antes hicieron nuestros maestros".

Cine y moda, pasados por agua

El mal tiempo es fiel aliado de los Goya, que esta vez estuvieron pasados por agua. Al helador frío se sumó el agua que se filtró en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid, cuya entrada quedó deslucida por la intensa lluvia en el exterior y el goterón que caía junto enfrente de la tribuna de los fotógrafos -una de las cámaras de TVE se tuvo que proteger con un plástico-.

Los que hicieron el 'agosto' fueron los que vendían a la puerta pequeños taburetes a diez euros para que los reporteros gráficos tuvieran mejor perspectiva de las estrellas.

González-Sinde pronunció estas palabras cuando la casi totalidad de los actores, directores guionistas y productores,

de nuestro cinematografía -como era previsible ni Almodóvar ni Garci fueron a la gala, a la que este año también faltó Amenábar- estaba sentada en el patio de butacas.

Sonrientes y felices, los del cine, veteranos y jóvenes, se pusieron sus mejores galas parar arropar a los nominados. La que es la manifestación más lúdica y llamativa de la Academia se convirtió en una ecléctica y colorida pasarela en la que brillaron con luz propia una espectacular Penélope Cruz enfundada en un Chanel de encaje negro y el atractivo portoriqueño Benicio del Toro, también de negro y pañuelo al cuello. Del Toro declaró que sería un honor recibir el Goya al mejor actor por 'Che, argentino' "porque sería la primera vez que vendría de un país de habla hispana, mi legua materna".

Acostumbrados a pisar las alfombras rojas por todo el mundo, los nominados Cruz -este lunes vuela a Los Angeles porque tiene el almuerzo de los nominados a los Oscar- y Del Toro compartieron flashes con Belén Rueda -un elegante diseño blanco Carolina Herrera-, Paz Vega -un Hanibal Laguna rosa palo que dejaba patente su embarazo-, la guapisíma Mar Saura -lució palmito en un Versace champán-, Carmen Elías -muy guapa en un malva Cortana-, Aitana Sánchez Gijón -Oscar de la Renta-, Goya Toledo -impecable en un Dior bronce-, Mónica Molina -guapísima con un vestido blanco con pedrería de Azzaro-, Ariadna Gil -corsé rosa empolvado con una falda plisada negra creación de David Delfín- y Chus Gutiérrez, que no acertó con la túnica humo que escogió para la ocasión.

Dominaron el negro, el blanco y el malva, pero se dio toda la paleta de colores en el paseillo, incluso el 'maldito' amarillo que lució la acompañante de José Corbacho, que se atrevió con un traje malva. Corbacho, el antecesor de Carmen Machi en la presentación de esta entrega de premios, fue el más atrevido de los hombres, muchos con pajarita y siempre más austeros que sus compañeras con sus escotadísimos y llamativos diseños, muchos de ellos 'made in Spain' para cumplir con la cuota de la moda española.

Cine y moda fueron de la moda en la alfombra verde -el color es una cuestión de patrocinio- desfilaron en la noche del cine doméstico, en la que el Goya de Honor, Jesús Franco, no venía con discurso "porque eso se lo dejo a los políticos", dijo. Y hablando de políticos, el ministro de Cultura, César Antonio Molina, auguró una gala "brillante que ayudará a la difusión del cine español y será el inicio para otro gran año de nuestro cine", apostilló.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra