Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CRÓNICAS DE ASFALTO | FRANCISCO JAVIER ZUDAIRE

La almeja china y sus colegas

Algunos creyeron que con las plagas de Egipto se había dado carpetazo al asunto, pero las calamidades son contumaces y no dejan de emerger. Aquí se han reunido tres para su análisis. Científico, desde luego.

Actualizada Domingo, 1 de febrero de 2009 - 04:00 h.
  • OPINION@DIARIODENAVARRA.ES

E L trío de maldiciones del nuevo milenio tiene en común que llega del Este, en menor o mayor lejanía, desde Rusia hasta China y Korea. Hablamos del mosquito tigre, el mejillón cebra y la almeja china.

Las tres especies son consideradas auténticas plagas del XXI, a las que debería añadirse la más importante, la que todos callan, el eurotimo, un depredador de costa y monte que agujereó los bolsillos hasta multiplicarnos la miseria. Del mosquito tigre sabemos que, en lugar de picar como los puñeteros tábanos -los tábanos de toda la vida-, incluidos, se supone, en el Amejoramiento y la Paccionada, éstos muerden. Eso da una idea de qué tipejos son estos insectos, que se mueven con actitud caníbal. Mala gente son, porque no transmiten enfermedades, sólo procuran el daño por el daño, es decir, lo hacen por joder. Sin más. Y eso es intrínsecamente malo. Personalmente, los aborrezco sin conocerlos. Tampoco conocí al capitán general de la Sexta Región Militar, cuando hice la mili, y le cogí ojeriza. Si lo piensan, es normal asquearse de algo que no se conoce. Más diré: si se conoce, ¿dónde está el mérito? Sigamos: el mosquito tigreviene de Asia, se reproduce con el macho ocupado en la tarea de fecundar los huevos de la hembra, y lo hace donde existen pequeñas cantidades de agua, de manera que tampoco hacen falta trasvases del Ebro para multiplicar la especie. Le gustan los lugares sombreados y se apaña bien en jarras, cubos, floreros y otros objetos que contengan H2O. Tal vez le baste un whisky chiringuito, de ésos que amenazan las reservas hídricas. Es un mosquito totalmente urbano, pero eso es lógico: si no hay humanos a los que morder, ¿qué va a hacer?, ¿acudir a la semana del pincho?

El mejillón cebra es otra cosa. Si no fuera por los destrozos causados en las conducciones y el daño infligido al equilibrio del ecosistema, sería cosa de risa, una utopía animal, una alusión cómica a los chistes de Eugenio, un híbrido imposible en el que, como cruce, cabría si acaso el perro lobo(madre loba y padre perro), pero nunca serían posibles derivados del roce hasta dar con el oso hormiguero o, en nuestro caso, el producto del amor entre un mejillón y una cebra.

De toda la plaga, el más estudiado es el mejillón cebra. En el asunto de la reproducción, los machos adultos expulsan en el agua esperma que alcanzará a los huevos proyectados por las hembras, o sea, una orgía de aquapark, de lanzamientos sui géneris que no se ven ni en las fiestas de los pueblos con sus azadas, txapelas y huesos de cerezas. Menos mal que este método reproductivo no es el humano, porque sería impresionante ver cómo acabarían las piscinas municipales, bastante perjudicadas ya con otras emisiones inconfesables de general conocimiento. Las hembras se hallan en edad de merecer en su segundo año de vida, coincidiendo con la primavera o el verano, en función de la temperatura a la que se encuentre el agua. Y los expertos aseguran que son capaces de producir 40.000 huevos durante el ciclo reproductivo. La verdad es que cuesta creerse algunas ciencias, porque ¿quién es el gilipollas que va detrás de los mejillones cebra contándoles los huevos? Afirman los sabios que un mejillón cebra puede producir hasta un millón de descendientes al año. Y, créanlo, eso es mostrar una paridad muy por encima, incluso, de Bancos y Cajas, que abre uno y al otro día está el mundo repleto de sucursales de la casa madre y del interés padre. A diferencia de nosotros, que finiquitamos sin enterarnos demasiado, éstos alcanzan la madurez sexual en el primer año. En esto son mucho más linces que mejillones.

La almeja. En el aspecto exterior, la almeja china no es tan distinta de la -digamos, por decir-, la almeja de siempre, la chirla secular (milímetros más o menos). Todo sea por la multiculturalidad de pescadería, pero una almeja china y otra de aquí parecen hermanas. ¿Entonces, cómo distinguirlas? Ni idea, será por el idioma. No todos la ven como plaga, sino que les parece bien ese remedo de refrán aplicado a la coyuntura: Más vale almeja en mano que ciento volando. A quien me lo dijo, repliqué que las almejas no vuelan, y no vean cómo se puso. Hasta citó a Iberia y Air China, él sabrá. Ubican a esta almeja asiática en la Cuenca del Ebro, pero alguna se ha visto -aseguró mi amigo el pastor- en la Cuenca de Pamplona, donde a la fauna autóctona se van sumando otras alóctonas, y ahora mismo vamos camino de convertirnos en una gran marisquería. Global. Sólo las de aguas transparentes, advierten, pueden comerse. O sea, las limpias; o sea, como todas, añado yo. ¿Qué más se puede decir de ella? Hombre, decir, decir... se podría, pero no me complicaré la vida, se cae fácilmente en lo políticamente incorrecto.

Y otra cosa: hay bivalvos que vienen provocando, ¿me explico?

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Gráfico de una almeja armada con una espada.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra