Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
MÚSICA | FERNANDO PÉREZ OLLO

Velada amable

Actualizada Viernes, 30 de enero de 2009 - 04:00 h.

D ENOSTAR la figura musical de Camille Saint-Saëns dentro de un siglo XIX que declina y un XX que eclosiona en audacias musicales de corte radical, es una tarea tan tópica como estéril", decían anteayer las notas del programa. Cierto y objetivo. No tiene demasiado sentido. Es como manifestarse contra el cierzo. Pero tampoco lo tiene hacerlo a favor.

Y además, los juicios musicales delatan con frecuencia ingredientes ajenos a la música misma, con frecuencia más juzgada que conocida y frecuentada.

Hace veinte años dos franceses -uno, de apellido hispano- repasaron la producción universal para piano y orquesta y afirmaron de entrada, en el capítulo de Saint-Saëns, que la obra de éste "es quizá la más bella que un compositor ha escrito nunca (...) de una maestría incomparable". Y, si bien reconocen que la tendencia actual "practica un barrido sistemático" de esos conciertos del autor francés para piano, sostienen que tales creaciones acreditan "una riqueza inventiva que casi rebasa su comprensión". Para calibrar la validez de tal aserto conviene cotejarlo con la consideración mínima, por no decir insultante, que dispensan a Beethoven, Brahms y Mozart o, por otro lado, la exaltación de Sgambati, Mac Dowell y Massenet. Es verdad que también ensalzan "Noches en los jardines de España" de Falla como una de las mejores partituras impresionistas, pero les condiciona demasiado el paisanaje. Con Saint-Saëns, desde luego, sin asomo de duda.

Anteayer, quizá más de un filarmónico descubrió el segundo de los conciertos de Saint-Saëns para piano, el más cuajado del autor -Rubinstein lo hizo mucho-, especialmente en el primer movimiento, aunque el presto final parezca "el más frenético de toda la música" (sic en los dos autores franceses aludidos). El andante inicial trabaja un tema principal bello -aunque tal vez ni uno de los oyentes consiga recordarlo- y alterna secciones lentas y rápidas. El solista hizo una versión fulgurante en el presto, limpia en la articulación y en el toque perlado, con algunos fallos, pero no logró mantener la tensión del tiempo central ni lució un sonido inolvidable. Digamos que no traicionó a Saint-Saëns, si entendemos que ese concierto es un ejemplo de "elegantísima seducción, de superficialidad sublimada".

Abrió la velada la "Incompleta" de Schubert. La orquesta checa -12, 10, 8, 8 y 6 en la cuerda-brindó una sonoridad equilibrada, algo mate, en claroscuro, no siempre dulce y aterciopelada, con amplitud de canto lírico, sereno hasta el culmen del segundo tiempo. Lectura correcta, aliviada de cualquier sensación misteriosa y también de la angustia y dolor que suelen macerar no pocas versiones de esta sinfonía, con algún pasaje manifiestamente mejorable en los arcos graves.

Seguramente es inevitable que una orquesta de Praga traiga algo de Dvorák en las maletas. La Quinta es obra muy desigual, que plantea problemas entre la generosidad bucólica -que se presta a lecturas rítmicas intempestivas-, poco personal, y la consistencia expresiva del último movimiento, el más cuajado de la obra, aunque puede caer en el exceso de los metales. Anteayer sucedió en buena parte. Versión más externa que emocionante. Quizás deba ser así en todo caso.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Vladimir Valek, al frente de la Sinfónica de la Radio de Praga, anteayer en la Filarmónica. JAVIER SESMA


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra