Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CULTURA Y SOCIEDAD

Muere John Updike, azote de la clase media

El escritor norteamericano, autor de la serie "Conejo" o de "Las brujas de Eastwick" era uno de los nombres que sonaban cada año como candidato al Nobel de Literatura.

Actualizada Miércoles, 28 de enero de 2009 - 04:00 h.
  • NADA WEIGELT . NUEVA YORK.

ES una suerte que John Updike sufriera problemas de niño. Su psoriasis le impidió ejercer cualquier profesión "que requiriera una buena presencia: empresario, maestro, banquero o estrella de cine", comentó después. Además, tartamudeaba, por lo que su madre le insistía en que escribiera. Y así Updike se convirtió en escritor, uno de los más brillantes y exitosos de la literatura estadounidense contemporánea. Ayer murió a los 76 años debido a un cáncer de pulmón.

Desde hace años era mencionado como uno de los candidatos al Premio Nobel. Sin embargo, Updike ya no creía en poder ganarlo. "Cuando se menciona a un autor año tras año, su nombre ya no genera más que bostezos", afirmó alguna vez.

El famoso crítico literario alemán Marcel Reich-Ranicki incluso señaló en 1992, no sin ironía, que antes de premiar a Updike la Academia Real Sueca seguro iba a "encontrar antes a alguien de Sudán".

Tras la fachada

En sus más de veinte novelas, Updike creó un retrato magistral de la clase media estadounidense. Satírico pero nunca malicioso descubrió sus pequeñas y grandes mentiras vitales y echó un vistazo detrás de la fachada. Amor y pasión, infidelidad y traición, sexo y adulterio fueron los temas que le interesaron y que relató con una capacidad de observación inimitable.

Sobre todo el personaje de Harry Angstrom de la tetralogía sobre el Conejo se convirtió en clave. Desde la primera novela, Corre, Conejo (1960), hasta el cuarto tomo, Conejo en paz (1991), y el libro adicional Conejo en el recuerdo y otras historias (2000), creó un amplio retrato costumbrista de Estados Unidos.

Con amor por el detalle, también y justamente en asuntos de sexo, Updike mostró en ellos el desarrollo de la sociedad desde fines de los años 50 hasta casi el cambio de siglo.

El héroe, un ex astro de baloncesto, que por su torpeza similar a los conejos es apodado Rabbit (Conejo), intenta una y otra vez huir de la estrechez pequeñoburguesa de su existencia familiar y profesional, y fracasa estrepitosamente en todas las ocasiones.

Updike se esforzó poco en distinguir entre sí mismo y sus personajes. Una y otra vez sus historias fueron parte de su propia vida.

Y en sus memorias, A conciencia (1989), fue sinceramente despiadado en cuanto a la información que dio sobre sí mismo: sobre la infancia pobre en el estado norteamericano de Pennsylvania, la relación de sus padres y sus enfermedades.

Desde entonces, los temas estaban claros para este experto en relaciones. También su propio primer matrimonio fracasó a pesar de cuatro hijos. Su segunda esposa trajo tres hijos propios al matrimonio.

En un principio, John Hoyer Updike quería ser caricaturista en Oxford tras terminar sus estudios en la Universidad de Harvard. Pero pronto encontró trabajo en la prestigiosa revista The New Yorker. Ya a los 25 años, se independizó y comenzó a vivir del trabajo de escritor. Su gran éxito lo consiguió con su novela Parejas, que en 1968 desató un escándalo en Estados Unidos. El puritano país se indignó por su permisiva sátira, en la que casi todos los personajes tienen algo con todos. Pero críticos y lectores quedaron entusiasmados.

Cada uno o dos años, el escritor presentaba a partir de entonces una nueva novela: desde Henry Bech (1970) pasando por Las brujas de Eastwick (1984), llevada al cine, hasta la elogiada historia familiar La belleza de los lirios (1996). Con Brasil (1994) o Terrorista (2006) también hubo algunos libros que dividieron a la crítica, pero entre el público mantuvo el éxito. Una especie de retrospectiva de su vida es lo que Updike ofreció en Villages (2004), casi un legado.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

John Updike murió ayer en Nueva York. REUTERS


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra