Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
TIERRAESTELLA

Dicastillo celebra el centenario del padre Jenaro

En la localidad se vive con ilusión el proceso abierto en Roma para beatificar al religioso agustino recoleto

Actualizada Jueves, 22 de enero de 2009 - 04:00 h.
  • JOSÉ DE ASTERÍA . DICASTILLO

El 13 de junio del año pasado, la iglesia inició en Roma el proceso de beatificación del agustino recoleto de Dicastillo, Jenaro Fernández Echeverría (19 de enero de 1909- de julio de 1972), que se vive con ilusión en la localidad natal del religioso donde viven sus sobrinos. Precisamente la familia, junto a vecinos y la congregación agustina, celebró este domingo una misa en su honor para conmemorar el centenario de su nacimiento.

Al acto religioso acudieron tres padres principales de provincias, Miguel Ángel Hernández Domínguez (que además ofició la eucaristía), José Ramón Pérez Saenz y Alfonso Lorda Iñarra, acompañados de numerosos agustinos llegados desde Guadalajara, Granada, Burgos, Madrid, Badajoz además de las localidades navarras de Monteagudo, Pamplona y Marcilla. También estaban sus sobrinos Joaquín, Javier, Mari Asun, Cándida, José María y Pedro Fernández Arguiñano. De la parte cantada de la misa se ocupó el coro parroquial dirigido por Enrique Arellano Chocarro.

"El santico"

Jenaro Fernández Echeverría nació en el seno de una familia de agricultores compuesta de ocho hermanos, cuatro de los cuales se dedicaron a la vida religiosa. A punto de cumplir los 14 años, ingresó en el colegio apostólico de los agustinos recoletos en Ágreda (Soria), de donde pasó a Madrid para cursar el noviciado.

El 15 de octubre de 1925 tomó los votos y emitió la profesión solemne el 20 de enero de 1930 en Monachil (Granada), donde estudió Teología. Más tarde se doctoraría en Derecho Canónico en la Universidad Pontificia Gregoriana, en la que recibió la medalla de oro. Su vida la dedicó a la investigación histórico-canónica al servicio de los agustinos, además de escribir numerosas obras religiosas. En 1972, falleció en Roma en accidente de moto.

El domingo, el párroco de Dicastillo remarcaba que Jenaro Fernández había dejado huella en su localidad natal. "Aunque no sea muy conocido en Navarra, en Dicastillo lo recuerdan como un hombre bueno de los de verdad. Tanto es así que aquí le llamaba "el santico"", decía Enrique Arellano.

Por su parte, Joaquín Fernández Arguiñano, sobrino segundo del religioso, calificó el domingo como un día de júbilo para la familia. "Siempre hemos sabido en casa que el tío Jenaro tenía un algo especial y ahora estamos muy orgullosos y contentos por el reconocimiento que se le hace", indicaba. La familia confía en que prospere el proceso de beatificación del religioso de Dicastillo, del que destacaron el servicio que siempre prestó a los demás y en especial a las personas enfermas.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra