Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Bush regresa a Texas convertido en un ciudadano común

Antes de partir se despidió de unos 2.000 ex consejeros y sus familias, a los que agradeció su colaboración

Actualizada Miércoles, 21 de enero de 2009 - 09:11 h.
  • AGENCIAS. Washington (EE UU)

El ya ex presidente de EEUU, George W. Bush, y su esposa Laura, regresaron hoy a Texas tras dejar atrás una etapa que llenó ocho años de su vida y comenzar una nueva como ciudadanos comunes en su residencia familiar en ese estado. Bush hizo escala en la ciudad tejana de Midland, donde lo esperaban centenares de personas que agitaron carteles con su tradicional letra "W" y escucharon extractos de sus discursos. "Estoy de regreso en Texas y estoy aquí para quedarme", fueron sus primeras palabras a quienes se manifestaron como sus fieles partidarios.

Bush y su esposa partieron de la base de las Fuerzas Aéreas Andrews, en las afueras de la capital, en el avión presidencial, que cambió para la ocasión su nombre de "Air Force One" a "Special Air Mission 28000".

Antes de abordar el aparato Bush se reunió con alrededor de 2.000 ex consejeros, los familiares de éstos y partidarios a quienes agradeció su colaboración.

También subrayó su orgullo por la pacífica transición del control de la Casa Blanca al ahora presidente, Barack Obama.

"Fue un momento de inspiración ver la investidura del presidente 44 de EEUU Fui testigo de la historia en primera fila", señaló.

La cálida recepción al ex mandatario de EEUU contrastó con su casi silenciosa salida de Washington.

El despegue del "Special Air Mission 28000" apenas recibió atención de los estadounidenses o de los medios de comunicación, centrados en el histórico momento que vivía el país al convertirse Obama en su primer presidente negro.

El fin del mandato de Bush lo marcó la jura del nuevo presidente, pero quizá el momento más simbólico del traspaso de poder fue cuando Obama y la primera dama, Michelle, le despidieron en las escalinatas del Capitolio, donde le esperaba el "Marine One", convertido temporalmente en "Executive One" para llevarle a la base de Andrews.

Los dos hombres, acompañados por el vicepresidente, Joe Biden y su esposa Jill, se fundieron en un caluroso abrazo. Bush subió las escaleras del helicóptero y se despidió de Washington con un saludo y una sonrisa.

El momento que mejor describe el sentir de los estadounidenses ante el cambio de poder tuvo lugar cuando Bush apareció en las escalinatas del Capitolio para asistir a la investidura de Obama.

Su llegada fue acogida con un gran silencio en las gradas y con fuertes abucheos entre las masas en el Mall.

La reacción de los ciudadanos anticipó lo que iba a pasar después, en el momento de su salida, cuando sobrevoló la ciudad, en la que casi dos millones de personas presenciaron la investidura de su nuevo presidente.

Lo más probable es que el ex presidente no lo escuchara por el ruido de las hélices, pero abajo, en el extenso Mall, los ciudadanos le saludaron. Algunos, quizá, con cierta nostalgia ante una era que se acaba. Los más, por todo lo contrario, a juzgar por lo que dicen las encuestas. Sólo el 22 por ciento apoyaba su gestión.

Hubo más que uno que gritó "hasta nunca" o entonó junto a otros un sonoro y alegre "goodbye".

Fue una despedida cargada de simbolismo, pero Bush, aparentemente poco afectado por escasa popularidad, soportó todas las actividades del día con una sonrisa.

Su jornada comenzó pronto. A las siete de la mañana ya estuvo en el Despacho Oval. Habló con la entonces todavía secretaria de Estado, Condoleezza Rice, el consejero de Seguridad Nacional, Stephen Hadley, y con Andy Card, ex jefe de Gabinete, y paseó por los jardines de la Casa Blanca.

Su ex portavoz, Dana Perino, afirmó que estaba "optimista" y que era como siempre. "No ha cambiado", dijo.

A media mañana, Bush recibió en la Casa Blanca a Obama y a Michelle, así como a los Biden para después partir todos juntos hacia la ceremonia de investidura. En el camino, Bush saludó a los ciudadanos que le vieron pasar.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

El ex presidente de Estados Unidos George W. Bush camina por última vez por el costado sur de la Casa Blanca ayer en Washington DC (EEUU), después de la ceremonia de investidura del presidente estadounidense, Barack Obama, el 44 mandatario de la nación


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra