Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
JESÚS MARÍA ECHEVERRÍA COMPOSITOR

"Antes de escribir una nota, lo leí todo sobre Oteiza"

"Cuando Beethoven creó su "5ª Sinfonía", la orquesta dijo que no se podía tocar. Hoy nadie duda de que es una obra maestra"

Actualizada Miércoles, 21 de enero de 2009 - 04:00 h.
  • NEREA ALEJOS . PAMPLONA

Durante meses, el compositor olitense Jesús María Echeverría se ha dedicado a hacer bocetos y a recopilar textos antes de escribir la primera nota de El silencio de las piedras, la obra que ha creado en homenaje a Jorge Oteiza. "La sensación es muy buena", comenta tras haber escuchado los ensayos de la Orquesta Sinfónica de Navarra, que estrenará la pieza mañana en el Baluarte.

La obra, de 16 minutos, consta de dos movimientos: Unidades livianas y La danza de los apóstoles.

¿Cómo se traslada a la música el concepto de silencio?

Juego mucho con el concepto de vacío de Oteiza. En mi caso, hago lo mismo con la ausencia de masa sonora. El sonido se va desintegrando poco a poco, hasta que desaparece. Antes de que se acabe el movimiento, ese silencio se mantiene durante unos segundos.

Los dos partes en que se divide la obra están conectadas con la escultura de Oteiza.

Sí, me he basado en el Friso de los Apóstoles de Aránzazu y la Unidad triple y liviana, situada en la Plaza del Castillo. He aprovechado citas o textos de Oteiza sobre esas obras y las he trasladado al sentido musical.

¿Cuánto tiempo dedicó a investigar?

Yo estaba muy interesado en Oteiza. Antes de poner la primera nota en la partitura, me leí el Quosque tandem!entero, así como poesía y escritos de todo tipo... Quería encontrar una conexión entre su búsqueda experimental y la mía. Me pasé meses simplemente planteándome la obra, lo mismo que hizo Oteiza antes de esculpir los Apóstoles. A la hora de buscar una estructura, el proceso es muy parecido, tanto en la escultura como en la música. Garabateé mucho. Mi cuaderno de anotaciones tenía páginas de texto.

¿Sintió que esta obra le exigía más por toda esa complejidad que rodea a la figura de Oteiza?

No, porque a mí me gusta que mi música se apoye en algo. Ese estudio previo siempre es un extra.

¿Ha cambiado su visión sobre Oteiza?

No. Lo primero que me impactó fue su personalidad. Era una persona radical, de extremos y contrastes enormes, además de íntegra. Nunca hizo concesiones. ¿Quién es tan honesto consigo mismo como para renunciar a la escultura porque vio que ya había terminado su proceso experimental? Además, me apasiona la fuerza y el desgarro de su obra. Parece que a los Apóstoles les arrancó las entrañas con las manos. Es brutal.

¿La composición va a seguir siendo su prioridad?

Por desgracia, es algo que no da de comer. Me gustaría seguir componiendo, pero eso dependerá de los encargos que surjan.

Imparte clases en Musikene. ¿Lo ve como una referencia, teniendo en cuenta el estado de la enseñanza musical en Navarra?

Me da pena admitirlo, pero el Conservatorio de Pamplona no está bien planteado. No se prioriza la calidad, sino la cantidad de puntos que tienen los profesores. En cambio, en Musikene es lo contrario. Sucederá que los alumnos que no sean admitidos en otros centros acabarán en el Conservatorio Superior de Navarra.

¿Cuál es el reto de la música contemporánea?

Compongo porque siento esa necesidad. No es algo que se pueda realizar pensando en el interés de la gente, porque entonces ningún artista haría nada. Yo siempre me lo planteo como una búsqueda: hay que encontrar un camino para llegar a la obra en sí.

¿Quizá lo que es estimulante para el creador resulta difícil para el público?

Cuando Beethoven entregó su Quinta Sinfonía, en el primer ensayo la orquesta se levantó y dijo que aquello no se podía tocar. No les pareció música, sino ruido. Hoy nadie duda de que es una obra maestra.

Navarra está aportando figuras relevantes a la composición.

Teresa Catalán y yo somos hijos musicales de Agustín González Acilu. Él fue quien me abrió la primera puerta al mundo de la composición. De él hemos heredado una visión intransigente, en el sentido de que la obra tiene que ser reflexionada. No se puede componer en un mes.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Jesús María Echeverría impartió ayer una conferencia en la UPNA. CORDOVILLA


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Enhorabuena una vez más por tu trabajo Maelo!! Sigue así y que surjan los encargos!! Lástima como indicas, que Educación no se replantee la formula de contratación de profesorado del conservatorio navarro. Suerte en el estreno.IO

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra