Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
NAVARRA

Fallece Mariano Carlón, médico, humanista e impulsor de la cultura

Murió repentinamente el día de su 99 cumpleaños el que fuera presidente del Ateneo y del Orfeón

Actualizada Martes, 20 de enero de 2009 - 04:00 h.
  • G.A. . PAMPLONA

Llegó de médico a Pamplona un tres de diciembre de 1944 y falleció de forma inesperada ayer mientras dormía, día de su 99 cumpleaños.

Mariano Carlón Maqueda, nacido en Gijón, criado en Palencia, estudiante de medicina en Valladolid y doctorado en Madrid, había sido alumno de una figura de la talla de Gregorio Marañón. Y como Marañón, con quien entabló amistad, pertenecía a una generación de médicos humanistas empeñados en remover la vida cultural de su entorno.

Viudo, padre de dos hijas y un hijo, con cinco nietos y tres biznietos, especialista en pulmón y corazón, Mariano Carlón, además de presidente del Colegio de Médicos de Navarra fue, entre otros cargos, primer presidente del nuevo Ateneo Navarro, del Orfeón Pamplonés, vicepresidente de la Orquesta Santa Cecilia, Gallico de Oro del Napardi, impulsor de Anfas y director del Sanatorio Antituberculoso de Navarra.

Reforzando esa herencia humanista y de hombre renacentista, que subraya Celina Compains, actual presidenta del Ateneo Navarro, de melómano y lector voraz hasta que perdió la vista a los 80 años, recordaba el propio Mariano Carlón en una entrevista publicada hace dos años en este periódico haber conocido en Madrid a Azorín, a Benavente y a Valle Inclán, así como a los hermanos Álvarez Quintero, a Pedro Muñoz Seca o a Wenceslao Fernández Flórez, antes de trasladarse al Sanatorio antituberculoso de Murcia donde vivió, junto a los enfermos, antes de ubicarse definitivamente en Pamplona.

Conversador de una lucidez sorprendente, interesado por el día a día de su ciudad y el mundo, e incluso por los resultados de Osasuna, el doctor Carlón escuchaba a través de grabaciones de la ONCE la lectura de los Episodios Nacionales con la misma emoción que seguía escuchando a Shubert, a Verdi o una selección de zarzuelas.

Cuando enviudó hace poco más de un año expresaba a uno de sus amigos, el sacerdote y poeta Jesús Mauleón, el deseo de que oficiara su responso. Mauleón confiesa que al elaborar los estatutos del Ateneo Navarro pensaron en una figura que no generara ningún rechazo social, "capaz de concitar la simpatía de la sociedad y ese era Carlón. Acertamos de pleno", recuerda.

Abrigado en el cuidado de su familia y en esos parajes de música y libros encontraba la felicidad de sus últimos años, confesaba en su domicilio de Conde de Rodezno. "Pero lo más admirable de Mariano Carlón era la empatía y cariño que despertaba y la veneración de sus enfermos hacia él. Se acordaba de decenas de pacientes que había atendido hace 30 años y recordaba a sus familiares", evoca Jesús Mauleón coincidiendo con Celina Compains quien, además de su perfil vocacional "volcado al enfermo" subraya que no se debe olvidar que supo darle un prestigio especial al Ateneo y a las entidades culturales con las que participó.

De firmes convicciones religiosas, expuesto medio siglo al riesgo de la convivencia diaria con enfermos contagiosos de tuberculosis y a los antiguos aparatos de rayos X que provocaron su ceguera; y, por otra parte, arriesgándose por atender a los heridos de la Guerra Civil española como capitán médico del ejército republicano, recordaba ayer una de sus hijas que, hace muchos años, tras atragantarse con una copa de coñac, ironizaba con la inoportunidad de morir el día de su cumpleaños.

Sobre el hecho de la muerte reflexionaba sobre su cercanía por su avanzada edad y por su profesión de médico, pero se dolía de forma especial por las víctimas, muertos y familiares, de la violencia terrorista. "Ahora también me da pena la locura patológica de los asesinos", declaraba.

Según recuerda Gabriel Delgado, ex presidente del Colegio de Médicos de Navarra entidad que llegó a presidir el propio Mariano Carlón, "hasta hace relativamente poco participaba en los actos del colegio distinguiéndose en sus intervenciones por su sentido común y sabiduría". "Pese a su edad contestaba a las peticiones y cartas que se le enviaban del colegio", agrega la actual presidenta, Maite Fortún.

En su biblioteca conservaba un libro de Marañón dedicado "al ministro de la República Niceto Alcalá Zamora". No podía olvidar las ovaciones al Orfeón Pamplonés en Lisboa interpretando la novena de Beethoven, ni la Pamplona sin automóviles que encontró en 1944, "una ciudad en la que al anochecer no se escuchaba más ruido que el de las familias rezando en voz alta el rosario", recordaba.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Mariano Carlón, junto a su biblioteca, rodeado de recuerdos. JORGE NAGORE.

UImagen de en ero de 2007 de una de las últimas entrevistas que concedió el cardiólogo navarro Mariano Carlón Maqueda.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Nuestro más sentidopésame por el fallecimiento del Dr Mariano Carlón. Espéramos que formen una buena tertulia allí donde se encuentren estas entrañables figuras de las artes, las letras y las Ciencias.Fundación Wenceslao Fernández FlórezAntonio Montero Secretario del PatronatoCoruñaAntonio Montr
  • Como médico no le conocí, pero como persona sí y era una maravilloso, al igual que su mujer, hijo, hijas, nietos y bisnietos. Tuve la gran suerte de conocerle y ha sido para mí un honor el tenerlo como amigo. Me traslado de Madrid a Pamplona, para darle el último adiós y mi Canto en el funeral será mi regalo de despedida a la vida eterna. Descanse en paz, D. Mariano. Mary Carmen.Mary Carmen
  • Desde Bruselas, mis condolencias para toda la familia. Eduardo, tu abuelo era un hombre excepcional. Un abrazo.Cote
  • Mi más sentido pésame a la familia. Una pena que ya no queden médicos así.Andrea

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra