Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
PEDRO COSTA PRODUCTOR Y CINEASTA

"Los crímenes son las historias menos anodinas"

"La propia industria del cine está trasladándose a la televisión"

Actualizada Lunes, 19 de enero de 2009 - 04:00 h.
  • MERCEDES RODRÍGUEZ . COLPISA. MADRID

El productor y cineasta Pedro Costa (El caso Wanninkhof, El caso Almería o 13 rosas) firmó uno de los títulos de renombre en la televisión, La huella del crimen, con episodios tan célebres como el de Jarabo. Costa sortea el morbo para tratar de indagar en el entorno y en los motivos del individuo.

Más de veinte años después de aquel hito televisivo, el acreditado productor vuelve sobre el género para firmar tres nuevas historias en TVE, narradas en formato de miniseries o tv movies, sobre otros sonados casos españoles: el crimen de los Urquijo, el de Anabel Segura y El asesino dentro del círculo, sobre un asesino en serie de Castellón. Este veterano profesional recuerda que ahora que la gran pantalla está en crisis, la industria se vuelca en la televisión.

Están adquiriendo fuerza ahora las miniseries y tv movies (película rodada para televisión).

Se juntan varias causas. Hay una crisis muy fuerte en el cine español, y, por otro lado, las televisiones se están dando cuenta de que es más rentable para ellas las miniseries y tv movies que el propio cine, que es difícil que tenga una audiencia notable, incluso los títulos de más éxito. Las películas llegan a la televisión bastante agotadas al haber pasado por distintos formatos (DVD, pago por visión, etc.). Además, se añade la necesidad de invertir el 5% en cine europeo, y esta ficción entra en ese cómputo. La propia industria del cine está trasladándose a la televisión.

Cine y televisión se dan cada vez más la mano.

Es que de alguna forma es lo mismo. El problema gordo es el que atraviesa el cine español, sólo que como este año van a estrenar Almodóvar y Amenábar ya tienen coartada. No he visto pasividad tan grande como ahora a escala institucional, entre los productores y las organizaciones sindicales o lo que sean.

¿No hay apoyo?

Ninguno. Todo está basado en unas cifras falsas. Dicen que se producen 140 películas. ¡Por favor!, ¡qué películas se han estrenado!, la mayoría de nuevos realizadores. Este año ha sido horroroso, sólo dos o tres títulos han hecho un dinero que mereciera la pena el esfuerzo. El resto, todo es mentira.

Llevó recientemente a TVE El caso Wanninkhof. ¿Por qué insiste en el mundo del crimen?

Porque son las historias más sorprendentes y menos anodinas, el motor de los argumentos más poderosos del cine y de la televisión. Además, sirven para bucear en la sociedad. Me parece interesante indagar en la sociología de los crímenes o en el perfil psicológico de sus protagonistas.

¿Cómo ha planteado el caso de los Urquijo?

Es uno de los casos más increíbles del siglo XX. Han pasado 25 años y no se acaba de comprender por qué no se resolvió judicialmente. La película va a desvelar por qué no se llegó más allá de condenar a Rafi Escobedo ya que había más gente mezclada, como la propia sentencia decía.

Luego está la película sobre Anabel Segura.

Aquí también tiene importancia el entorno de estos dos individuos que cometieron aquella barbaridad. Por otro lado, se cuenta cómo por primera vez la televisión tomó una parte activa en el descubrimiento del caso, con Quién sabe dónde de Lobatón, que fue la clave para la solución.

¿Y la tercera, El asesino dentro del círculo?

Es un caso que quizá no ha tenido tanta difusión, sobre un asesino en serie de Castellón que actuaba en los años noventa, Joaquín Ferrándiz. Quizá es el asesino en serie más fuerte de la historia de España, en la medida de que aparentemente era un chico ejemplar, que tenía un trabajo en una compañía de seguros, e iba matando mujer a mujer hasta cinco. Se trata ver también el entorno, el de un psicópata.

¿Hay más violencia ahora que en aquellos años?

Hay más violencia en la calle, se ve los fines de semana, y luego está la violencia doméstica, con unas cifras que nunca se habían dado. Son distintos los motivos por los que se matan. De los años 50, la época del hambre y desesperación, a los ajustes de cuentas por las drogas de ahora.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra