Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
TIERRAESTELLA

Pediatría de Estella tiene un aumento de casos de caída de uñas en niños

Los especialistas afirman que es inocua y que enseguida se regeneran con otras nuevas

Actualizada Viernes, 16 de enero de 2009 - 04:00 h.
  • M.M. . ESTELLA

Quizá usted sea de los que ha observado que a su hijo menor de tres años, sin motivo aparente, una uña ha comenzando a caérsele. Y mientras se devana los sesos intentando recordar cuando el pequeño se pilló los dedos en una puerta o sufrió un golpe, otra amenaza también con desprenderse; incluso una tercera o cuarta y, además, puede ocurrir que también en los pies.

Si este desprendimiento es limpio, con una caída sin heridas y que comienza con una protuberancia blanca generalmente en la parte inferior de la uña, puede quedarse tranquilo. Su hijo ni tuvo un accidente con una puerta ni, como podría también sospecharse, padece un déficit de vitaminas. El pequeño sufre una de las consecuencias hasta ahora poco conocidas de la enfermedad de mano-pie-boca y que, afirman los pediatras, no presenta ninguna complicación.

"La uña vuelve a crecer sin alteraciones. A veces, en casos muy aislados, se recaen. Pero saldrá de nuevo normal. No hemos visto ninguna alteración permanente en las uñas tras estos casos", explica el jefe de Pediatría del Hospital García Orcoyen, Gabriel Durán Urdániz. La confusión llega porque no es un efecto inmediato, sino que ocurre al cabo de mes y medio o más.

Hace poco se desconocía la relación entre el "boca-mano-pie" y este fenómeno, hasta que a mediados del año la consellería de Sanidad de Valencia puso a los pediatras en antecedentes. En esta provincia se habían registrado casos de caídas de uñas en niños escolarizados en guarderías. Los especialistas llegaron a la conclusión de que la onicomadesis, el nombre científico que recibe esta patología, estaba relacionado con la enfermedad.

De hecho, la dirección general de Salud Pública de Valencia emitió un comunicado en que indicaba que tras la investigación epidemiológica preliminar se plantearon diferentes hipótesis, "siendo el antecedente de haber padecido la enfermedad boca-mano-pie (EBMP) aproximadamente entre 15-60 días antes, la que presentaba mayor relación con la pérdida de las uñas. La relación entre la EBMP y la onicomadesis está documentada en la bibliografía". "Como los niños afectados no presentan malestar se pensaba más que podría tratarse de falta de vitaminas o, simplemente, los padres no le daban importancia", añade Durán.

Preocupación en familias

En cambio, ahora entre las familias también se ha desatado un síndrome de nombre similar: el de el "boca a boca" a las salidas de las guarderías o en otros puntos de encuentro infantiles, donde los comentarios de "a mí también", "¿por qué ocurrirá?", "¿habrá una epidemia?" han provocado que se acumulen las consultas en Pediatría. "La mayoría, al ver al pequeño en buen estado, opta por acudir a atención primaria, aunque también hemos registrado un caso en urgencias", dice Gabriel Durán.

El jefe de Pediatría del Hospital García Orcoyen advierte que la EBMP ni su posterior caída de uñas tiene un tratamiento específico, sólo sintomático con antitérmicos para disminuir la fiebre que anuncia la erupción de la enfermedad. Y un aviso más: "ni a todos los niños que han padecido el boca-mano-pie se les van a caer las uñas ni todos los que presenten esta patología es como consecuencia de esto. Puede producirse por hongos o por traumatismos; entonces presenta un aspecto diferente, con enrojecimiento o lesión a nivel del dedo".

La EBMP sí es una "vieja" conocida de las consultas de pediatría, en especial en pequeños de centros de asistencia infantil donde se propicia el contagio. "El niño afectado presenta poca fiebre y después tiene un buen estado general por lo que se le envía a clase. Pero es entonces cuando se encuentra en su fase más contagiosa, antes de la erupción cutánea, el momento en que se decide no llevarlo a la guardería", explica Gabriel Durán Urdániz. En lo que vamos de curso escolar, el hospital ha registrado medio centenar de afectados.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra