Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
JOSÉ MARÍA GOICOECHEA MÚSICO

"Mi coral, Liguori, se queja de que compongo piezas difíciles"

"Hoy en día, no creo que ningún coro infantil sea capaz de cantar la "Oda a Santa Cecilia" del Padre Donostia"

Actualizada Lunes, 12 de enero de 2009 - 04:00 h.
  • NEREA ALEJOS . PAMPLONA

A los 12 años ya había llegado a 4º de piano y a los 15 cantaba con su hermana la ópera La flauta mágicade Mozart. Su vida ha sido la música. En su pequeña habitación de la residencia de los padres redentoristas de Pamplona ha improvisado un laboratorio de composición musical que ahora le tiene absorbido con su II Concierto para piano y orquesta sinfónica.

En 1964 fundó los Niños Cantores de Navarra, una cantera en la que se forjaron solistas hoy reconocidos, como el tenor José Luis Sola o la soprano Raquel Andueza. En homenaje a su incansable trayectoria, la Coral de Cámara de Pamplona le acaba de otorgar el premio Luis Morondo, dotado con 6.000 euros.

¿Cómo recibe este reconocimiento a su trayectoria?

Es el primero que tengo en este aspecto y el segundo gran reconocimiento que recibo después del que me organizó la SGAE hace un año en Madrid. Para mí, el mejor trofeo es lo que me dijo el maestro Francisco Escudero cuando le comenté que quería formarme en el extranjero: "A ti te basta con sacar lo que tienes en tu cabeza". O que Franco Donatoni no me encontrara ni una falta en la composición, cuando yo estudiaba en la Academia Chiggiana de Siena.

El premio conlleva la grabación de un disco. ¿Qué quiere aportar en este nuevo proyecto?

Ya tengo material, como un quinteto que espero que lo interprete el Quinteto Pablo Sorozábal de San Sebastián, mi tercera sonata ambiental para órgano y dos obras vocales. Una de ellas, María de Magdala, podría estar dedicada al rey Teobaldo II. El disco se titularía Evocaciones II.

La "sonata ambiental" se puede considerar un género suyo. ¿Cómo lo define?

A veces llego a momentos que se pueden comparar con una alfombra persa que flota en el aire; sin armonía, melodía, desarrollo, timbre... Nada de nada.

¿Cuántas obras suyas se han quedado sin salir a la luz?

Imposible saberlo. Mi coro, Liguori, tiene horror a cantar cosas mías. He hecho muchas obras por convencionalismo. También he compuesto cosas sencillísimas y deliciosas, como el villancico El niño duerme. El director de la Orquesta de la Comunidad de Madrid, José Ramón Encinar, me dijo que debería convertirse en nuestro villancico nacional.

Sería una manera de demostrar que la composición puede calar a nivel popular.

Pero no me da la gana, porque ahora estoy inmerso en otra composición y no me apetece mirar otra cosa, aunque hace poco me escribí un Padre nuestro para cantarlo en el coro. Lo hice de manera muy convencional, pero les seguía pareciendo difícil. A mí me gusta componer al estilo de todas las épocas, desde la Edad Media hasta el contemporáneo.

Hace casi 40 años se fue a la ciudad alemana de Darmstadt para indagar en la música de vanguardia.

Sí, Fernando Remacha me ayudó con sus gestiones para que fuera allí. Después me marché a los encuentros con Mestres-Quadreny en Barcelona para iniciarme en la música electrónica, algo que no hubiera hecho sin pasar por Darmstadt.

¿De qué manera sigue vinculado a la investigación?

Me dedico a la investigación intelectual sobre composición. En febrero voy a dar una conferencia en el Real Conservatorio de Madrid sobre el Sistema de intervaluación según polarizaciones rotativas. Tengo montones de estudios y análisis que habría que recopilar, pero no quiero quedarme sin tiempo para componer.

No parece que esté hablando de música, sino de una fórmula química.

Si ves mis partituras, parecen matemáticas porque están llenas de números. A la hora de componer lo hago rápido, sin dudas.

Usted se dedicó a crear una cantera con los Niños Cantores de Navarra. ¿Cómo recuerda aquella etapa?

Era muy malo, tenía una disciplina militar. Ahora, con la coral Liguori, soy un padrazo. Fue un momento muy bonito cuando los Niños Cantores ganamos el primer premio nacional de coros en Madrid, en 1983. En otra ocasión volvimos a Madrid y no nos dieron el primer premio porque tuvimos que regresar un día antes. Y como yo no pensaba que nos lo fueran a dar... Recuerdo que, cuando nuestro niño cantor Fermín Gómara abrió la boca para cantar el Mesias sarritan, se produjo como un barrido en todo el teatro de Madrid y todos se quedaron en silencio. Y eso que Fermintxo estaba un tanto ronco porque había jugado a pelota y había sudado.

¿Cómo valora el legado de los Niños Cantores?

Tendría que citar a Javier Ecay, a Carlos Gorricho... Podría hacer una lista de quince nombres. Hoy se ha perdido aquello, nadie forma "trujamanes". Solamente un coro de niños de Alsacia enseñaba a impostar la voz como lo hacíamos en los Niños Cantores. Hoy en día, no creo que ningún coro infantil sea capaz de cantar la Oda a Santa Cecilia del Padre Donostia. Sin embargo, me parece formidable el esfuerzo del Orfeón Pamplonés para promover los coros infantiles.

En su tiempo libre, ¿cuál es su manera de disfrutar de la música?

En la radio escucho coros magníficos de Holanda, Suecia... En Pamplona voy a los conciertos de órgano de Julián Ayesa, Raúl del Toro y Echechipía, y escucho a la Coral de Cámara, al Orfeón Pamplonés y a la Orquesta Sinfónica de Navarra. Para mí sería un buen premio que el director de la OSN, Ernest Martínez Izquierdo, me montara mi I Concierto para piano y orquesta sinfónica.

¿Sueña con la futura presentación de Evocaciones II?

Si el Señor me da vida... Y si no llego, me quedo tan tranquilo.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Es un ejemplo para todos, yo fui preparado por él para cantar de Trujaman en el Retablo del Maiese Pedro de Falla. Es una eminencia mundial preparando niños cantores y es una pena que no continue nadie con su gran labor.JOSE JAVIER IRIARTE
  • Aplausos y congratulaciones. Una trayectoria admirable, un trabajo encomiable y una vocación sincera. Y eso que no me cogió en el Coro de los Niños Cantores :-)Musico navarro

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra