Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
PAMPLONA

El cementerio de Pamplona está sin capellanes desde hace dos semanas

Ángel Arive dejó el cargo hace 6 meses y Julio Esandi está de baja desde finales de año

Actualizada Viernes, 9 de enero de 2009 - 04:00 h.
  • A.O. . PAMPLONA

Desde hace un par de semanas el cementerio de Pamplona no puede ofrecer los servicios de sus capellanes en los entierros ya que ambos, Ángel Arive Reta y Julio Esandi Sola, se encuentran de baja por enfermedad. El arzobispado, encargado de prestar este servicio, ha decidido suplir las ausencias con sacerdotes de las parroquias a las que pertenecen los difuntos, de manera que cada entierro cuenta ahora con su sacerdote.

La solución es provisional, aunque desde el propio arzobispado el responsable de los medios de comunicación, Santos Villanueva, reconocía que ya se busca una solución definitiva.

La ausencia de los dos capellanes provocó hace algunos días ciertas situaciones de tensión en el cementerio de Berichitos, entre familiares de algunos difuntos y empleados municipales. Los primeros no llegaban a entender que no hubiera un sacerdote acompañando al féretro hasta el lugar del enterramiento y que pronunciase el responso final. Ante este hecho, los familiares pedían explicaciones a los funcionarios sepultureros, totalmente ajenos al problema.

Ángel Arive, de 74 años de edad, dejó las labores de capellán hace seis meses y ahora se limita a oficiar la misa de las 5 de la tarde en el cementerio. Julio Esandi, de 75 años, se recupera de un fuerte catarro desde hace diez días, aunque espera volver al camposanto.

Buscar suplentes

La Ordenanza Reguladora del Cementerio Municipal de San José, aprobada por el Ayuntamiento en el año 2000, no hace alusión alguna a los servicios religiosos del camposanto, una encomienda que corresponde a la Iglesia. Además, el arzobispado recibe anualmente una subvención municipal por hacerse cargo de esta labor. Únicamente el artículo 66 del citado reglamento señala que corresponde al personal municipal asignado al Servicio del Cementerio "recoger los cadáveres de los coches fúnebres para su traslado a las sepulturas o al Depósito".

Santos Villanueva reconocía ayer que no es fácil buscar una solución por varios motivos. "En primer lugar, cada vez hay menos sacerdotes y luego está el destino, porque ser capellán del cementerio es un trabajo bastante duro. De hecho, hasta ahora teníamos dos titulares que se repartían el trabajo por días, porque también hay que estar allí los sábados y domingos, y porque hay días que se celebran hasta diez entierros seguidos. Pero habrá que buscar una persona fija y esa es una labor complicada", señalaba Villanueva.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra