Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
FÚTBOL

Día de Reyes, día de campeones

Olaizola II y Mendizabal II derrotan a Titín y Pascual en Éibar

Actualizada Miércoles, 7 de enero de 2009 - 04:00 h.
  • SANTIAGO ZUZA PAMPLONA

Los campeones del Parejas, Olaizola II y Mendizabal II, fueron los últimos en entrar en escena. Lo hicieron ayer en el Astelena de Éibar en el Día de Reyes. La pareja de Asegarce consiguió una agónica victoria en un partido entretenido que pudo haber ganado cualquiera.

Los campeones impusieron su ley desde el comienzo. Probablemente jugaron los minutos más intensos, con más ritmo y espectaculares de toda la primera jornada de la liguilla de cuartos. Olaizola y Mendizabal se convirtieron en un auténtico huracán que todo lo arrasaba. Titín ni olía la pelota ante un inspiradísimo Aimar, y Pascual sufría horrores en la zaga ante un Mendizabal poderosísimo. De haber mantenido ese ritmo durante todo el partido, la paliza podía haber sido descomunal.

Por eso, el mérito de Titín y Pascual, a pesar de haber perdido, es doble. Consiguieron ir limando poco a poco el 0-9 de salida y llegaron incluso a ir ganando por 21-20. Pero lo dejaron escapar.

Aimar comenzó a enviar fuera lo que antes ajustaba a la línea, y Mendizabal perdió gas de forma alarmante hasta llegar muy justo de fuerza al final del choque.

La explicación hay que buscarla en el material, muy diferente para ambas parejas. Mientras la pelota de los de Asegarce era muy botona, la de Titín y Pascual no lo era tanto. Así, mientras Olaizola y Mendizabal mantuvieron su pelota, sobrepasaron continuamente al delantero riojano y encerraron atrás a Pascual.

En el momento en que Titín y Pascual pudieron sacar su pelota las cosas se igualaron mucho más. La pelea adelante se niveló, Pascual descansó y Mendizabal sufrió para mover la piedra que le habían preparado en Aspe. La estrategia estuvo a punto de salirles bien a Titín y Pascual, pero la sangre fría de Aimar, la que marca las diferencias entre él y el resto, le llevó a firmar un tanto de enorme riesgo que suponía el empate a 21. La pelota de Asegarce salió de nuevo a escena y Titín, incómodo con ella durante todo el partido, la mandó al colchón como castigo.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra