Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
MILLÁS Y EL MUNDO JUAN JOSÉ MILLÁS

La conversación

Actualizada Lunes, 5 de enero de 2009 - 04:00 h.
  • OPINION@DIARIODENAVARRA.ES

E L Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo (o sea, una entidad) ha solicitado que las cajetillas de tabaco lleven en lugar visible un número de teléfono de ayuda al fumador. No sabemos qué choca más, si la iniciativa (llena sin duda de buena voluntad) o el hecho de que exista ese Comité en el que habrá gente real que cobrará, suponemos, salarios reales. Imaginemos que yo tengo una hija y que un día aparece en casa con su novio.

Tras las presentaciones, nos sentamos, charlamos y el chico me informa de que trabaja en el Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo. ¿Qué haces? ¿Es de fiar alguien que ha conseguido un trabajo tan., cómo diríamos, tan extraño? Además, que cómo se entra ahí, ¿por oposición?, ¿por enchufe?, ¿enviando un curriculum?

Suponemos que estos comités se van a ir al cuerno con la crisis. El Estado no tiene dinero para todo. Pero quizá antes de perecer logre que en las cajetillas de tabaco, junto al "Fumar mata", aparezca un número de teléfono de ayuda al fumador. ¿Y en qué consistirá esa ayuda? En dar conversación, supongo. Que no fumes, hombre, que te da cáncer, que produce impotencia, etc. Creo que hay varios teléfonos, correspondientes a otras tantas entidades, que dan conversación a los que se quieren suicidar o a los que se encuentran solos. Nos parece bien, pero tampoco estaría mal recuperar la palabra allí donde se ha perdido: en los servicios de urgencia, por ejemplo. Entra usted en boxes (por increíble que parezca, así se llaman esos lugares de dolor, boxes) y lo primero que le piden es que no hable porque están desbordados y no tienen tiempo para charlar.

-¿Pero no quiere que le diga dónde me duele?

-¿Qué más da, si administramos a todo el mundo lo mismo.

Quiere decirse que hemos prohibido la conversación allí donde debería ser natural e intentamos rescatarla por teléfono. Hagan ustedes lo que quieran, pero no sé si van a encontrar en los paquetes de tabaco un sitio donde quepa todavía un número de teléfono. Si lo encuentran y llevan adelante la idea, hagan las cosas como Dios manda: yo he empezado a fumar, tras quince años de abstinencia, al intentar comunicar con el servicio de atención al cliente de mi lavavajillas.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra