Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CRÍTICA | MARTÍN NOGALES

Historias inquietantes

Actualizada Lunes, 29 de diciembre de 2008 - 04:00 h.

U N hombre llega a una granja perdida en medio del campo y allí, en un lugar desconocido y alejado de todo, se ve obligado a pasar la noche con un matrimonio y un niño extraños. Cuando al día siguiente abandone aquel lugar, cotidiano y al mismo tiempo algo terrorífico, habrá conocido la fragilidad de las mentes enfermizas y lo difusas que son las fronteras de la cordura humana y de la demencia. Éste es el primer cuento que escribió Cristina Fernández Cubas.

Se titula La ventana del jardín y en él están reunidos ya los rasgos esenciales que caracterizan su literatura: la capacidad para contar historias que revelan el profundo abismo de la conciencia humana a través de algunos detalles claves.

Un mundo propio

Aquel primer cuento lo publicó Fernández Cubas en 1980 en un libro titulado Mi hermana Elba. En él reunió cuatro narraciones, que tienen unidad, porque todas indagan en los difusos límites que existen entre lo real y lo imaginado, la normalidad y aquello que se escapa al control de la razón. Desde entonces esta escritora ha creado un mundo literario propio a través de sus relatos, publicados en cinco libros que están reunidos en éste titulado Todos los cuentos.

Es difícil no sentirse atrapado por las historias de este libro en las que tan importante es aquello que se dice como lo que se oculta al lector, o simplemente se sugiere. Fernández Cubas emplea los recursos clásicos del relato, en el que la intriga acumula tensión y sorpresa y la lectura seduce mediante la incorporación de elementos misteriosos propios de la literatura fantástica: la sospecha de algún desconocido conflicto, las actitudes esquivas de los personajes, la revelación de indicios dispersos.

La mirada con la que se cuenta es distinta en cada caso: en algunos cuentos es inocente e ingenua; en otros, perversa. A veces hay una mirada de humor sobre la historia que se cuenta, como en El legado del abuelo; otras veces, todo es asombro y sorpresa. "En general, sitúo mis cuentos en escenarios cotidianos, perfectamente reconocibles, en los que, en el momento más inesperado, aparece un elemento perturbador -ha confesado la autora-. Entonces las cosas ya no volverán a ser las mismas. Algo se ha quebrado en algún lugar."

La fragilidad humana

En el cuento titulado Ausencia, de repente una mujer, sentada en el velador de un café, descubre que ha perdido la memoria. En su bolso hay un carnet con su nombre y su número de teléfono, pero nada sabe de sí misma: ni dónde vive, ni el nombre de sus hijos, ni si los tiene, ni si es verano o invierno, si es suya la gabardina que lleva y cuáles son los rasgos de su propia cara. Algo similar ocurre en otros relatos: los protagonistas sufren momentáneas pérdidas de identidad, olvidos, confusiones y errores lamentables.

Cristina Fernández Cubas es una de las grandes escritoras de cuentos del último cuarto de siglo. Autores como ella, o Luis Mateo Díez, José María Merino, Juan José Millás, Enrique Vila-Matas, entre otros, han elevado el relato corto a niveles que recuerdan a los narradores del siglo XIX. Como en la literatura de Dickens, Allan Poe o Kafka, estas narraciones nos ponen en contacto con la fragilidad que anida en el ser humano, con el azar y los problemas de identidad, con los conflictos entre la lógica y aquello que no tiene explicación.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra