Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
TIERRAESTELLA

140 voluntarios escenificaron el Belén Viviente de San Adrián

Durante hora y media, las calles riberas recrearon el nacimiento de Jesús, un acto que fue visto por más de 1.500 personas

Actualizada Sábado, 27 de diciembre de 2008 - 04:00 h.
  • MARI PAZ GENER . SAN ADRIÁN

Durante la tarde noche del día 25, la asociación "Belén Viviente" de San Adrián volvió a poner en escena el nacimiento de Jesús. Desde las 19 horas, los alrededores de La Villa, la zona más antigua del municipio, se transformaron en la Judea de hace más de 2000 años. En la representación colaboraron 140 personas que actuaron bajo la dirección artística de Tere Losa Martínez.

Emilio Ursúa Guillén colaboró aportando los animales que aparecieron en las diferentes escenas y ambientación de los paisajes.

La primera escena, la Anunciación la Virgen, se localizó en la Cuesta del Soto. La narradora, Concha Vecino Soto, explicó al numeroso público que esperaba el comienzo del Belén Viviente cómo se había preparado el acto y las diferentes escenas que se podían contemplar durante el recorrido. Después, una grabación, con la historia y música, fue acompañando a los visitantes.

Por cuarto año

La tradición del Belén Viviente en San Adrián tiene más de tres décadas, aunque su representación en las calles del municipio data sólo de hace cuatro años. Entonces, la asociación "Belén Viviente" responsable de organizar varios de los actos relacionados con la Navidad adrianesa recabó la ayuda popular para mantener viva la tradición. Marta Sainz Amatria que preside el colectivo navideño aseguró que los auténticos protagonistas son todas las personas, voluntarios, policías y brigadas, que colaboran con el colectivo. "Con su esfuerzo hacen posible la representación", afirmó la presidenta.

Después de la Anunciación, los visitantes dejaron atrás la sinagoga que, como rabino, dirigió el actor Boris Díaz, la fragua del "herrero" Alfredo González Fernández o un lugar de juegos populares donde varios niños se entretenían con el "sesclon". En la cuesta que baja de La Villa estaba la Tahona a cargo de Marina Jiménez, Elena López Pueyo y Javier Salguero que hicieron pan ante la mirada de los visitantes.

El lugar de empadronamiento por donde pasaron María y José, el mercado donde incluso un grupo de mujeres prepararon migas y la Anunciación a los pastores con un corral lleno de ovejas y su correspondiente fogata introdujeron a los visitantes en el ambiente previo al nacimiento de Jesús. Al final, todos los integrantes del Belén Viviente hicieron sus ofrendas ante el pesebre.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra