Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
BALONMANO

La historia de un trofeo "maldito"

Lleva once temporadas consecutivas disputando la Copa Asobal y, en ese tiempo, ha jugado seis finales. Pero el Portland no logra llevar este título a sus vitrinas. Por una causa u otra se le resiste. A partir de mañana intentará, en Barcelona, romper ese gafe

Actualizada Viernes, 26 de diciembre de 2008 - 04:00 h.
  • J.J. IMBULUZQUETA . PAMPLONA

GAFE, maldición, maleficio o simple mala suerte. Todo ello podría encajar para calificar la relación amor-odio que el Portland San Antonio vive con la Copa Asobal. Ésta -el tercer título en importancia dentro del panorama nacional de clubes tras la Liga y la Copa del Rey- se ha convertido en una auténtica viga clavada en el corazón histórico del club navarro. Es el único título nacional por clubes que se le resiste, el único que no tiene en sus vitrinas.

A partir de mañana, en Barcelona y con un primer duelo ante el Ademar (su rival en el torneo tras enfrentarse ya en cinco ediciones), los de Chechu Villaldea -con la baja de Svensson y las serias dudas de Urdiales y Jakobsen- tratarán de dar un giro a la historia del equipo albiazul en un torneo en el que lleva jugando ya once temporadas consecutivas,llegando a seis finales y del que siempre ha vuelto con el mismo resultado: frustración.

Un debut amargo

Precisamente el conjunto leonés fue el equipo con el que el Portland debutó en la Copa Asobal, el 27 de diciembre de 1996. Entonces la condición de anfitrión del equipo dirigido por Manolo Cadenas pesó mucho y los colegiados -en una actuación criticada hasta por la prensa leonesa y calificada por el técnico Zupo Equísoain de "bochornosa"- acabó en los cinco últimos minutos, y por la mínima (27-26), con el trabajo de un Portland liderado por la actuación de Xabier Mikel Errekondo. Ya en la final, el Cantabria se llevó el título.

De nuevo, el Ademar

Un año después, en Zaragoza, los antonianos repitieron rival en semifinales. Y, de nuevo, cayeron. Por un 28-31. Fue un duelo en el que, a los Buligan, Norklit, Mainer, Olalla, Villaldea, Jáuregui, Kisselev, Barbeito... les faltó frescura en el tramo final y chocaron con la defensa 5-1 leonesa y las paradas de Hombrados y Torrego. Los navarros dominaron el duelo hasta el descanso, pero lo regalaron en una mala segunda mitad. En la final, el León ganó el título al Barça.

A la tercera, a la final

La décima edición de la Copa se celebró en Pamplona. Era la tercera edición para los navarros y, esta vez sí, derrotaron al Ademar en semifinales tras una exhibición defensiva (23-24). El primer paso ya se había dado aunque, en la final, el equipo navarro pagó su desgaste ante un superior Barcelona en un partido intenso y duro. Masip, Lozano, Urdangarín, Guijosa, Barrufet y compañía rompían así el sueño albiazul (24-21).

Dos finales ante el Barça

Ese primer duelo entre antonianos y azulgranas por el título copero se repitió en las dos siguientes ediciones: en Córdoba 2000-01 y León 2001-02. En ambas, el mayor banquillo azulgrana acabó por imponerse ante un San Antonio que llegó a las citas mermado físicamente. En la primera, el título fue culépor un 29-28 tras un duelo vibrante, emocionante, que desequilibraron entre Svensson y Nagy. El húngaro volvió a ser decisivo al año siguiente cuando, con un 26-25, el Barça impidió que el Portland -con Nedelkjo Jovanovic como mejor jugador del trofeo- cerrase su mejor año con la Copa.

Se cruzan los anfitriones

Tras tres temporadas consecutivas disputando la final, el Portland vivió dos campañas cayendo en semifinales. Los errores ofensivos y la falta de intensidad de los albiazules frente al Valladolid en la Copa 2002-03 -donde estos eran anfitriones y en la que, a la postre, se proclamaron campeones- acabaron con las opciones navarras en un mal partido (29-22). Al año siguiente, en Ciudad Real, fue de nuevo el anfitrión quien quitó de en medio al Portland a las primeras de cambio (26-18) para ganar el título. Dujshebaev y Hombrados lideraron al equipo manchego ante a un desmotivado San Antonio -con Rivero, Richardson, Iakimovic, Jovanovic, Boesen, Beuchler, Ortigosa o Kisselev en sus filas -.

Dos prórrogas... y derrota

El Portland, quizá espoleado por la mala imagen dada en la anterior edición, se recompuso en Roquetas de Mar (Almería). Pese a las lesiones de hombres clave como Kasper, Jorgensen, Boesen, Andorinho o Balic, el equipo navarro fue todo pundonor. Ganó en semifinales al Barcelona (27-30) y tuteó al ya para entonces galácticoCiudad Real en una final para la historia. Se necesitaron dos prórrogas, 80 minutos de un intenso y agotador duelo, para que el Ciudad Real -con un decisivo Sterbik- dejase sin recompensa al Portland (39-36).

La "pesadilla" manchega

Esas dos primeras derrotas ante el Ciudad Real fueron el precedente a otras dos nuevas derrotas navarras a manos manchegas -en las finales de Zaragoza (31-23) y de León (29-27)-, lo que avivó la creciente rivalidad deportiva entre ambos clubes. En Zaragoza, en un tenso encuentro y tras vencer al Cai, el Portland fue humillado por un Ciudad Real aferrado a una sobresaliente defensa. En León, un nefastojuego en los primeros 7 minutos tras el descanso enterróa los antonianos en la que fue su sexta final hasta el momento.

A Valladolid, "en cuadro"

El pasado año, un irregular Portland llegó "en cuadro" a la cita copera. Las lesiones y molestias de hasta nueve jugadores dejaron a los de Javier Cabanas con sólo tres rotaciones en el banquillo frente al Ademar y eso -y aunque el Portland tuvo la semifinal en sus manos- se notó en un partido en el que destacó el duelo de porteros: Svensson contra Saric (27-28).


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra