Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
DIARIO DE LECTURAS J.L. MARTÍN NOGALES

Historias de jueces y detectives

Actualizada Lunes, 15 de diciembre de 2008 - 04:00 h.

N O es frecuente que una mujer sea la protagonista de una novela policíaca. Y eso es lo que ocurre en el libro de J.M. Guelbenzu Un asesinato piadoso (Alfaguara). Se llama Mariana de Marco; es juez en una ciudad costera del Cantábrico asturiano: una mujer fuerte, independiente, intuitiva y trabajadora.

Es el personaje que Guelbenzu creó en 2001 en No acosen al asesino y que ha protagonizado ya cuatro novelas, de la que se está convirtiendo en una de las series de la literatura policíaca más consistentes.

José María Guelbenzu, que desde 1967 con la publicación de El mercurio se ha enfrentado a un reto distinto en cada libro, se plantea en esta serie crear personajes sólidos, que vayan evolucionando según las circunstancias que vivan, rompiendo así con la tradición de personajes estáticos de la novela criminal.

Quienes se acerquen a este libro disfrutarán de una lectura de intriga creciente, construida con buen ritmo narrativo, que atrapa al lector en las conjeturas sobre el crimen y que reserva una revelación sorprendente en cada capítulo. La historia se desencadena tras la aparición de un hombre asesinado, que parece enseguida un caso resuelto. Pero las sorpresas se suceden tras la primera inculpación, las posteriores retractaciones y la aparición de nuevas sospechas. Como trasfondo, en la novela está el tema del maltrato y el deterioro familiar. Una realidad tristemente cotidiana.

El detective Wallander

Si hablamos de novela negra, uno de los referentes actuales es el escritor sueco Henning Mankell. Su gran descubrimiento fue el inspector Wallander, que ha protagonizado nueve novelas, todas ellas traducidas al castellano. Según la editorial, de esta serie se han vendido nada menos que veinte millones de ejemplares, traducidos a treinta y siete idiomas. Un récord poco desdeñable. Pero Wallander ya se ha hecho mayor y después de explicar su pasado en La pirámide, el escritor lo ha jubilado.

La juez Roslin

Pero Mankell, su creador, sí que sigue en activo. Y acaba de publicar un thriller que está protagonizado por una mujer que ejerce de juez. Se llama Birgitta Roslin, tiene sesenta años y un carácter solitario y escéptico. En El chino (editorial Tusquets) se enfrenta a la resolución de un problema complejo, tras la matanza de diecinueve ancianos en un pueblecito de Suecia. Detrás hay una trama cuyas raíces nacen en Pekín y se remontan a unos episodios ocurridos en el siglo XIX. Quizá lo más interesante de esta novela sea el esfuerzo por plasmar en ella las tensiones de la China comunista actual, que se debate entre el pensamiento de Mao y la apertura al mercado; entre un pasado sembrado de crímenes y la exigencia contemporánea de libertad.

Como en las novelas protagonizadas por Wallander, también aquí la mirada del narrador está teñida de melancolía: pone de manifiesto las contradicciones de la sociedad opulenta en que vivimos, que esconde tras el escaparate del bienestar los agujeros del paro, la insolidaridad y la insatisfacción. Son los sentimientos que arrastra también la protagonista, una mujer que a los sesenta años prefiere no preguntarse cómo ha sido su vida.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra