Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
TELEVISION

Polémica en Reino Unido por un documental que muestra un suicidio asistido

El documental fue rodado por el cineasta John Zaritsky y emitido ayer "prime time" en la cadena Sky Real Lives

Actualizada Jueves, 11 de diciembre de 2008 - 04:00 h.
  • THOMAS PFAFFE . DPA (LONDRES)

Por una pajita rosa, Craig Ewert ingiere el cóctel mortal de somníferos. Luego, muerde el interruptor que 45 minutos después desconectará la respiración artificial. El hombre de 59 años no puede usar sus manos para activar el botón, porque éstas están paralizadas. Tan paralizadas, como pronto podría estarlo todo el cuerpo.

Pero el ex profesor quería ahorrarse a sí mismo y a su familia la tortura de la enfermedad neuronal degenerativa incurable. Delante de la cámara, recibe asistencia para su suicidio en una clínica de la controvertida organización Dignitas. Se despide de su mujer Mary y luego tienen efecto los medicamentos. Ewert muere. La cámara sigue grabando.

En abril de 2006, el profesor de informática jubilado, que residía en Harrogate, en el noreste de Inglaterra, recibió el diagnóstico demoledor. Una enfermedad mortal paralizaría todo su cuerpo. En el transcurso de entre dos y cinco años moriría, le dijeron los médicos.

Pero la enfermedad evolucionó más rápido de lo temido. En pocos meses, el profesor de nacionalidad estadounidense estaba en silla de ruedas y ya no podía respirar por sí mismo, no podía mover sus brazos y tenía que ser alimentado por otros.

Por eso, el padre de dos hijos se decidió por el suicidio asistido con la organización Dignitas, que el año pasado ayudó a 141 personas a quitarse la vida. El hombre permitió a un equipo de cámaras del ganador de un Oscar John Zaritsky grabar sus últimas horas en la clínica de Zúrich en septiembre de 2006. La emisión del documental Right to die(Derecho a morir), estaba programado para ayer a las 21.00 horas, en horario de máxima audiencia.

Reacciones dispares

"Si quedara completamente paralizado, sólo sería una tumba viviente que recibiría alimentación por una manguera hasta el estómago", dijo Ewert antes del suicidio delante de la cámara. "Si no lo hago ahora, me decido por sufrir, por reforzar el sufrimiento de mi familia y por morir de una manera claramente más dolorosa".

Ya antes de la emisión, el documental generó indignación. Organizaciones contrarias a la eutanasia hablaron de un "macabro voyeurismo de la muerte", que glorifica el suicidio y oculta las posibilidades paliativas de la medicina.

"El suicidio es contagioso. Informaciones sobre él causan nuevos suicidios", dijo el presidente de la Fundación Deutsche Hospiz, Eugen Brysch.

También sin la participación de Dignitas se podría haber desconectado el respirador en combinación con medicamentos adecuados. Entonces, la muerte hubiese sido acompañada por médicos en Reino Unido. "En Dignitas, nadie está calificado para ello", indicó.

El documental es una "escenificación reprobable". "De esta manera no se despierta el sentimiento de solidaridad de las personas sino sólo el voyeurismo", dijo Brysch. El jefe de gobierno británico, Gordon Brown, hizo un llamado a los medios para que traten el tema de manera sensible y sin pretender el sensacionalismo. "Debemos garantizar que en nuestro país ninguna persona enferma o vieja se sienta bajo presión de aprobar este tipo de muerte", dijo.

"Aquí se hace publicidad del suicidio asistido", se enfadó Phyllis Bowman de la organización Derecho a vivir. Peter Saunders de la organizaciónCuidar en vez de matar cree que existe el peligro de que este tipo de programas llevan a que algunas personas se sientan presionadas a seguir el mismo camino. "Y es un intento cínico de subir las cuotas de audiencia", añadió.

La emisora Sky Real Lives, en cambio, defendió el documental. "El tema afecta a cada vez más personas y este documental da una visión informativa, fácilmente comprensible e instructiva", aseguró Barbara Gibbon, directora de la cadena. "No habría sido sincero hacer una película sobre el suicidio asistido y no mostrar todo el procedimiento", dijo el director Zaritsky, que además del Oscar recibió más de 30 premios por sus documentales.

También la esposa de Ewert, Mary, de 59 años, considera que la película es importante. "Si la muerte es privada y se esconde, las personas no se enfrentan a sus preocupaciones al respecto. Craig era un maestro. Y se puede decir que hizo esta película como maestro".


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra