Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
TRIBUNALES

Dos condenas con prisión y multa por acoso inmobiliario en Barcelona y Guecho

En la de Vizcaya, además del propietario del piso, también se castigó a una familia que hostigó a otros vecinos

Actualizada Miércoles, 19 de noviembre de 2008 - 04:00 h.
  • EUROPA PRESS/EFE . BARCELONA/BILBAO

Dos juzgados de Guecho y Barcelona acaban de dictar dos sentencias por mobbing inmobiliario en contra de los propietarios de los inmuebles. Un juzgado de Guecho condenó a tres años y tres meses de prisión a un empresario acusado de ceder su piso a una familia gitana para lograr que el resto de vecinos abandonara el edificio y una multa de quince meses a razón de 20 ?/día por un delito de daño.

Por su parte, el juez de Cataluña condenó a un año de prisión a dos hermanos por acoso inmobiliario a una pareja joven en un piso de Barcelona. Además, los acusados indemnizarán a las víctimas con 3.300 ? por daños morales.

Es una de las primeras sentencias de este tipo que acaban con pena de prisión en Cataluña. La sentencia, dictada el lunes, recoge que en 2005, los condenados, Alfonso y Pere J.Q, cortaron varias veces la luz y el agua a Ana María C.S y Francisco G.D, e incluso les arrancaron los contadores, los inutilizaron e impidieron el acceso a ellos. Llegaron a sellar la puerta de entrada al piso.

El caso empezó en 2003. Los acusados alquilaron el piso a su sobrina Raissa J.V, quien lo compartió con 4 jóvenes. En 2004, Raissa lo dejó. Con el cambio del nombre del contrato, los propietarios exigieron otras condiciones económicas. Los inquilinos no las aceptaron, consideraban que seguía vigente el contrato de los cinco años y los propietarios les requirieron que abandonaran la vivienda. La pareja se negó.

Según el fallo de la sentencia de Guecho, el empresario, Juan José Rementería Bilbao, fue condenado a dos años de prisión por un delito contra la integridad moral; a otros quince meses de cárcel por un delito continuado de allanamiento de morada; y a una multa de quince meses a razón de 20 euros/día por un delito de daños.

Prohibición de acercamiento

Además, la sentencia prohíbe al empresario acercarse a menos de 200 metros de las víctimas y regresar al municipio en cinco años, y le absuelve de un delito de amenazas y de otro de robo con fuerza.

Por su parte, los tres miembros de la familia gitana inculpada fueron condenados a penas que oscilan entre los tres años y tres meses y los cinco años y nueve meses, según su grado de implicación, por delitos contra la integridad moral, daños, allanamiento, amenazas y robo con fuerza.

El tribunal considera probado que entre julio de 2003 y agosto de 2004 se produjeron de "forma incesante actos de hostigamiento", para que los vecinos "accedieran a las pretensiones del empresario: venderle la vivienda o avenirse a la ejecución de las obras que quería".

En el año 2000 el empresario adquirió el primer piso de la Casa Tangora. El resto de propietarios de los pisos se negaron a venderle sus viviendas o a realizar las obras que pretendía y alquiló su piso a una familia por 1 euro para que hostigaran al resto de los vecinos.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • GETXO!!!!Palabra universal
  • Yo creo que el nombre correcto es Getxo .Me duele a la vista A las cosas por su nombre .Tienen un estilo muy peculiar en este diario respecto a los nombres en euskera.uno de getxo

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra