Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

El Gobierno da luz verde al endurecimiento del Código Penal: "No habrá resquicio para la impunidad"

La vicepresidenta De la Vega anunció que las nuevas medidas son un "es un mensaje claro para los violentos"

Actualizada Viernes, 14 de noviembre de 2008 - 21:44 h.
  • AGENCIAS. Madrid

El Consejo de Ministros aprobó hoy el anteproyecto de ley por el que se modifica la Ley Orgánica del Código Penal de 1995 y que culminará, tras su trámite parlamentario, en el Código Penal más duro de la historia de la democracia española. Según la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, la reforma "es un mensaje claro para los violentos: no hay ni habrá resquicio para la impunidad", cuyas principales novedades son el endurecimiento para terroristas y pederastas, así como mayores medidas de control tras su salida de prisión. Por su parte, el portavoz de Justicia del PP, Federico Trillo, aplaudió el principio de acuerdo con el Ejecutivo para la reforma y dijo esperar el máximo consenso parlamentario.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el titular de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, recordó que esta reforma se realiza por "los acontecimientos que hace unos meses conmocionaron a la opinión pública", en referencia al 'caso Mari Luz', así como "el compromiso del presidente del Gobierno de una modificación que regulara con mayor precisión y diera una respuesta más contundente a los hechos de pederastia". "Es un conjunto de medidas que tiene como finalidad una reinserción paulatina en la sociedad; se trata de que no se produzca el final del periodo de privación y se transforme en libertad plena, pero no de cualquier manera cuando existe un mal pronóstico", matizó.

El anteproyecto, cuyas propuestas tendrán que ser finalmente aprobadas en el Congreso de los Diputados, crea la figura penal denominada "libertad vigilada" para el control y seguimiento de terroristas y delincuentes sexuales. El inicio del cumplimiento de esta pena, que puede alcanzar los 20 años, tendrá lugar siempre a partir de la salida de prisión. "La reforma es un mensaje claro para los violentos: no hay ni habrá resquicio para la impunidad y también es un mensaje de tranquilidad y seguridad para los ciudadanos que estarán más protegidos frente a quienes hayan quebrantado la ley tan gravemente, aunque hubieran cumplido la pena principal en su condena", aseveró De la Vega.

La libertad vigilada consistirá en la imposición de una serie de obligaciones que deberá cumplir el condenado como estar siempre localizable, presentarse periódicamente en el lugar que se establezca, comunicar cada cambio de residencia o puesto de trabajo, no poder ausentarse sin autorización del juez del lugar donde resida, no aproximarse a la víctima o a aquellos familiares o personas que determine el juez y no residir en determinados lugares. Además, tampoco podrán desempeñar determinadas actividades que pueda aprovechar para cometer hechos punibles de similar naturaleza y podría ser obligado a participar en programas formativos, laborales, culturales, de educación sexual u otros similares y seguir un tratamiento médico externo.

Medios de libertad vigilada

Para garantizar el cumplimiento efectivo de esta pena, el juez o tribunal podrá acordar la utilización de medios electrónicos que permitan la localización y seguimiento permanente del reo. Cuando la pena de privación de libertad sea superior a 5 años, la clasificación de tercer grado no podrá realizarse en ningún caso antes del cumplimiento de la mitad de la condena. Con ello se elimina la posibilidad de que los condenados por delitos sexuales adelanten el momento de la obtención del tercer grado. Bermejo recordó, preguntado si podrían aplicarse en ex presos etarras, que la ley no permite la aplicación de manera retroactiva.

Otra de las novedades principales de esta reforma del Código Penal es la no prescripción para los delitos graves de terrorismo, es decir, los que hayan causado una muerte, las más graves lesiones físicas o psíquicas o que hayan consistido en el secuestro de una persona. El anteproyecto establece también medidas encaminadas a garantizar la mayor protección a menores de 13 años y recoge además la agravante, con pena de hasta 15 años de prisión, aplicable a los supuestos en que la víctima se encuentre en una situación de total indefensión, derivada de su escaso desarrollo intelectual y físico y, en todo caso, cuando sea menor de cuatro años.

En el ámbito de la prostitución y la pornografía infantil se tipifican nuevas conductas, como la captación de menores para que participen en espectáculos pornográficos, el ofrecimiento de pornografía infantil o lucrarse con ello. En cuanto al delito de prostitución, a partir de esta reforma también se incriminará la conducta del cliente de prostitución cuando la relación sexual se lleve a cabo con un menor o incapaz. Por otro lado, el anteproyecto de ley también establece medidas para impedir que los delincuentes se sirvan de los beneficios y facilidades que pueden obtener de asociaciones transitorias para llevar a cabo delitos.

Urbanismo y piratería

"No podemos estar en una situación de indefensión frente a aquellos que se organizan los fines de semana o en periodos cortos de tiempo para asaltar chalets, joyerías o llevar a cabo alunizajes", expresó Bermejo. En el ámbito de los delitos sobre urbanismo, el texto también introduce cambios como el endurecimiento de la pena para estos delitos y persiguiéndose expresamente a las autoridades y funcionarios que silencien las infracciones urbanísticas. Otro aspecto de la reforma del Código Penal es la tipificación de forma autónoma del delito de trata de seres humanos, castigado con penas de entre 5 y 8 años de prisión.

Ante la necesidad de dar respuesta a la problemática de los eventuales actos ilícitos contra la seguridad de la navegación marítima y aérea -que han vuelto a tener protagonismo internacional en los últimos meses por la actividad de piratas somalíes en la costa de Somalia- se crea un nuevo delito de piratería, castigado con penas de entre 10 y 15 años de prisión, dentro del título dedicado a los delitos contra la Comunidad Internacional. También se regula la consideración de conductas punibles en el ámbito informático y en los delitos de torturas y contra la integridad moral, se introduce la conducta de acoso laboral.

El portavoz de Justicia del PP celebró el principio de acuerdo sobre la reforma del Código Penal pactado con el Gobierno y dijo confiar en que el texto final pueda reunir el máximo de los consensos en el Parlamento. Trillo recordó que el anteproyecto es fruto del acuerdo entre el PSOE y el PP que alcanzaron el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder de la oposición, Mariano Rajoy, en su reunión del pasado mes de julio. Subrayó por "esencial" que el citado acuerdo contemple medidas de seguridad postpena para los terroristas, los pederastas y maltratadores.

Además, Trillo aplaudió que el anteproyecto recoja una regulación "más cabal y completa" de las formas de asociación de delincuentes ocasionales. Del mismo modo, el acuerdo sobre la reforma judicial también recoge "un cajón desastre" de otros delitos que estaban pendientes de regular y que se analizarán cuando llegue el dictamen que emita próximamente el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra