Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
INTERNACIONAL

Todo dispuesto en Washington para el comienzo de la cumbre financiera del G-20

EE UU, Gran Bretaña, Canadá y Australia temen que un exceso de celo regulador estrangule el libre mercado

Actualizada Viernes, 14 de noviembre de 2008 - 04:00 h.
  • EFE Y DPA. WASHINGTON .

La disparidad de expectativas de los países que conforman el G-20 ante la cumbre de mañana en Washington sobre la crisis financiera mundial hace crecer el temor a que no se logren adoptar decisiones vinculantes.

Los europeos han dejado claro que viajan a la capital de Estados Unidos con la intención de impulsar amplios cambios en el sistema financiero internacional y regulaciones más estrictas para la banca.

El presidente saliente de Estados Unidos, George W. Bush, a quien le quedan sólo dos meses de mandato, ha alertado, mientras tanto, que resulta poco probable que la cumbre adopte importantes decisiones que sean vinculantes.

A eso se suma el hecho de que el presidente electo de EEUU, Barack Obama, no estará presente en la cumbre, lo que podría hacer que muchos líderes se muestren reacios a alcanzar acuerdos con una administración que tiene los días contados.

Obama anunció ayer que será representado en la cumbre por la ex secretaria de Estado demócrata Madeleine Albright y el ex legislador republicano Jim Leach. La reunión ministerial del G-20 celebrada el pasado fin de semana en Sao Paulo (Brasil) parece un buen adelanto de lo que se avecina.

Francia, que ocupa la presidencia rotatoria de la Unión Europea (UE), capitanea el esfuerzo a favor de nuevas regulaciones y una mayor supervisión de los mercados financieros. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, y otros líderes europeos quieren también poner en marcha un sistema que permita detectar con antelación posibles desequilibrios en los mercados financieros.

Intereses dispares

EE UU, Gran Bretaña, Canadá y Australia temen, por su parte, que un exceso de celo regulador estrangule el libre mercado y frene las expectativas de crecimiento futuro. "Vemos una fricción entre el capitalismo anglosajón por un lado y el capitalismo a la europea por otro", dijo la ministra de Economía francesa, Christine Lagarde, en declaraciones el domingo a la prensa durante la reunión del G-20.

Esas y otras opiniones, como el papel del Fondo Monetario Internacional (FMI), son un buen reflejo del complejo abanico de intereses dispares que coincidirán este fin de semana sobre la mesa de negociaciones en Washington.

El propio director gerente del FMI, el francés Dominique Strauss-Kahn, trató de reducir las expectativas en declaraciones recientes al afirmar que resulta poco probable que la cumbre acuerde un cambio radical en la forma de gobernar la economía global.

"Bretton Woods II"

La coincidencia de la cumbre con la peor crisis financiera de los últimos 80 años ha servido para que algunos hayan acuñado ya este encuentro como Bretton Woods II, en referencia a la reunión en esa localidad de Nuevo Hampshire en 1944 en la que los países aliados en la II Guerra Mundial crearon el FMI y el Banco Mundial.

Dominique Strauss-Kahn declaró la semana pasada en una entrevista con el diario Financial Times que las cosas no van a cambiar de la noche a la mañana, y recordó que fueron necesarios dos años para preparar la conferencia de Bretton Woods.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra