Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
BALONMANO

El "invento" dio resultado

El equipo antoniano hizo una buena primera parte, pero sufrió demasiado tras el descanso

Actualizada Jueves, 13 de noviembre de 2008 - 04:00 h.
  • J.J. IMBULUZQUETA . PAMPLONA

Chechu Villaldea se está convirtiendo en un mago de la improvisación, en un experto en la recolocación de sus jugadores fuera de su puesto habitual, para sacar un resultado positivo. Y es que el Portland, pese a que la plantilla se le ha quedado demasiado corta por las bajas, sigue dando la cara.

El equipo navarro superó ayer al Teucro en un partido de brega, sin brillo (sobre todo en la segunda mitad), y en el que acabó imponiéndose el carácter de los albiazules y la calidad individual de jugadores como Nikcevic, Jakobsen, Kjelling o un Ruesga entonadísimo y que acabó con 11 dianas.

Y es que ayer, los inventos que Villaldea está sacando -obligado por las circunstancias- de su pizarra táctica dieron el fruto deseado. El equipo puede que no juegue como los ángeles, que busque relajarse y no machacar cuando tiene ya encarrilado el duelo, pero gana y sigue vivo en la Liga.

No es normal por ejemplo, que el Portland defienda, ante una primera línea como la que tiene el Teucro (Sayad es el referente, y Dasilva y Curuvija le secundan), en una 5-1 con sus hombres pequeños (los centrales Ruesga y Jakobsen, los extremos Masachs, Hernández y Nikcevic y el pivote Nikolic). Y tampoco es habitual que el extremo Fernando Hernández deje por un día su posición para fintar, bloquear, penetrar y acabar con 5 goles jugando en el lateral derecho. Toda una exhibición de la polivalencia del vallisoletano que, además, defendió como segundo.

Pero esas dos son sólo dos muestras de las pruebas que ayer se vio obligado a hacer un San Antonio -con cuatro bajas, dos jugadores muy mermados físicamente y dos juveniles en su convocatoria- ante un Teucro que, de menos a más, llegó a tener la posibilidad de puntuar al alcance de sus dedos pero no llegaron a tocarla.

En la primera parte, el equipo albiazul dominó. Con una buena y agresiva defensa y un Svensson que firmó 10 paradas, los locales salieron bien a la contra (6 en contragolpes directos) y tuvieron en Ruesga y Hernández a sus mejores artilleros. Así, y con un Teucro que no daba una gran imagen, al descanso se llegó con un 20-13.

Pero, tras la reanudación, el equipo albiazul comenzó a pagar el esfuerzo y el duelo cambió radicalmente. El cansancio, unido a varios lanzamientos al poste y a una cierta relajación por la diferencia (no hay que olvidar el crucial partido del domingo ante el Steaua) dieron alas al equipo gallego. Éste encontró en los pases al pivote un auténtico filón y se puso con un 30-28 (m.51).

Los nervios comenzaron a sentirse en la grada, que quiso despertar a los suyos con sus ánimos. Y los jugadores respondieron. Apretaron el acelerador y -con dos goles de Kjelling, una defensa presionante y el acierto de Saric- sentenciaron el duelo (34-29, m.59).


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra