Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CULTURA Y SOCIEDAD

Una niña de 13 años logra que se admita su derecho a negarse a un trasplante

La inglesa no quiere someterse a una incierta operación para salvar su corazón, muy debilitado por una leucemia

Actualizada Miércoles, 12 de noviembre de 2008 - 04:00 h.
  • OTR PRESS. LONDRES

Una niña de 13 años enferma terminal ha conseguido que se reconozca su derecho a negarse a recibir un transplante de corazón después de que el hospital en que está ingresada quisiera someterla contra su voluntad a la intervención y amenazara con alejarla de sus padres si no se operaba.

El Centro Hospitalario de Harefordshire (PCT) ha abandonado las acciones legales que había iniciado ante el Alto Tribunal de Londres después de que un responsable de la administración de protección de la infancia asegurara que Hannah Jones es suficientemene madura y firme en su postura.

Hannah, de 13 años y originaria de Marden, lo tiene muy claro cuando asegura que ella, -tratada en la infancia de leucemia y que como secuela del tratamiento sufre una grave dolencia cardíaca-, quiere morir tranquilamente, sin más sufrimientos y rodeada de los suyos. Además, la pequeña cuenta con el apoyo de su familia. Su padre, Andrew, asegura que tanto él como su esposa apoyan su decisión.

La adolescente, que tiene un corazón muy debilitado como consecuencia del tratamiento contra la extraña leucemia que padeció con apenas cinco años, recibió una propuesta de trasplante en julio de 2007. Esta propuesta fue rechazada por la propia niña después de escuchar los consejos de los médicos, según explica Andrew Jones, ya que la operación podía no funcionar y la obligaría a someterse a un tratamiento farmacológico permanente.

Amenazas

Durante todo el proceso, los padres de Hannah se han sentido muy disgustados por las actuaciones del PCT. Andrew Jones explicó que el equipo de protección de la infancia del Hospital de Hereford se había puesto en contacto con ellos cuando Hannah se negó al transplante y les habían amenazado con quitarles a la niña si no la traían al hospital para la operación. "La amenaza de que alguien pueda venir y quitarnos a nuestra hija en contra de nuestros deseos, es realmente muy perturbadora", explica Jones. "Hannah tomó esa decisión por sí misma y conscientemente a los 12 años y desde entonces la ha mantenido", añade. "Y nosotros tenemos que apoyar su decisión", concluye. Pese a conseguir el derecho a rechazar los tratamientos, la niña todavía ve como su situación sigue condicionando sus decisiones. La semana pasada su padre se vio obligado a cancelar el viaje a Disneyland que le concedió la asociación benéfica Cauldwell Children ante la imposibilidad de conseguir un seguro médico que la cubra.

La decisión de Hannah ha creado multitud de opiniones en torno a su madurez. Sally Stucke, una consultora pediátrica del PCT asegura que había sido "un caso muy complejo" y que "nadie puede ser obligado a tener un transplante de corazón. "Entendemos que las opiniones de la niña y de su familia en relación con la atención y el tratamiento podrían cambiar según vaya variando la situación de la joven. Y todos los profesionales que presten apoyo a la infancia y a la familia tienen que ser sensibles a esa situación", asegura Stucke.

Por su parte, el doctor Tony Calland, presidente del comité de ética de la Asociación Médica Británica, asegura que un niño de la edad de Hannah es capaz de tomar la decisión informada de rechazar el tratamiento. Según Calland, la Cámara de los Lores se pronunció en la década de los 80 a favor de que si un niño entiende los problemas y las consecuencias, puede ser considerado legalmente competente. "Creo que un niño de 13 años en esas circunstancias debería ser perfectamente capaz de tomar la decisión, especialmente cuando cuenta con el apoyo de los padres".

El caso de Hannah se ha seguido de cerca en su escuela de Lugwardine. Su director, Clive Lamber asegura que fue una niña inteligente, capaz de tomar sus propias decisiones.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Me pareca perfecto que muera con su familia y no en la sala de un hopital.Valeria
  • si una niña de 13 es capaz de tomar esas decisiones y por tanto es considerada adulta en este aspecto. Tambien se debera regular la Ley del menor y equiparar las acciones cometidas por lo niños a la de los adultos.Juanjo
  • Me parece tremendo.Una niña de 13 años ¿puede tomar una decisión sobre su vida? sí, claro, tambien una de ocho. El problema está que su conocimiento es parcial, todavía no tiene madurez suficiente para saber qué significa la vida. El propio miedo a la operación puede paralizarla. No me perece acertadoTeresa

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra