Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
INTERNACIONAL

La crisis financiera se extiende al Este

En Rumanía, la mitad de los préstamos están en euros y la morosidad puede dispararse

Actualizada Lunes, 10 de noviembre de 2008 - 04:00 h.
  • JORDI KUHS . EFE. VIENA

LOS países ex comunistas de la Europa del Este, que durante la última década fueron el motor del crecimiento económico de la Unión Europea, están ahora en el punto de mira de la crisis financiera internacional, sobre todo por su elevado endeudamiento en divisas.

Los antiguos países comunistas no se vieron salpicados hace uno año por la crisis de las hipotecas basura de Estados Unidos, ni por el boom inmobiliario de la Europa Occidente. Es la crisis monetaria la que está haciendo tambalearse a estos países emergentes.

El forinto húngaro

El país más expuesto es sin duda Hungría, que a finales de octubre estuvo a punto de declararse en suspensión de pagos después de una fuerte devaluación de su moneda nacional, el forinto.

Más de la mitad de los préstamos concedidos por los bancos en Hungría están denominados en moneda extranjera, sobre todo en euros, pero también en francos suizos. Tanto el Estado como millones de consumidores y empresas privadas recurrieron a esa forma de financiación, más barata que en moneda nacional pero también más arriesgada.

Para evitar la bancarrota, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Unión Europea salvaron a finales de octubre al país centroeuropeo con una inyección de unos 20.000 millones de euros. Como consecuencia de la crisis financiera, Hungría se prepara para una retracción económica, que se calcula para el año 2009 en un 1% del producto interior bruto (PIB). Asimismo, se calcula que unos 50.000 trabajadores perderán en los próximos meses sus puestos de trabajo.

Rumanía, sin remesas

Similar, aunque menos grave por ahora, es la situación en la vecina Rumanía, donde el Gobierno niega encontrarse a las puertas de una gran crisis, a pesar de que la alta deuda externa privada del país, que al 31 de julio de 2008 alcanzaba los 29.130 millones de euros el 31 de julio de 2008, el 42,4% del PIB.

Más de la mitad de los créditos fue concedida en euros, con lo que aumenta el riesgo de una ola de morosidad, que afectaría a su vez a los bancos extranjeros que dominan en el sector en Rumanía.

Desde 2004, el volumen de créditos en moneda extranjeras se multiplicó por seis en Rumanía para alcanzar un total de 22.500 millones de euros, que ahora corren peligro no ser devueltos.

El gobierno de Bucarest cree que unos 20.000 trabajadores podrían perder sus puestos de trabajo ante el parón coyuntural que afecta a numerosas multinacionales asentadas en Rumanía.

Según la Comisión Europea, la economía rumana, que este año todavía crecerá a un ritmo del 8,5%, se enfriará hasta un 4,75% el próximo año.

Y a eso se suma el hecho que los estimados dos millones de trabajadores rumanos en el exterior van a enviar menos dinero a su país de origen ante el frenazo coyuntural en países como España o Italia, los principales destinos de los rumanos expatriados.

Bulgaria, el más pobre

En la vecina Bulgaria, el Gobierno niega de momento que esté negociando con el FMI un paquete de rescate, aunque el país balcánico, el más pobre de la UE, tiene un problema particular con su excesivo déficit por cuenta corriente, que llega al 21,4% del BIP, un valor superado en la región sólo por Letonia, que registra casi un 23%.

En cuanto al crecimiento económico, Bulgaria espera para este año un avance del 6,5% y una ralentización al 4,7% en el 2009.

La industria checa

En la República Checa, uno de los países más desarrollado de la UE ampliada, los efectos de la crisis han sido moderados hasta ahora, ya que su banca no ha invertido tanto en productos financieros especulativos y contaminados.

Eso sí, el Gobierno checo teme sentir los efectos del enfriamiento de la coyuntura en la vecina Alemania, su principal socio comercial, lo que se va a sentir sobre todo en el crecimiento económico que se reduce hasta un 3,7% el año próximo, desde el 4,4% pronosticado para este año.

Mientras, la potente industria automotor de la República Checa, con Skoda al frente, ha anunciado que deberá despedir a 10.000 de sus 120.000 empleados.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra