Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
INTOXICACIÓN EN EL CAMPUS DE LA UN

El Edificio Central, en cuarentena

Un lugar por donde el miércoles pasaron unas 600 personas permanecía ayer desértico. Sólo el personal de investigación se movía por él.

Actualizada Viernes, 7 de noviembre de 2008 - 04:00 h.
  • G.G.O. . PAMPLONA

JUSTO una semana después de que ETA reventara la tranquilidad en el campus de la Universidad de Navarra, el Edificio Central volvía a aparecer ayer acordonado y cerrado a toda actividad. Así seguirá hasta que se determine la causa precisa de la intoxicación y se limpie todo el edificio. Al menos durante el día de hoy continuará cerrado.

El cese de toda actividad supone el cierre de los servicios de Tesorería y Administración, Oficinas Generales, Dirección de Personas, Rectorado, Comunicación Institucional, Secretaría de Filosofía y Letras, Fundación Empresa Universidad, servicio de Admisión, Agrupación de Graduados, Alumni, Actividades Culturales e Innovación Educativa. Los únicos servicios que seguían operando ayer eran el de Comunicación Institucional, que opera principalmente desde la Clínica Universitaria, y las telefonistas, que se han situado en el call centerde el centro médico y desde allí atienden las llamadas que llegan a la Universidad.

En este edificio trabajan 200 personas de forma estable, aunque el miércoles por la mañana se calcula que pudieron pasar unas 600, ya que al ser el Edificio Central de la Universidad es un lugar con un tráfico de personas muy elevado. Alumnos, profesores, personal y personas externas a la Universidad pasan con frecuencia a realizar trámites de todo tipo. Un tercio de todas las personas que transitaron por el Edificio Central, calcula la Universidad, resultaron afectados por la inhalación de los gases provocados por el atentado.

El edificio de la Universidad apenas alberga clases docentes, sólo las de Filosofía y Letras y los extranjeros que reciben clases de español. Precisamente, un grupo de estos alumnos extranjeros compuesto por unas 70 personas se encontraba el miércoles de viaje y, por lo tanto, fuera del edificio. Las clases de Filosofía que se desarrollaban en el Aula 18 del Edificio Central, que quedó calcinada en el atentado, ya habían sido trasladadas con anterioridad a otro edificio, por lo que ayer la clase se desarrolló con normalidad. En caso de que el cierre del edificio se prolongue, la universidad valorará si es necesario reubicar el resto de servicios de el Edificio Central. "No se abrirá hasta que no exista la total garantía para la salud de la gente", aseguraban ayer desde el centro.

Con máscaras anti-gas

Ayer por la mañana, todo el perímetro que rodea al edificio estaba acordonado con una cinta para impedir acercarse a las proximidades del edificio. En el ala este, la afectada por el atentado, en lugar de verse a los operarios que durante esta semana han trabajado en su reparación se veían ventanas abiertas por las que de vez en cuando aparecían monos blancos y máscaras anti-gas que se asomaban al exterior, sobre todo de la zona de Dirección de Personas y el Aula 18, donde se concentró la explosión del coche boma. Era personal técnico de la Universidad de Navarra y de empresas especializadas contratadas para tomar muestras y recabar la información necesaria para determinar las causas precisas de la liberación de los gases y la composición de los mismos.

Según el Instituto Navarro de Salud Pública, el personal que se encargue de las labores de limpieza deberá llevar la protección adecuada. Además, todas las actuaciones que se lleven a cabo de personas en el interior del edificio deberán estar previamente sometidas a la valoración de riesgos laborales y medidas de prevención propias de cada puesto de trabajo, según los técnicos del Instituto de Salud Pública. Ayer, cinco personas de Salud Pública trabajaban en el interior del edificio participando en la investigación.

Desde fuera, el acceso al Edificio Central quedaba acordonado desde el carretil de la Universidad, y lo que un día normal es un aparcamiento atestado de vehículos, ayer casi todo eran huecos vacíos.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra