Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

La ONU advierte que los combates en Congo pueden devastar la región

El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, ha pedido a los asistentes que deben usar su influencia para hacer que el líder rebelde termine con sus ofensivas

Actualizada Viernes, 7 de noviembre de 2008 - 18:29 h.
  • AGENCIAS. Nairobi (Kenia)

El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, alertó hoy a los líderes africanos e internacionales, reunidos en una cumbre en Nairobi, que la crisis en República Democrática del Congo (RDC) puede devastar la región, y les dijo que deben usar su influencia para hacer que el líder rebelde, Laurent Nkunda, termine con sus ofensivas en el este de RDC y frenar cualquier tipo de apoyo que le permita continuar la lucha.

El enfrentamiento entre el rebelde Congreso Nacional para la Defensa del Pueblo (CNDP) de Nkunda y las fuerzas congoleñas se ha extendido a lo largo de esta región montañosa, rica en minerales y fronteriza con Ruanda, provocando que cientos de miles de personas se vieran obligadas a abandonar sus hogares y creando una alarma internacional.

"Esta crisis podría devastar la subregión más amplia", señaló Ban. "Sólo se pueden encontrar soluciones duraderas en esta región a nivel político. No puede darse una solución militar a esta crisis", añadió.

Aumentando más la fragilidad de la situación, las fuerzas de Nkunda y las tropas gubernamentales combatieron hoy cerca de un campamento de refugiados en el este de RDC, y provocaron la huida de miles de civiles debido al pánico.

Responsables militares de la ONU y congoleños afirman que las dos partes intercambiaron tiroteos, disparos de morteros y granadas propulsadas cerca de Kibati, en la provincia de Kivu Norte, donde 250.000 personas han huido debido a los últimos enfrentamientos.

Una de las cuestiones claves que los líderes necesitan resolver para lograr una solución duradera al conflicto es la presencia de los rebeldes hutus ruandeses en el este de RDC, las Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR), que tomaron parte en el genocidio ruandés de 1994.

Durante los últimos años se han dado varios acuerdos de alto el fuego y pactos para desarmar a todos los grupos presentes en la región, pero no se han producido grandes avances y Nkunda ha realizado varias ofensivas.

"Es hora de que se implanten los acuerdos y entendimientos sobre el desarme, desmovilización y repatriación o recolocación del FDLR", señaló el presidente de turno de la Unión Africana (UA) y presidente de Tanzania, Jakaya Kikwete.

NKUNDA RECHAZA LA CUMBRE

Nkunda justifica su revuelta como una forma legítima de proteger a la etnia tutsi en RDC de los rebeldes hutus. Según declaró hoy a Reuters, la cumbre no tendrá influencia alguna sobre él a no ser que los líderes persuadan al presidente de RDC, Joseph Kabila, para mantener conversaciones directas con él.

"Es sólo una cumbre regional. No tiene ningún impacto sobre nuestras peticiones", señaló Nkunda por teléfono desde su cuartel general en el este de RDC. La región es rica en coltan, imprescindible en la fabricación de aparatos electrónicos como los teléfonos móviles, lo que convierte en lucrativo el control de este terreno aislado, alejado de la capital de RDC, Kinshasa.

El comisario de Desarrollo y Ayuda Humanitaria de la UE, Louis Michel, dijo que detener la explotación de los recursos minerales por parte de los grupos armados es crucial para frenar su fuente de financiación.

Durante el día de hoy, Ban sostuvo reuniones bilaterales con Kabila y el presidente ruandés, Paul Kagame, para animarles a encontrar "un camino hacia la paz". Ban afirmó posteriormente que está animado por el franco intercambio de opiniones y participación de los dirigentes.

Por su parte, Ruanda niega que apoye a Nkunda y acusa al Ejército de RDC de respaldar a los rebeldes hutus en el este del país. Mientras, los dirigentes luchan con sus profundas diferencias políticas, piden más fuerzas de paz en la región y un fin al enfrentamiento para evitar un desastre humanitario.

El número de desplazados por los enfrentamientos en Kivu Norte desde el pasado mes de septiembre alcanza ya las 250.000 personas, según la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA). Este número debe sumarse a las 800.000 personas que ya habían huido anteriormente por las hostilidades previas en esta provincia fronteriza con Ruanda.

Ban también ha pedido al Consejo de Seguridad de la ONU que apruebe un "aumento" de 3.000 efectivos para la Misión de la ONU en RDC (MONUC), que con 17.000 efectivos ya desplegados es la mayor misión de Naciones Unidas en todo el mundo.

Pero lo único que reclaman insistentemente los refugiados desesperados y las agencias humanitarias que trabajan en Kivu Norte, más seguridad y protección ante los ataques que realizan tanto los rebeldes como los soldados, no llegará en un corto espacio de tiempo.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra