Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
MEDALLA DE ORO AL MÉRITO DEPORTIVO PARA IÑAKI OCHOA DE OLZA Y SU EQUIPO DE RESCATE

Cinco días de lucha contra la lógica

Las horas que pasaron desde que Iñaki Ochoa de Olza intentó la cumbre del Annapurna hasta que se produjo su trágica muerte sirvieron para movilizar a un numerosísimo grupo de rescate que hizo todo lo posible por ayudar al navarro

Actualizada Jueves, 6 de noviembre de 2008 - 04:00 h.
  • DN . PAMPLONA

E L Annapurna se cobró el pasado mes de mayo la vida del montañero navarro Iñaki Ochoa de Olza a 7.400 metros de altura. Allí descansa su cuerpo a pesar de los esfuerzos realizados por decenas de montañeros y amigos del navarro. Nada se pudo hacer por salvar su vida, pero su esfuerzo se vio reconocido ayer en Baluarte.

Lunes 19 de mayo

El lunes 19 de mayo Iñaki Ochoa de Olza estaba a punto de coronar el Annapurna, uno de los dos ochomiles que le faltaban al montañero navarro para alcanzar las catorce cimas mágicas. Sin embargo, la preocupación llegó cuando la llamada del montañero se retrasó más de la cuenta. Por fin, a las 13.30 hora española (17.15 en Nepal) Ochoa de Olza avisó de que había renunciado a la cumbre por unas pequeñas congelaciones.

Sin embargo, la situación se complicó en pocos minutos, ya que Iñaki sufrió un ataque cerebral a 7.400 metros de altura y con la única compañía del montañero rumano Horia Colibasanu. El rumano avisó inmediatamente a los amigos de Iñaki en Pamplona, que comenzaron a organizar el dispositivo de rescate.

Koldo Aldaz, Juan Tomás, Cristina Orofino, Jorge Nagore, y varios amigos más de Ochoa de Olza tomaron el mando de las operaciones desde la capital navarra. Mientras tanto, Colibasanu consiguió contactar con dos montañeros suizos que se encontraban en la zona, Ueli Steck y Simon Anthamatten.

Martes 20 de mayo

Al día siguiente, martes, el teléfono satélite de Ochoa de Olza y Colibasanu se quedó sin batería y se dejaron de recibir noticias sobre el estado de salud del navarro. Los esfuerzos del grupo de rescate instalado en Pamplona se dirigieron entonces a localizar a los dos suizos, que en esos momentos ya se encontraban camino de la pared en la que estaban Iñaki y Horia. Ese mismo día en Katmandú, a unos 186 kilómetros del Annapurna, el montañero ruso Sergei Bogomolov, que había renunciado una semana antes a hoyar la cima, comenzó a organizar un grupo de rescate. El canadiense Don Bowie se ofreció también para ayudar.

Mientras tanto en Pamplona se redoblaron los esfuerzos para movilizar todos los recursos necesarios, incluido un helicóptero. El equipo vio entonces la necesidad de contar con más medios y, ya por la noche, las instalaciones de Diario de Navarra les sirvieron de centro de operaciones.

Miércoles 21 de mayo

Después de 39 horas sin tener noticias del estado de salud de Iñaki, el grupo de rescate recibió las primeras noticias desde el campo base gracias a la canadiense Nancy Morin, compañera del navarro. Iñaki estaba vivo pero su estado de salud era grave y requería atención inmediata.

Por su parte, el grupo de rescate ascendió hasta el campo III a 6.900 metros; y Urubko, Bogomolov y Bowie fletaron por su cuenta un helicóptero para ir al campo base. El mal tiempo frenó sus planes.

Jueves 22 de mayo

En Pamplona, los esfuerzos del equipo de rescate se centraron en averiguar qué es lo que le pasaba a Iñaki. Para ello hablaron con Xabier Garaioa y con Jorge Egocheaga. Juntos concluyeron que a esa altitud la sangre se coagula con mayor facilidad, por lo que todo apuntaba a un trombo. El teléfono que mantenía comunicados a Nancy el el grupo de Pamplona era propiedad de una funcionaria de la ONU que iba a abandonar la zona llevándoselo consigo, por lo que hubo que hacer gestiones para que el teléfono se quedase.

Los médicos Kiko Betelu y Koldo Martínez se trasladaron a Cordovilla para asesorar al equipo de rescate. Era necesario administrarle a Iñaki de forma inmediata dexametasona, diuréticos y oxígeno artificial. El suizo que subía en busca de Iñaki no llevaba oxígeno, pero sí Urubko y Bowie que gracias al helicóptero ya se encontraban ascendiendo el Annapurna.

Colibasanu comenzó a bajar desde donde se encontraba para abrir huella al suizo Steck, que se encontraba cerca de ellos. El rumano estaba muy mal físicamente, por lo que el suizo, cuando se cruzó con él, decidió dar media vuelta para acompañarle en su regreso. Pero Horia rechazó la ayuda y pidió a Steck que siguiera en busca de Iñaki. El suizo llegó a la altura del montañero navarro a las 13.30 horas y le administró los medicamentos.

Viernes 23 de mayo

El viernes se conoció que un tercer equipo de rescate se dirigía en helicóptero hacia el campo base. La solidaridad del mundo de la montaña desbordó todas las expectativas. Las noticias sobre el estado de salud de Iñaki seguían siendo muy preocupantes. El montañero Alexei Bolotov, que había hecho cima el lunes y bajaba destrozado físicamente, dio media vuelta en cuanto supo lo ocurrido y subió en busca de Iñaki. Sin embargo, a las 8.45 se recibía la fatal noticia del fallecimiento de Ochoa de Olza. Sin tiempo para llorar la pérdida de su amigo, el grupo de Pamplona se puso manos a la obra para intentar sacar del Annapurna a todos los que estaban colaborando en el rescate, algo que se consiguió al día siguiente, sábado, cuando todos se encontraron ya a salvo en el campo base.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra