Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
EL BLOC | J.M. ESPARZA

Esto hay que sacarlo adelante entre todos

Camacho y jugadores deberán poner soluciones a corto plazo, pero a medio le toca a la directiva arreglar en invierno lo que no hizo bien el pasado verano

Actualizada Martes, 4 de noviembre de 2008 - 04:00 h.

O tiramos la toalla, o nos ponemos arreglar el problema. De nada sirve quejarse. Esto pinta mal, de acuerdo. Incluso puede ir a peor si el equipo no enmienda su imagen triste, etc. etc. etc. pero hay que negarse a condenarlo al descenso cuando todavía faltan más de las tres cuartas partes de Liga. En deporte hay vida hasta el pitido final de partido, y Osasuna tiene mucha por delante. Hay que competir mientras queden posibilidades de salvación, y hay abundantes. Todas.

Estadísticas y más estadísticas, recuerdos, presagios, críticas, en fin, los datos que aporta el entorno no resultan de los más gratificantes, ni mucho menos. Fondo negro por todos los lados. ¿Y qué? Con ganar un partido se soluciona mucho, con ganar dos se arregla la vida. ¿Es posible? Claro que sí, hay que creérselo de verdad. Pero exige la colaboración de todos.

La cuestión es salvar a Osasuna, algo que comienza por aligerar el peso de las botas de los jugadores en lugar de añadirles más lastre. Hace falta una victoria para empezar a mirar en la tabla al quinto por la cola, y no al tercero y al cuarto como ocurre ahora. Resulta fundamental el partido con el Atlético, pero mucho más el de la jornada siguiente en San Mamés. En estas dos jornadas hay que echar el resto. Luego ya veremos, según los resultados obtenidos.

Cuestión anímica o problema de plantilla. Es el dilema. De alguna forma, Osasuna padece de ambos males, que requieren antídotos diferentes. Las soluciones a una depresión anímica o a una falta de calidad en la plantilla resultan sustancialmente distintas. El ánimo lo levantan las victorias, los goles, la lucha, la comunión entre el césped y la grada. Pero la falta de calidad en la plantilla precisa un bisturí bastante más complicado.

Ziganda siempre se mostró convencido de la validez de su vestuario. Estaba seguro de contar con elementos suficientes para lograr el objetivo del club: la permanencia. Era consciente de que las carencias se encontraban arriba, y concretaba el principal problema en la falta de gol que se ha topado Camacho, con un tanto en cuatro partidos. Los dos entrenadores coinciden en el diagnóstico. La cuestión es dar con la medicina apropiada, con la tecla que hablaba Pachi Izco.

No es fácil. Aunque de todo hay, el comportamiento previsible del equipo desde centro del campo hacia adelante hunde sus explicaciones más en los mimbres del plantel que en las cuestiones tácticas de planteamiento estratégico. Y como cambiar ahora mismo la plantilla se antoja imposible, habrá que tirar del planteamiento estratégico para sacar el máximo rendimiento de las características de cada cual.

Turno de Camacho y de los jugadores. Por tanto, visto lo visto, la solución a corto plazo sólo la tienen Camacho, por un lado, y los jugadores por otro. De él, y sólo de él, depende confeccionar un once que sea capaz de conducir el balón a la red. Sólo a Camacho corresponde probar mil jugadas en Tajonar, hacer dos mil ensayos, preparar cuatro mil estrategias a balón parado. Insistiendo en el trabajo resultará más asequible ensamblar los resultados con la suerte, para que el balón que pega en un palo o en un defensa camine hacia la red.

De los jugadores dependerá después implicar a la grada con su actitud, mordiendo la hierba, transmitiendo casta, identidad, haciendo faltas, protestando. En definitiva, levantando al público de una forma o de otra. Es un hecho que Camacho apunta hacia este tipo de jugador, pero por mucho que dispare el noventa por ciento siempre dependerá de la implicación de quien se vista la camiseta.

El revulsivo que deberá llegar en diciembre. Si a corto plazo es Camacho quien debe solucionar la papeleta, a la directiva le tocará a medio, en cuanto se abra el mercado invernal. Hasta ese momento hay que aguantar como sea, para entonces aligerar el peso de la plantilla, y traer ese revulsivo que iba a significar el cambio de técnico y no lo ha sido. A la directiva le toca arreglar en pleno invierno la tarea mal hecha a lo largo de verano. Hacen falta uno o dos fichajes estratégicos. ¿Saviola? Podría ser. Un "nueve" de garantías para Osasuna es lo que más urge, porque además podría complementarse con los que ya están.

Toca volver a rascarse el bolsillo. La permanencia merece la pena.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Una preguntilla para los entrenadores de sofa, que pasaría si Puñal jugase como esta jugando Neukoman que esta desaparecido, asi es como tratais a la gente de aqui,no podran parar a Patxi Puñal Rogelio
  • Antes cuco contaba con la mejor plantille de la historia, y ahora resulta que no en que quedamos no sera que por culpa de una parte de afición que cada día da mas asco se an precipitado cuatro pueblos IZKO la as cagado pero bien encima no tienes cojones para dar la caraRoillo pese a todo
  • El revulsivo iba a ser Camacho y no lo es. En diciembre Saviola, y si no lo es ¿qué? ¿cuánta pasta van a costar Camacho y los refuerzos de invierno? Que aproveche la plantilla que tiene, que "mimbres" tiene; ahora has que saber hacer cestos. fred

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra