Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
MONTAÑA

Desafío al mal tiempo

Pese a la lluvia y el frío, se celebró la subida a Peña Izaga

Actualizada Lunes, 3 de noviembre de 2008 - 04:00 h.
  • J.J. IMBULUZQUETA . ARDANAZ DE IZAGAONDOA

Llovía con fuerza en Ardanaz, los termómetros no subían de los 4 grados y las nubes cubrían la cima de la Peña Izaga. Pero una treintena de personas -ataviados con capas, polainas, paraguas, gorros y ropa de abrigo- siguió sin duda el comentario -casi una consigna espontánea- lanzada por uno de ellos al comenzar la primera edición de la marcha para recaudar fondos para el proyecto humanitario SOS Himalaya: "El que quiera sol, que se vaya a Cuba. No hay que darle más vueltas.

Aquí esto es lo normal. Vamos para arriba".

Dicho y hecho. A pesar de que la lluvia y las bajas temperaturas no dejaron de acompañar a los senderistas en ningún momento. Bajo la mirada de los voluntarios de Asvona y de dos dotaciones de Cruz Roja. Cada uno a su ritmo. Con más o menos esfuerzo. "Todo sea por Iñaki", reconocía una participante, resoplando mientras afrontaba uno de los tramos más duros de la subida. En una hora y media, la treintena de aficionados que se habían trasladado hasta las faltas de Peña Izaga para ayudar a poner en marcha el sueño solidario de Iñaki Ochoa de Olza estaban ya junto a la ermita de San Miguel. Apenas restaban ya diez minutos para alcanzar la cima de 1.378 metros, pero el fuerte viento y la nevada que se levantó en ese último tramo desaconsejó seguir. Apenas media docena intentó llegar, con desigual suerte, hasta el punto geodésico (totalmente envuelto por las nubes).

Todo el grupo -y gracias a la ayuda desinteresada recibida de los vecinos de la zona- encontró, entre los gruesos muros de la ermita, refugio ante los 2 o 3 grados bajo cero que se registraban en el exterior del edificio. Allí pudieron recuperar fuerzas -todos ellos recibieron, previamente, avituallamiento líquido y sólido facilitado por Carrefour para completar sus propias viandas- para prepararse para un descenso complicado por la humedad y el barro que presentaba el terreno, pero en el que no se registraron percances.

En una hora, más o menos, todos estaban ya de vuelta en Ardanaz. Allí, los vecinos les esperaban con las puertas de su sociedad abierta para los visitantes, permitiéndoles allí cambiarse de ropa (hay quien pudo estrenar los calcetines técnicos que Lorpen regaló a los marchistas), hidratarse o recuperar el calor con un café con leche.

El mal tiempo deslució esta primera edición pero aquellos que desafiaron al mal tiempo por una causa benéfica acabaron con buen sabor de boca.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra