Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
FESTIVIDAD DE TODOS LOS SANTOS

El sol se unió a las visitas a Berichitos

El aparcamiento más cercano al camposanto ya estaba lleno para antes de las doce del mediodía

Actualizada Domingo, 2 de noviembre de 2008 - 04:00 h.
  • I.R.. PAMPLONA

Las lluvias de los últimos días dieron un respiro y la mañana soleada animó ayer a miles de personas a acercarse al cementerio de San José a recordar a sus seres queridos fallecidos desde primera hora.

La festividad de Todos los Santos a llenar el recinto de Berichitos de flores y velas. Mientras algunas personas rezaban y recordaban a sus difuntos en la intimidad, junto a sus tumbas, otros asistían a las distintas misas que se organizaron en la capilla del cementerio, que estuvieron oficiadas por el capellán del recinto, Julio Esandi Sola y otros sacerdotes de la Catedral.

"Aprovechando la mañana tan bonita que ha salido hemos venido muy pronto y ahora vamos a ver si tenemos sitio en la capilla para la misa", afirmaba Joaquina Ezponda Marco, de 71 años, que se acercó al cementerio acompañada de su hermana María. "Solemos venir a menudo a ver a nuestros padres y maridos, pero hoy es un día especial, de visita obligada y además, el cementerio está muy bonito con todas las flores", continuó Joaquina.

La Mancomunidad de la Comarca de Pamplona amplió los recorridos de algunas líneas de las villavesas para acercar a los ciudadanos a Berichitos, con paradas en la misma rotonda situada junto a la Agrupación Deportiva San Juan y desde primera hora, agentes de la Policía Municipal controlaban los accesos viarios y los pasos de peatones situados junto al cementerio. Para las once y media de la mañana ya no había sitio para aparcar en la explanada habilitada como aparcamiento junto al camposanto y los agentes comenzaban a desviar a los coches hacia las calles Monasterio de Irache y Monasterio de Fitero.

Para algunos, como Eduardo Pérez Amat, de 68 años y vecino de Villava, la fiesta de Todos los Santos es, en realidad, un día triste. "Es un día en que recuerdas especialmente a los que ya no están contigo. A mí no me gusta venir al cementerio, prefiero recordar a mis seres queridos en las fotografías que tengo en casa, pero el día de Todos los Santos hago un esfuerzo y me acercó por aquí", señaló.

La festividad de Todos los Santos tiene especial relevancia entre las familias gitanas que pasan todo la jornada en el cementerio honrando a sus difuntos. "Aquí estamos todos, padres, tíos, primos, abuelos... toda la familia, para recordar a los que ya se han ido", comentó Rosalía Jiménez Echeverría, de 71 años.

Rosalía prefirió no calcular el dinero que había invertido entre velas y flores blancas de distintas clases con las que había adornado las tumbas de sus fallecidos. "Las flores son caras pero un día como hoy hay que hacer un esfuerzo. Se lo debemos a ellos, a los difuntos", relató.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra